Twitter Facebook    

logo1

Ministerio de Educación informa que del 18 al 24 de mayo habrá pausa académica en instituciones públicas

Marcelo1Principal


A través de un comunicado de prensa, publicado en redes sociales, el Ministerio de Educación informó a la comunidad docente y estudiantil, que del 18 al 24 de mayo hay pausa académica a nivel nacional, en todas las instituciones públicas.

Redacción: Milady Cruz                  Fotos: EP

El Ministerio de Educación ha tomado a bien, hacer una pausa académica del 18 al 24 de mayo, para que la comunidad de docentes y estudiantes tengan un respiro, debido a la emergencia sanitaria que enfrentamos en El Salvador y el mundo, la prioridad es cuidar de la salud física y mental de los maestros, alumnos y familiares como lo expresa el comunicado de prensa enviado a los medios de comunicación.

“Como es normal en una situación de esta magnitud, para la que no estábamos preparados, es necesario hacer ajustes en el camino y llamados recurrentes para que, en medio de la cuarentena, la continuidad educativa logre un equilibrio y pueda contribuir tanto a los aprendizajes como a la salud mental de docentes, alumnos sus familias”, reza el documento.

“Estamos atravesando una situación extraordinaria provocada por la pandemia, la cual nos ha obligado a tomar medidas igualmente extraordinarias para garantizar el derecho a la educación y la continuidad de los aprendizajes de nuestros estudiantes”.

Mi ciedoLa institución educativa informa y recalca en los siguientes puntos, de acuerdo con el escrito:

1.         Hacemos un llamado a todas las instituciones educativas públicas a realizar una pausa pedagógica que implica la no asignación de actividades académicas y escolares en la semana del 18 al 24 de mayo.

Consideramos importante contar con este período de recuperación para quienes iniciaron de forma tardía y, además, consideramos fundamental propiciar la reflexión y el descanso, tanto para estudiantes, docentes y familias, a fin de retomar a partir del 25 de mayo con nuevas energías la continuidad educativa.

2.         Pedimos nuevamente a las instituciones públicas y privadas para que desistan de la utilización de metodologías que impliquen la sobrecarga de asignaciones académicas, así como el desarrollo de horarios de jornada completa de clases como si estuviéramos en tiempos normales. Es urgente que como instituciones educativas coadyuvemos a la salud y bienestar de las familias y que comprendamos que la actual situación exige equilibrar constantemente la carga académica con la atención socioemocional.

3.         Las actividades académicas asignadas no pueden, en ninguna circunstancia, reproducir modos tradicionales de repetición puramente mecánicos como el dictado, el copiado o las planas. Las orientaciones educativas y las actividades deben procurar la generación de aprendizajes activos en un marco lúdico, buscando la creatividad y el uso de los recursos que el estudiante tenga a mano.

4.         Ratificar nuestro agradecimiento a la laborar y sacrifico de docentes y familias, así como reconocer el interés de nuestros estudiantes por continuar aprendiendo.

5.         El Ministerio de Educación trabaja en la habilitación de otras plataformas para la continuidad educativa como la televisión y radio, que servirán de apoyo a las asignaciones académicas que se hagan a través de guías impresas de forma digital o virtual. Ninguna plataforma debería significar más carga académica, sino más herramientas y apoyos para comprender o resolver actividades previamente establecidas.

6. Estamos trabajando para asegurar que todos los estudiantes y familias con dificultades de acceso a tecnologías cuenten con guías impresas para evitar que los padres y madres tengan una carga económica adicional.

7. Reiteramos la importancia de establecer procesos de evaluación formativa, que permitan la retroalimentación de los docentes a los estudiantes según las actividades educativas desarrolladas, antes que la evaluación sumativa o calificaciones, las cuales no son una prioridad en este momento.

Con información de Ministerio de Educación. 

Add a Comment

El Salvador despierta con 1, 210 casos por COVID, 2, 229 pruebas realizadas, 98 dieron positivo

Covid19estadísticas1Principa


El ministerio de Salud confirmó el jueves 14 de mayo, de 98 nuevos contagios por Coronavirus en el país, todos locales y un total de 11 nuevos pacientes curados, 31 nexos epidemiológicos y 67 búsquedas, hubo tres personas fallecidas. 

Redacción: Milady Cruz          Fotos: Ministerio de Salud

El ministerio de Salud confirmó este 14 de mayo que se realizaron 2,229 pruebas de COVID-19, un total de 98 casos nuevos, todos locales. Además, reportaron 11 pacientes recuperados y tres personas fallecidas, El COVID19 deja un saldo de 11 personas, quienes han perdido la vida por causa de este terrible virus que sigue golpeando al mundo sin cesar. 

"Hoy salieron de cuarentena 222 personas sanas hacia sus casas. Hemos realizado 51, 142 pruebas de COVID19, todas PCR, con 99.99% de confiabilidad. Por favor, aunque este autorizado salir, quédese en casa, es la única forma de que evitemos una catástrofe sanitaria", escribió en su cuenta de Twitter, el presidente de la República, Nayib Bukele.

El último balance incluye 771 casos activos, 416 recuperados y 23 decesos. Hay 1,093 casos que son locales y 117 importados. Salud registra también en sus estadísticas, un total de 738 casos sospechosos.

Según el ministerio de Salud, para paliar la situación que se avecina en los próximos días, de alza en casos de pacientes contagiados por COVID19, siguen avanzando en las remodelaciones de la red hospitalaria. Por ejemplo, el Hospital San Juan de Dios de San Miguel ya cuenta con espacios dignos para la atención de pacientes, un trabajo que se ha logrado en coordinación con el ministerio de Obras Públicas.

Con datos estadísticos de @SaludSV 

Add a Comment

COVID-19: La crisis que se cierne sobre los países en desarrollo amenaza con devastar sus economías y acelerar la desigualdad

PNUD Coronavirus1Principal


Ante la COVID-19, el PNUD busca una ayuda sin precedentes a largo plazo para los países vulnerables.

Redacción e ilustración: con información PNUD El Salvador

Nueva York – El avance de la crisis de la COVID-19 amenaza con castigar desproporcionadamente a los países en desarrollo, no solo en forma de crisis sanitaria a corto plazo sino también a través de sus devastadores efectos sociales y económicos que se prolongarán durante meses y años.

Las estimaciones apuntan a que las pérdidas de ingresos superarán los 220.000 millones de dólares en los países en desarrollo, mientras que casi la mitad de los empleos de África estarían en riesgo de perderse. Se calcula que alrededor del 55% de la población mundial carece de acceso a servicios de protección social, lo que hace que estas pérdidas se expandirán a lo largo y ancho de las sociedades y afectarán a la educación, los derechos humanos y, en los casos más extremos, a la seguridad alimentaria básica y la nutrición.

Es probable que los hospitales faltos de recursos suficientes y los frágiles sistemas sanitarios se verán desbordados. Esta situación puede verse exacerbada por un repunte de los casos, ya que el 75% de las personas que habitan en los países menos adelantados carecen de acceso a jabón y agua.

Aunado a ello, condiciones sociales como la deficiente planificación urbana y la sobrepoblación de algunas ciudades, la insuficiencia de los servicios de eliminación de residuos, e incluso la congestión del tráfico que puede dificultar el acceso a las instalaciones sanitarias pueden contribuir a incrementar el número de casos.

“Esta pandemia es una crisis sanitaria. Pero no es solo una crisis sanitaria. La pandemia dejará cicatrices muy, muy profundas en grandes zonas del planeta”, declaró el Administrador del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, Achim Steiner. “Sin la asistencia de la comunidad internacional nos arriesgamos a un masivo retroceso de los avances conseguidos en las dos últimas décadas y a la pérdida de una generación entera, si no en vidas, en forma de derechos, oportunidades y dignidad”.

El PNUD trabaja en estrecha coordinación con la Organización Mundial de la Salud (OMS) para ayudar a los países a prepararse, a responder y a recuperarse de la pandemia COVID-19, enfocando su labor principalmente en las personas más vulnerables.

El PNUD trabaja actualmente para prestar ayuda a los sistemas sanitarios de países como Bosnia y Herzegovina, China, Djibouti, El Salvador, Eritrea, Irán, Kirguistán, Madagascar, Nigeria, Paraguay, Panamá, Serbia, Ucrania y Viet Nam.

Ya se ha puesto en marcha un Fondo de Respuesta Rápida a la COVID-19 dirigido por el PNUD y financiado con recursos existentes, con un capital inicial de 20 millones de dólares. La distribución de los recursos del fondo se realiza mediante un mecanismo rápido que permite a los equipos de la Organización ofrecer asistencia inmediata a los países para una respuesta rápida. A largo plazo, el PNUD prevé una necesidad mínima de 500 millones de dólares para prestar ayuda a 100 países.

Llamado a la acción

El PNUD ha hecho un llamado a la comunidad internacional para que mire más allá de las consecuencias inmediatas de la COVID-19. La Organización hace hincapié en la necesidad de tomar tres tipos de medidas prioritarias: recursos para ayudar a detener la propagación del virus; apoyo para la respuesta durante el brote de la enfermedad; y recursos para prevenir el colapso económico de los países en desarrollo.

Como respuesta inmediata, el PNUD trabaja a partir del apoyo que ha venido ofreciendo a China y otros países asiáticos para reforzar sus sistemas sanitarios. Estas acciones incluyen la prestación de ayuda para adquirir suministros sanitarios de primera necesidad, utilizar eficazmente las tecnologías digitales, y garantizar el pago de los salarios de los trabajadores de la salud.

Al mismo tiempo, el PNUD ayudará a los países a ralentizar la propagación del virus y a ofrecer protección social a las poblaciones más vulnerables por medio de estrategias que promuevan una respuesta de los gobiernos y las sociedades en su conjunto y que complemente los esfuerzos del sector sanitario.

A más largo plazo, el PNUD colaborará con los países para evaluar los impactos sociales y económicos de la COVID-19 y adoptar medidas de recuperación urgentes dirigidas a reducir lo máximo posible las consecuencias futuras, en particular para los grupos de población más vulnerables y marginados, y para contribuir a una mejor recuperación de las sociedades.

Enfrentar la COVID-19 y sus efectos exigirá socios capaces de trabajar en diversos sistemas y sectores, así como en contextos de gran complejidad e incertidumbre. Con años de experiencia de trabajo en primera línea, el PNUD está diseñado precisamente para ello.

El PNUD es plenamente operativo en 170 países y territorios, enfocado en su respuesta a la COVID-19 y movilizando todos sus activos para dar respuesta a este desafío sin precedentes.

Add a Comment

Kimberly-Clark entregó nuevas donaciones en El Salvador para enfrentar emergencia del COVID-19

KimberlyClark1Principal


Más de 32 mil productos de higiene apoyarán las iniciativas del Banco de Alimentos. Compañía realizará diferentes donaciones a través de Organizaciones No Gubernamentales. A nivel mundial, la compañía donó $8 millones de dólares- equivalentes a producto de higiene personal y ayuda monetaria- para apoyar los esfuerzos de recuperación del Covid-19.

Por: Redacción  Foto: cortesía

La firma Kimberly - Clark, como parte de su estrategia de Responsabilidad Social, sigue acompañando en los esfuerzos de recuperación de la pandemia del Covid-19 en El Salvador, Kimberly-Clark efectuó una nueva donación al Banco de Alimentos, la cual contempló 10 mil rollos de papel higiénico Scott y 22 mil toallas sanitarias Kotex. Estos productos de higiene y de primera necesidad, serán distribuidos en los centros de acopio a nivel nacional que benefician a salvadoreños en cuarentena controlada. Kimberlydona1Principal

Asimismo, Kimberly-Clark donó recientemente papel higiénico Scott a esta misma organización para suplir las necesidades de los centros de cuarentena en el país. En la actualidad, esta organización no gubernamental beneficia a más de 22 mil personas en condición de pobreza extrema en el país.

Según comentó Gonzalo Uribe, vicepresidente de la región norte de Latinoamérica, el apoyo al Banco de Alimentos le permitirá a la compañía contribuir con su misión de mejorar la calidad de vida de muchas personas a través de productos esenciales. "Gracias a estas colaboraciones, ayudamos a quienes trabajan en la primera línea de atención en esta crisis de salud global", agregó Uribe.

En el caso de Latinoamérica, apoyó a través de $2.5 millones a los programas de UNICEF, que se enfocan en prevenir la propagación del Covid-19 en nuestra región y también con $2.5 millones al Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, una red humanitaria global que opera en 20 países de América Latina.

Asimismo, la compañía donará miles de productos de higiene esenciales, incluidos Scott, Huggies, Duramax, Kotex y Plenitud a alrededor de 700 mil personas en condiciones vulnerables en El Salvador, Honduras, Guatemala, Panamá, Costa Rica, entre otros países de Latinoamérica.

Add a Comment

BCIE destina $1,910 millones para Plan de Contingencia Regional ante efectos del COVID-19

BCIECovid1Principal


Países que forman parte del Sistema de Integración Centroamerican (SICA) aprobaron el Plan de Contingencia Regional orientado a complementar los esfuerzos para la prevención, contención y tratamiento del COVID-19 y otras enfermedades de rápida propagación.

Por: Redacción/ con información del BCIE

El presidente del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), Dr. Dante Mossi, sostuvo este jueves 23 de marzo, una reunión con Cancilleres y representantes de las instancias del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), en la que explicó que cuenta con un programa financiero de $1,910 millones para enfrentar la crisis sanitaria y económica provocada por la pandemia del coronavirus.

En su intervención, Mossi, detalló que este apoyo financiero ya inició su ejecución con la donación de los $8 millones para los países de la región y el desembolso de los $90 millones para el fortalecimiento financiero de la banca estatal de Costa Rica. Así como también apoyo específico a zonas de la región como la del Trifinio donde se le brindó $25,000 para campañas de prevención y contingencia.

Amplio apoyo financiero para sectores

La estrategia es dotar a la región de recursos que permitan a los países de la región costear los gastos y ampliar respuesta a los efectos generados por la crisis del coronavirus.

Mossi anunció, que este programa a desarrollarse en el corto y mediano plazo incluye $550 millones de apoyo presupuestario de emergencia, además $1,000 millones para bancos centrales, $350 millones para brindar apoyo de liquidez a la banca comercial con el objetivo de apoyar a las MIPYME y $2.1 millones para la compra de 150 mil kits de prueba de COVIT-19.

El presidente del BCIE insistió que estos fondos son de rápido desembolso; y que no incluye el apoyo que el banco prevé coordinar con otros organismos internacionales como la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud.

Durante la reunión el secretario del SICA, Vinicio Cerezo, destacó la agilidad del BCIE en la contribución económica a la región, por su parte el representante de la SIECA informó sobre el trabajo que junto al Consejo Monetario Centroamericano y el BCIE sostienen para el desarrollo de indicadores con los que se mida el impacto del coronavirus en la economía.

De igual manera, el representante del Consejo de Ministros de Hacienda o Finanzas de Centroamérica y República Dominicana recalcó la importancia del BCIE como la principal fuente de financiamiento para atender las necesidades de la región y en especial ante la emergencia sanitaria.

Add a Comment