Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

Revictimización e impunidad limitan acceso a justicia

DeTorresPrincipal


Más del 60% de mujeres víctimas de violencia sexual son menores de edad, solo seis de cada diez mujeres denuncian ante las instancias competentes.

Redacción: Susana Peñate (Colaboración) Foto: Redes

En el marco de los 16 días de activismo contra la violencia basada en género, la Oficina de Asuntos Antinarcóticos y Aplicación de la Ley (INL) de la Embajada de los Estados Unidos, en coordinación con la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), llevó a cabo el conversatorio “Acceso a la justicia para las mujeres en El Salvador. Una mirada a la violencia sexual en el país”.

En la actividad participaron representantes de la Fiscalía General de la República (FGR), la Procuraduría General de la República (PGR), la Organización de Mujeres Salvadoreñas por la Paz (ORMUSA) y la Asociación Masculinidades para la Paz y la Igualdad de Género en El Salvador (MasPAZ).

En el espacio se abordó la gravedad del fenómeno de violencia por medios sexuales contra las mujeres y el trabajo de las instituciones en la atención de víctimas. Según la Encuesta Nacional de violencia contra las mujeres 2017, aproximadamente seis de cada diez mujeres entre 15 y 29 años han experimentado algún tipo de violencia a lo largo de su vida, 47 % de tipo sexual.

“Sabemos que el problema tiene un carácter masivo, son más de 6,000 denuncias al año por hechos de violencia contra la libertad sexual, el 68% son contra mujeres menores de 18 años, es decir, hay todo un indicador de cuerpos jóvenes que son mayormente victimizados y también hay datos que revelan que la mayoría de los hechos ocurre en casa”, expresó Silvia Juárez, representante de ORMUSA.

Un problema que impide el acceso a la justicia es la impunidad para los perpetradores y el silencio de las víctimas, a quienes también se les traslada la responsabilidad de hacer las denuncias en las instancias, proceso que incide en la revictimización.

“La revictimización no es más que lastimar o ejercer ese descrédito sobre la capacidad de relato que tienen las víctimas y llevarlas a una ruta crítica donde primero pasan por la Policía, luego por la Fiscalía, luego por Medicina Legal, luego en el tribunal tienen que reafirmar su experiencia; lo cual además de ser traumático solo está instalado en la psique de esa víctima que su palabra no es creíble”, añadió Juárez.

En este punto es donde se debe trabajar en la articulación de las instituciones del Estado en garantizar la protección y respaldo a las víctimas, ya que actualmente seis de cada diez mujeres interponen denuncias y de los casos judicializados solo el 12 % logra una sentencia condenatoria.

“Como gobierno de los Estados Unidos estamos orgullosos de poder colaborar con ustedes en estos esfuerzos, estamos orgullosos de haber ayudado en la apertura de 37 centros de atención a la víctima en el país desde el 2010. Estamos felices de contribuir con ustedes en reducir la impunidad, en mejorar el acceso a la justicia, proporcionar atención a las víctimas colaborando con sus instituciones”, expuso Julie de Torres, ministra consejera de la Embajada de los Estados Unidos.

Sin embargo, De Torres señaló que los recursos dedicados aún no son suficientes y que para combatir este flagelo se necesita “un esfuerzo de la sociedad entera”.

También se abordó el papel que juega la cultura en la naturalización de la violencia contra las mujeres y niñas; por lo que se debe trabajar con la sociedad en dejar de aceptarse como normal.

Por su parte, la PGR ha creado un protocolo de derivación para la atención especializada de los casos de violencia contra la mujer, con atención psicológica, legal y social.