Pauta para Banner Superior
Twitter Facebook    

logo1

ULTIMAS NOTICIAS
  • Loading

SeguridadConsejo1Principal


El documento reúne insumos provenientes de la ejecución de las acciones enmarcadas en el plan en municipios priorizados. Entre los avances identificados se focaliza la reducción de homicidios a nivel nacional en un 27% hasta octubre, comparado con el mismo período del año anterior. La reducción es más pronunciada en municipios priorizados en el PESS: los homicidios cayeron un 51.2% en los 10 municipios de la primera fase de implementación, mientras que en los 16 municipios de la segunda fase redujeron un 44.5%. 

Redacción: El Periodista       Foto: CAPRES

El Presidente Salvador Sánchez Cerén recibió este martes un informe del Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia (CNSCC) sobre los resultados de la evaluación que esa instancia realizó sobre la ejecución del Plan El Salvador Seguro (PESS), a petición del jefe de Estado para realizar las adecuaciones necesarias y lograr mejores resultados en materia de seguridad.

“Es una evaluación que señala logros, pero también señala desafíos y da pautas de recomendación que le van a permitir al gobierno, junto con todas las instituciones, y junto con el Estado, empujar el Plan El Salvador Seguro”, manifestó el Presidente tras conocer los resultados, durante una sesión convocada por el CNSCC.

Para esta evaluación el Consejo realizó consultas territoriales y conformó cinco mesas de trabajo -una por cada eje del plan-, en las que participaron representantes de distintas instituciones del Estado, de los concejos municipales de los 26 municipios priorizados donde en la actualidad se implementa el plan, miembros del CNSCC de la sociedad civil y representantes de la cooperación internacional. 

MinsitroyPresidentePrincipal

“Se pueden hacer inferencias del tipo de que entre más tiempo, más sostenible, más constante es la acción integral y la acción territorial en los municipios, más sostenible y más constante pueden ser los logros que se alcancen”, aseguró durante la presentación del informe la representante de Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Lissette Miranda, que forma parte de la secretaría técnica del Consejo.

Destacó que al comparar los resultados de la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples de 2015 y 2016, se registra una disminución del 3.6% en el número de jóvenes en los municipios priorizados que no estudian ni trabajan, cambio en el que advirtió la intervención de las acciones contempladas en el eje de prevención de la violencia del plan.

En este mismo sentido recalcó que Ciudad Mujer ha ampliado en un 822% sus servicios orientados a prevenir la violencia en el marco del PESS: atención a víctimas de violencia, capacitaciones y formación en las escuelas y comunidades.

Con respecto al eje relacionado con la rehabilitación y reinserción, informó que se registra un aumento de un 350% en los cupos dentro de los centros de privación de libertad, gracias a la inversión en infraestructura realizada en el sistema penitenciario.

Cerén también hizo una valoración positiva sobre el control instalado en las penitenciarías por parte de las autoridades, señalando que esto ha permitido restringir la operatividad de las estructuras criminales.

“Disminuimos casi por completo los ilícitos de las llamadas telefónicas que permitían a los criminales ordenar ajusticiamientos. Además, existe un auténtico programa de rehabilitación, donde 22 mil privados de libertad son parte del programa Yo cambio”, indicó el gobernante.

Dentro de las recomendaciones hechas por el CNSCC en su informe destaca la necesidad de lograr un respaldo político para la sostenibilidad del PESS más allá de 2020, ante el contexto de paralización política y de procesos electorales; además, se sugirió fortalecer los mecanismos para garantizar el respeto a los derechos humanos en la implementación del plan y los controles internos de las instituciones de seguridad pública y justicia.

El Plan El Salvador Seguro es un conjunto de acciones elaboradas por el CNSCC, el cual es implementado en el gobierno para lograr la disminución de los índices de violencia y criminalidad, mediante una estrategia integral que comprende cinco ejes de trabajo: prevención de la violencia, control y persecución penal, rehabilitación y reinserción, atención y protección a víctimas, y fortalecimiento institucional.