Twitter Facebook    

    BANNER 900X100EP

logo1

WorldDibujos1Principal


World Vision Taiwán impulsó el concurso “Dibujando un Futuro más brillante”, donde participaron niños y niñas patrocinados por Worl Vision, de 11 a 15 años de edad quienes plasmaron en papel, la realidad que viven y como sueñan su futuro.

Reacción: El Periodista        Fotos: World Vision 

 

Ellos expresaron que quieren vivir en un mundo sin violencia, donde haya paz, y puedan gozar de sus derechos y sobre todo a estar unidos con sus familias. También dibujaron un mundo donde tienen espacios recreativos y sus comunidades llenas de vegetación.

El concurso se llevó a cabo en los municipios de Ciudad Barrios y San Vicente, donde opera World Vision bajo el financiamiento de Taiwán.

Este concurso se realiza en medio de una sociedad donde los niños y niñas enfrentan situaciones diversas, donde algunos chicos expresaron que en sus comunidades hay miedos, temores, amenazas y que ellos exigen vivir en un ambiente seguro y lleno de oportunidades para estudiar y ser felices. Para el evento hubo un jurado calificador, que son socios de centros escolares y casa de la cultura local.

“Con estas iniciativas, buscamos como World Vision inspirar la creatividad en los niños y niñas, quienes son nuestro presente y futuro. Con ello promovemos también el desarrollo de habilidades artísticas, lo que incrementa su capacidad intelectual, la creatividad, la sensibilización y madurez volviéndose mejores seres humanos. Los dibujos elegidos han sido enviados para World Vision Taiwán, donde habrá una exposición al público y plasmarán estos dibujos en promocionales como camisetas, tazas, donde se mostrará el talento de la niñez salvadoreña y sobre todo se contará sobre los sueños y anhelos de vivir en un mundo que les ofrezca un futuro más brillante”, comentó Katia Maldonado, World Vision El Salvador.

“Con mi dibujo quise plasmar el maltrato físico y sicológico que viven algunos niños y niñas en mi comunidad. Pero también quise contar que todos podemos hacer un mundo diferente, donde la niñez pueda sonreir. Mi sueño es ser aeromoza y el sueño para mi comunidad es que tengamos más espacios de esparcimiento”, comenta Mónica de 14 años de edad.