Twitter Facebook    

logo1

Monseñor Rosa Chávez denuncia aumento de violencia en el país

RosaChavez

La violencia es el mayor problema que afrontan las familias en el país así como la pobreza y la migración.

 Redacción: El Periodista - @elperiodista_sv

 

“La violencia es el mayor mal que vive la familia, por desdicha ha cobrado tanto poder a tal punto que los miembros de pandillas superan el número de policías” es la postura de Monseñor José Luis Escobar Alas.

Por su parte, Monseñor Gregorio Rosa Chávez en su acostumbrada conferencia dominical denunció el aumento de violencia que se vive en el país, así como el ataque que los pandilleros realizan en contra de los policías.

De acuerdo con el prelado estamos entrando en una etapa de violencia todavía más brutal y una confrontación más frontal entre las fuerzas de seguridad y quienes están en la violencia. “Los expertos sabrán cómo analizarlo, pero a nivel de pastoral nos invita a redoblar los esfuerzos para encontrar caminos para la paz, creemos que se pueden encontrar pero el precio es alto , pero queremos que ese precio no sea inútil y eso es lo que a veces a veces se teme que tantas vidas no den en fruto que deberían dar.”

Es por ello que invitó a la población a no desfallecer en este esfuerzo porque si se baja la guardia esto se puede volver unos casos totalmente, incontrolable y por eso hay que evitarlo a todo precio.

En especial porque las familias salvadoreñas se ven gravemente afectadas por esta situación de violencia, y con frecuencia son víctimas de extorción, del secuestro en sus miembros y del asesinato.

De ahí que la iglesia lleve una pastoral de acompañamiento y solidaridad con las víctimas y en defensa de sus derechos, animándoles en su fe y fortalecimiento de la esperanza, procurando siempre el bien de las persona y las familias.

El arzobispo destacó además que para tratar estos temas el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana se reunirá la próxima semana donde se darán algunos informes importantes para conocer que hay tras fondo de este fenómeno.

La iglesia católica indica que se debe realizar una estrategia bien pensada para poder abordar este tipo de problemáticas.

Rosa Chávez indicó que es importante la actitud de la gente para parar estos baños de sangre. “La tarea es de todos”.

El arzobispo además llamó a los policías “servidores de la paz” que están recibiendo ataques armados por parte de las pandillas.

Para monseñor Rosa Chávez, los ataques de pandilleros son “una provocación” y se pronunció porque las autoridades den respuestas apropiadas.