Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

Las ventas informales afuera de los centros de votación, marcaron presencia

comercio1Principal

El comercio informal se convirtió en el centro de atracción en todos los centros de votación, la gente salió a vender los platillos típicos para ofrecerlos a todos los salvadoreños.

Redacción y foto: Héctor Melara

 

Nada mejor que algo refrescante como un sorbete de carretón después de una mañana calurosa de domingo, una minuta o un fresco de horchata mientras se acompaña de un rico almuerzo, y mejor aún si se disfruta acompañado de familiares o amigos, al finalizar un ejercicio electoral como el celebrado este 03 de febrero. 5850e2eb 6260 4d5a 8017 cb8823510b0c

Sin embargo, estos servicios o productos son la base salarial de salvadoreños que se dedican al comercio informal, quienes en las afueras de los centros de votación colocan sus puestos de alimentos, bebidas naturales y carbonatas, sombreros para el sol, camisetas y gorras alusivas a los partidos políticos hasta juguetes para niños, con el fin de obtener un ingreso económico para sus familias.

Tal es el caso de Don Rodolfo Heriberto Hernández, originario de Santo Tomas, Municipio de San Salvador, quien tiene 12 años de trabajar como “sorbetero” y ya vivió dos comicios presidenciales laborando en dicha actividad.

Para Don Heriberto Hernández, esta es su única fuente de empleo, pero la afluencia de votantes favorece a un mayor flujo en las ventas, las cuales según su criterio ha sido mayor en estas elecciones en comparación a las de 2014 y las recientes para alcaldes y diputados en 2018.

“Por la gracia de Dios todos estamos vendiendo, veo más movimiento de gente y esto es bueno para nosotros los vendedores, yo espero terminar temprano mi “ventecita” y retirarme a las dos de la tarde, lo que un día normal son las cinco de la tarde y veces aún llevo sorbete”, dijo el comerciante.

El comercio informal es una de las actividades más comunes en Latinoamérica y según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) puntualiza que en el mundo hay aproximadamente 2,000 millones de personas ocupadas que tienen un empleo informal y de ellos, más de 740 millones son mujeres, y El Salvador no es la excepción datos de la Cámara de Comercio registran que el 72% de las empresas son informales.

Pesé a que don Heriberto dice que hay pocas oportunidades de trabajo, la violencia ha incrementado y no está aún decidido por quién votará, él hará efectivo su derecho a decidir y agregó: “Yo iré a votar, pero solo Dios sabe cómo seguirá la situación es este país al final recuerde que si uno no trabaja no come, lo importante acá es pedirle a Diosito y echarle ganas como buen salvadoreño”, finalizó don Heriberto.