Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

CENTA empodera a mujeres rurales para mejorar su calidad de vida con trabajo agrícola

MujeresCEnta1Principal


Con estas capacitaciones sobre agricultura agroecológica se brinda la oportunidad de bajar costos de producción, mejorar la calidad de vida en el campo, así como favorecer con productos sanos a las familias que adquieren sus productos.

Redacción: Diario El Periodista           Foto: cortesía CENTA

 

Rosa Elvira Ibáñez Pimental, es una de las jóvenes que emprenda esta idea de negocio para mejorar su calidad de vida y cumplir sus sueños, contar con u recurso propio para salir adelante y enfocarse para obtener sus primeros ingresos económicos. Las jóvenes emprendedoras van a trabajar en la producción de hortalizas como: el repollo, pepino, berenjena, mora, tomate, loroco, cebollín, ejote y chile dulce. 

Rosa Elvira comenta que sus hortalizas son “super orgánicas”, y que, aunque la producción es poca, ya obtuvieron sus primeros ingresos. Como grupo proyectan “incorporar a más personas de la comunidad para que aprendan a elaborar sus propios abonos orgánicos y extendernos con áreas de siembra y productos”. Verduras1Principal

Es un grupo de cinco mujeres rurales del cantón Palo Pique, en el municipio y departamento de Ahuachapán; ellas decidieron llevar adelante su emprendimiento y apuesta por cultivar hortalizas orgánicamente, acción que realizan con la asistencia técnica y capacitación por parte del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA).

Ana Cecilia de Saade, técnica de la agencia de extensión CENTA Ahuachapán, afirmó que la institución fomenta en la zona el proceso continuo de la transferencia de tecnología sobre uso y elaboración de productos agroecológicos.

“Las jóvenes oscilan entre 20 a 27 años y están trabajando muy duro, haciendo frente a diversas dificultades y hacer rentable este proyecto para generar ingresos que ayuden en la economía de la familia”, afirmó Saade.

Las jóvenes emprendedoras recibieron, el año pasado, del Programa Mundial de Alimentos (PMA), un macrotúnel que cubre 400 metros de superficie, sistema de riego por goteo y la construcción de una bodega; una acción que está fortalecida por el CENTA en lo relacionado con las capacitaciones para la producción de las hortalizas (repollo, pepino, berenjena, mora, tomate, loroco, cebollín, ejote y chile dulce).

Todos estos cultivos son tratados con productos orgánicos como: abonos foliares, microorganismos líquidos, supermagro, incorporación de harinas de roca al suelo, bocachi, captura de bacteria de hongo benéfico e insecticidas orgánicos, entre otros, tecnologías que la extensionista está impulsando a través de capacitaciones.

Algunas de las tecnologías donde están siendo capacitadas están la reproducción de la bacteria casera de arroz, que consiste en hervir el arroz, dejarlo enfriar y luego depositarlo en vasos desechables, los cuales son tapados y enterrados por 15 días para la obtención de los hongos benéficos. Luego, este arroz se mezcla con semolina de arroz (2 libras), leche (2 litros), melaza de caña (2 litros) y agua (100 litros).

La técnica aconsejó que esta mezcla debe removerse cada hora hasta completar las 12 horas, para luego incorporarla al área de siembra de hortalizas y contar con bacterias y hongos beneficios que ayuden al suelo.

Otra tecnología es la preparación del repelente orgánico elaborado con albahaca (1 libra), chile picante (1 libra), ruda (1/2 libra), cebolla (2 libras), tabaco (un rollo), ajo (1 ½ libra), jengibre (2 libras), hierba buena (1 ½ libra), epacina (1 libra), vinagre de manzana (2 litros), alcohol (1 litro), flor de muerto (1 libra), hoja de chichicaste (1 libra), melaza (2 litros) y agua (100 litros). Una vez picados y triturados todos estos ingredientes, se mezclan y se depositan en un recipiente durante 15 días; pasado ese tiempo, se cuela y está listo para realizar las aplicaciones para el control de plagas, como parte del aprendizaje que reciben.