Twitter Facebook    

logo1

Remesas de países miembros del SICA caerán cerca de $6 mil millones

Informe Sica1PrincipalEl informe destaca que Centroamérica registró una tasa de crecimiento económico del 2.4% en 2019, y que la economía regional en 2020 se contraería hasta en un -6.8%, alcanzando un valor incluso más crítico tomando como referencia la experiencia de la crisis económica de 2008-2009.

Redacción       Foto: cortesía SICA

El Secretario General de la SIECA, Melvin Redondo, destacó que “el Informe Económico Regional es un aporte institucional de la SIECA y la SECMCA para la promoción de espacios de discusión en torno de aquellos aspectos determinantes para el desarrollo de la región, pero también para la toma de decisiones en favor del proceso de integración económica centroamericana”.

“Desde inicios de 2020, nos enfrentamos a una profunda crisis de salud pública con consecuencias altamente perjudiciales para las actividades económicas en nuestros países. Para salir airosos de esta situación, el consenso apunta a una mayor integración económica regional y una creciente cooperación internacional”, indicó Domingo González, Secretario Ejecutivo del CMCA.

El Secretario General del SICA, Vinicio Cerezo, ha destacado en otros espacios que las economías estarán en términos negativos para finales de 2019 y que será hasta el 2021 que recuperarán el nivel de crecimiento que tenían en 2019.

“Considero que, con las medidas adecuadas, el comercio intrarregional y el turismo, serán los sectores que más rápido pueden recuperarse, son sectores dinámicos y en los que se están concentrando muchos esfuerzos”, ha reiterado Cerezo.

Entre los efectos económicos importantes en el corto plazo está el deterioro del comercio con el principal socio comercial de la región: Estados Unidos, que llegó a representar en 2019 el 45% del total transado con el resto del mundo, y de este país se adquieren una diversidad bienes (consumo, intermedios y de capital) que llegan a pesar el 38% de las importaciones de Centroamérica, Panamá y República Dominicana; además la pérdida de empleos en EEUU y por ende una caída en los flujos de las remesas familiares.

“Se prevé que las remesas a los países de América Latina y el Caribe disminuirán en un 19%. Esta situación es particularmente relevante para El Salvador y Honduras (recibieron más del 20% del PIB en remesas durante 2019), Guatemala (13.8%) y la República Dominicana (8.0%). Si se mantuvieran las proporciones estimadas, el impacto de la caída en las remesas para la región de Centroamérica, Panamá y República Dominicana, sería cercano a los USD 6 mil millones”, señala el documento.

Conoce otros hallazgos del Informe

Centroamérica en su conjunto registró una tasa de crecimiento económico del 2.4% en 2019, mostrando una desaceleración respecto al desempeño de 2018.

En 2020, se espera que la inversión extranjera directa disminuya más del 35% debido, debido a las prohibiciones de viaje, la interrupción del comercio internacional y a la caída de los precios de las acciones de las empresas multinacionales con su respectivo efecto en la riqueza.

Este desempeño resultó favorable a pesar de haber presentado un menor dinamismo en la demanda interna. Cabe destacar que en 2019 la región mantuvo relativa estabilidad en los intercambios comerciales con sus principales socios.

A pesar de que las condiciones para Centroamérica vislumbraron una mejoría en términos prospectivos, el 2020 trae desafíos importantes.

Las consecuencias de la crisis provocada por la pandemia de COVID-19 serán significativas en términos económicos y comerciales.

Sin un precedente cercano, se espera que la región enfrente los mayores desafíos derivados de la pandemia en la medida en que esta crisis afecta negativamente la producción interna y la economía mundial.

En el largo plazo, la región deberá implementar una serie de políticas públicas orientadas a la reactivación de la economía; esto con el fin de mitigar los daños provocados por la crisis sanitaria a nivel mundial.