Pauta para Banner Superior
Twitter Facebook    

logo1

MARN GPS


Un total de 46 sistemas de posicionamiento global (GPS) fueron instalados por el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) para vigilar a las embarcaciones industriales con el fin que no ingresen a las tres millas náuticas que la ley prohíbe. 

Por: El Periodista               Foto: Redes

Con la instalación de los GPS, el MARN monitoreará los barcos pesqueros industriales para que no ingresen a las tres millas náuticas que por disposición del artículo 260 del Código Penal está prohibido. E Ministerio de Medio Ambiente brindará información recabada a la Dirección General de Desarrollo de la Pesca y la Acuicultura (CENDEPESCA), dependencia del Ministerio de Agricultura, para que tome las medidas necesarias.

Los 46 equipos se instalarán en igual número de embarcaciones industriales. Cada sistema digital de radiocomunicación tiene alcance en toda la costa salvadoreña. Se dispondrá de equipos, antenas repetidoras y software configurados para monitorear la posición de cada una de las embarcaciones desde el momento del zarpe hasta su arribo a puerto.

La Ministra del MARN, Lina Pohl, verificó el  proceso de instalación de los aparatos esta mañana en Puerto El Triunfo, en compañía del ministro de Agricultura y Ganadería (MAG), Orestes Ortez; el director de CENDEPESCA, Gustavo Portillo; y el director de la Autoridad Marítima Portuaria, Mario Miranda.

En cada barco se instalará una antena, un receptor de señal de GPS y una radio base. El radio irá conectado en el panel de control del barco pesquero, funcionará a través de una conexión a la alimentación de voltaje del barco y las antenas de señal GPS y radio frecuencia que se conectarán en un mástil en la parte externa del barco. La señal será retransmitida a antenas repetidoras ubicada en Jayaque, Conchagua, el volcán de San Salvador y en el MARN.

Estas señales serán recibidas en el MARN para su decodificación y despliegue en mapas digitales. Este sistema será capaz de proporcionar información relativa a la posición geográfica, velocidad y rumbos, entre otras funciones claves para el monitoreo y permitirá una comunicación directa entre barcos, como con el MARN.

El sistema de monitoreo también permitirá situar y darle seguimiento a la prohibición de arrastres en las zonas de reserva acuática, que constituyen espacios de gran importancia para los ecosistemas costero marinos: las bocanas de Garita Palmera, Barra de Santiago, Cordoncillo, desembocadura del río Lempa y la bahía de Jiquilisco, que comprende las bocanas del Bajón y la Chepona; con un área de protección de dos millas a partir de cada extremo de la bocana y cinco millas mar adentro. Además de una milla marina contada a partir de la línea de más baja marea en toda la costa salvadoreña.

En septiembre pasado la Asamblea Legislativa aprobó con 56 votos una reforma a la Ley General de Ordenación y Promoción de Pesca y Acuicultura, que establece en su artículo 22 un Sistema de Seguimiento y Control Satelital de las embarcaciones industriales pesqueras, que deberán instalarse y mantenerse en funcionamiento desde el momento del zarpe hasta el desembarque en puerto habilitado.

El Código Penal en su artículo 260 indica que es prohibido realizar actividades de pesca industrial en un tramo de tres millas náuticas (5.5 kilómetros) a partir de la marea más baja, ya que esta actividad se considera depredación de fauna.

La legislación nacional vinculada al tema de pesca y acuicultura contempla las sanciones por realizar extracción dentro de las áreas de reserva acuática, así como por la no portación o inhabilitación del sistema de monitoreo instalado en cada embarcación.

De acuerdo con el Código Penal, la violación a este artículo podría sancionarse con 2 a 4 años de prisión. CENDEPESCA podría suspender licencias de la embarcación e imponer multas administrativas.

Los equipos son parte del proyecto “Incorporación de la Gestión de la Biodiversidad en actividades de Pesca y Turismo en los Ecosistemas Costeros / Marinos” ejecutado por el MARN e implementado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) con fondos del Global Environment Fund (GEF).