Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

Estudiantes de Escuela de Biología de la UES visitan laboratorio de parasitología vegetal del CENTA

Biólogos1Principal


Estudiantes de la Escuela de Biología de la Universidad de El Salvador (UES) visitaron el Laboratorio de Parasitología Vegetal del Centro Nacional de Tecnología y Forestal "Enrique Álvarez Córdova" (CENTA), para conocer las áreas de trabajo de la profesión de Biología Vegetal, la interacción de las plantas con insectos, parásitos y nematodos y, el aporte que la institución hace a la agricultura.

Redacción: EP       Foto: cortesía - CENTA

El grupo de 20 estudiantes de cuarto año, están cursando la última materia de botánica, razón por la que organizaron la visita y mostraron mucho interés de aprender en las diferentes áreas que destaca el trabajo del Laboratorio.

Zoila Virginia Guerrero, catedrática de la materia de Fisiología Vegetal, explicó que "en esta catedra es importante que los estudiantes conozcan las áreas donde pondrán en práctica sus conocimientos y que vean la importancia de esta en la profesión. Con esta visita verán la función de una planta y como interactúan con los insectos, con los suelos y microorganismos, así este conocimiento lo pueden aplicar para investigaciones de tesis o ampliar sus expectativas para desenvolverse".

Olga Sandoval, técnica del Laboratorio de Parasitología Vegetal, dijo que: "durante la visita se les explicó las tres áreas en las que trabaja el laboratorio: fitopatología, hematología y entomología; además las actividades que hacemos como las asistencias y consultas técnicas, el trabajo con hongos entomopatógenos y controladores biológicos; es decir que todo el trabajo que hacemos, tratamos de transmitírselos durante la jornada".

Uno de los principales conocimientos que se les transfirió fue sobre los hongos entomopatógenos, que básicamente son hongos que atacan los insectos cuando los consumen, de manera que los hongos salen por las articulaciones imposibilitándoles el movimiento, hasta hacerlos morir.

Asimismo, otra de las temáticas que más les atrajo fue el área de fitopatología, que abarca desde la zona de recepción de muestra, observación en microscopios y el diagnóstico del hongo, junto al área de entomología, (museo de insectos).

En el Laboratorio también se cuenta con un inóculo de hongo comestible llamado pleurotus, este se encuentra disponible para los interesados en reproducirlo e iniciar un emprendimiento comestible en este rubro.

El diagnóstico de plagas y enfermedades de las plantas, convierte a este Laboratorio en una clínica de apoyo a la generación y transferencia de tecnologías agropecuarias; pero también en un escenario real de aprendizaje para grupos estudiantiles que lo visitan.