Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

Biblioteca Legislativa facilitará más servicios culturales en 2019

CulturaAsamblea1PrincipalLa Biblioteca de la Asamblea Legislativa facilitará mejores servicios este año a través de diferentes actividades al acercar su amplia colección bibliográfica a usuarios en cada una de sus colecciones.

Redacción y foto: Información Asamblea/Alfonso Portillo

Siempre en el ámbito de la lectura pero en modalidad en línea, la biblioteca también tiene su club de lectores, el cual continuará creciendo y compartiendo más libros en formato PDF para formar una biblioteca digital cada vez más grande. Y para quienes prefieren el formato auditivo también se crearán podcast de libros de ciencias jurídicas, ciencias políticas y parlamentarismo.

Además, del apoyo al usuario habitual que diariamente acude a la sala de lectura, la biblioteca atenderá a estudiantes de diferentes niveles de educación cuyos maestros calendaricen visitas para hacer tareas con temas específicos. Ellos recibirán además asistencia técnica especializada y un espacio reservado en el centro de cómputo.

Estará disponible la documentación referente a ciencias jurídicas, legislación y parlamentarismo, así como los insumos necesarios durante el proceso de formación de ley.

También, podrán consultar información científica y técnica relacionada con las diferentes áreas del conocimiento humano en materias como periodismo, informática, historia, geografía, literatura, matemáticas, química, física, biología, lingüística, religión, ciencias sociales, filosofía y otras que son de carácter público.

Para los más pequeños continuará el cuentacuentos con Don Torogoz, que durante 2018, se constituyó como un excelente recurso para apoyar el proceso de aprendizaje de párvulos, a quienes además de enseñarles que en las bibliotecas tienen acceso a muchas lecturas de su interés, aprenden valores como la solidaridad, amistad, respeto y el cuido de animales y recursos naturales.

Para los niños de primer y segundo ciclo el cuentacuentos tendrá una variante, ya que será una lectura dramatizada en la que el actor Omar Renderos recreará segmentos de libros de literatura nacional apoyada de herramientas tecnológicas.

Los escritores salvadoreños continuarán siendo apoyados para que hagan el lanzamiento de sus libros o interactuar con estudiantes durante la actividad denominada: El autor del mes; en estos eventos los asistentes conversarán con los autores sobre sus obras y les inspirarán con su ejemplo de vida y consejos que les ayudarán a desarrollar sus potencialidades.

Las comunidades y la tercera edad también tendrán su espacio en esta biblioteca, tanto para participar en las diferentes actividades como para dar vida a un club de lectores, en el que capítulo a capítulo y cada semana, podrán ir desarrollando historias y viviendo nuevas aventuras a través de la lectura.

Siempre en el ámbito de la lectura pero en modalidad en línea, la biblioteca también tiene su club de lectores, el cual continuará creciendo y compartiendo más libros en formato pdf para formar una biblioteca digital cada vez más grande.

Add a Comment

Hallan el primer templo dedicado al dios Xipe Tótec en México

MéxicoPieza1PrincipalEn la fotografía de 2018 proporcionada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia, un cráneo y un tronco en piedra que representan al dios Xipe Tótec yacen en un almacén tras ser extraídos del sitio arqueológico Ndachjian–Tehuacán en la ciudad de Tehuacán, estado de Puebla, en México. (Melitón Tapia Dávila/INAH vía AP)

Redacción y foto: Agencia AP

Expertos de México hallaron el primer templo dedicado a Xipe Tótec _“nuestro señor el desollado”_, un dios prehispánico de la fertilidad representado como un cadáver desollado, informaron el miércoles autoridades.

El descubrimiento fue efectuado durante excavaciones recientes en unas ruinas del grupo étnico popoloca, en el estado céntrico de Puebla, informó el Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Los expertos encontraron dos esculturas de piedra con forma de cráneo y una de un torso que representan a Xipe Tótec. De un brazo le colgaba una mano extra, lo que deja entrever que el dios vestía la piel de una víctima sacrificada.

Los sacerdotes honraban a Xipe Tótec desollando a sus víctimas y luego vistiendo sus pieles, ritual que era considerado una forma de asegurar la fertilidad y la regeneración.

Los popolocas construyeron el templo en un complejo conocido como Ndachjian-Tehuacán entre los años 1000 y 1260 d.C., y posteriormente fueron conquistados por los aztecas.

Por las narraciones antiguas de los rituales puede inferirse que las víctimas morían en combate al estilo de los gladiadores o por medio de flechas sobre una plataforma, y luego eran desolladas en otra. El trazado del templo en Tehuacán parece coincidir con esa descripción.

Ya se habían hallado representaciones del dios en otras culturas, incluida la de los aztecas, pero no un templo completo.

Hallar “in situ el fragmento del torso de un ser humano portando la piel desollada de una víctima sacrificada es tal vez la evidencia más convincente del vínculo entre esta práctica y la deidad relacionada a ella con un templo en particular, aún más que los dos cráneos esculpidos”, escribió Susan Gillespie, arqueóloga de la Universidad de Florida, que no participó en el proyecto.

“Si se puede confiar en las fuentes aztecas, el que haya un templo único dedicado a esta deidad (sea cual sea su nombre en popoloca) no necesariamente indica que este era el sitio de los sacrificios”, agregó Gillespie. “La práctica azteca era llevar a cabo la muerte por sacrificio en uno o más sitios, pero almacenar las pieles con un ritual en otro, después de que seres humanos vivos las habían llevado puestas algunos días. Así, podría ser que este sea el templo en que eran conservadas, haciéndolo aún más sagrado”.

Add a Comment

Hace 36 años naufragó el barco el Anden en la Barra de Santiago, rinden homenaje

Naufragio1Principal


A 36 años del naufragio del barco el Anden, se rindió un homenaje póstumo a los 16 tripulantes que perdieron la vida, en la Barra de Santiago, Ahuachapán, el pasado 19 de noviembre del año en curso. El evento incluyó una misa y un recorrido del espacio donde encalló el barco, el 19 de septiembre de 1982.

Redacción: El Periodista         Foto: cortesía Ministerio de Cultura

Al encuentro asistieron el embajador de Perú en El Salvador, Librado Orozco; el jefe de Cancillería de la embajada, Hernán Delgado; la hija de uno de los marinos peruanos desaparecidos (Santiago Nolazco Ramírez), Norma Gladis Nolazco Alvarado; el arqueólogo Roberto Gallardo, socorristas de la Cruz Roja y miembros de la localidad.

"El Anden era un barco de diésel de 110 m de eslora, que tenía bandera peruana cuando arribó al puerto de Acajutla a principios de septiembre de 1982, para cargar café", detalla el especialista en arqueología subacuática, en su libro titulado "Patrimonio cultural marítimo de El Salvador. Registro de pecios".

El relato histórico explica que el Anden estuvo anclado por unos 14 días en el muelle industrial del puerto, cuando el domingo 19 del mismo mes inició una tormenta tropical de grandes proporciones, que ocasionó fuertes estragos a nivel nacional, particularmente en el occidente y centro de El Salvador.

La tormenta arrastró al Anden con 26 tripulantes a bordo desde Acajutla hacia la Barra de Santiago, unos 30 km hacia el noreste del puerto, donde quedó encallado en la arena, el 19 de septiembre de 1982. "La proa quedó orientada hacia el sureste", recoge Gallardo en su investigación.

"Durante los primeros días del acontecimiento, las instituciones de auxilio locales como la Cruz Roja no tenían el equipo adecuado para el rescate, ya que gran parte de la embarcación se encontraba bajo el agua. Para esas fechas ya se menciona que el pecio era visible desde la costa", detalla el documento investigativo.

Nolazco detalló que fueron 11 marinos desaparecidos y cinco muertos. Los sobrevivientes fueron rescatados por los cuerpos de socorro locales. "En esa época fuimos enviados por la departamental, por mi jefe de ese entonces, profesor Eduardo Abarca Barrera, para atender la emergencia", recodó el guardavidas ambiental de Sonsonate, Armando Hernández, quien participó en el rescate de las víctimas del naufragio de 1982.

Según Hernández, los tripulantes rescatados se remitieron al Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) de Sonsonate. Luego, regresaron para colocar luces y "alumbrar el barco para ver si habían más personas".

Asimismo, el guardavida relata que los cadáveres que salieron por la marea fueron colocados por gente local en la esquina opuesta al barco, pero que días después una comisión de Perú se los llevó.

Sobre este procedimiento y a solicitud del embajador del Perú en El Salvador de aquella fecha, se hicieron gestiones para que el domingo 26 arribara un avión Hércules, de la Fuerza Peruana, con equipo para recuperar los cadáveres que se encontraban entre los restos de la embarcación.

"Para esas fechas, la nave ya se había partido en dos partes y la recuperación de los restos humanos fue particularmente difícil", se lee en el libro del especialista del museo.

El 27 de septiembre, el avión Hércules partió con 10 sobrevivientes del naufragio y con cinco ataúdes; los cuerpos fueron repatriados, "quedándose en el país el timonel del barco Sr. Mario Ramírez, quien colaboró en la búsqueda de los desaparecidos". Sin embargo, no se encontraron los restos de 11 de los tripulantes, perdiéndose un total de 16 vidas.

Gallardo, afirma que el Anden representa el naufragio más reciente documentado hasta la fecha. Este hecho histórico está vigente en la tradición oral de la Barra de Santiago: "Actualmente, los restos son conocidos como el barco peruano, por lo que amerita un estudio antropológico sobre la influencia que el naufragio ha tenido en la población local", detalló el arqueólogo.

Los restos del pecio yacen a unos 50 m. al suroeste de la playa cerca de donde rompen las olas, frente al pueblo pesquero denominado como Barra de Santiago. A la fecha, todavía es posible ver parte del pecio cuando la marea se encuentra en sus niveles más bajos.

El Anden es uno de los pecios registrados por el MUNA en el 2011, gracias al proyecto Registro y Documentación de Sitios Arqueológicos Marítimos en El Salvador, dirigido por el arqueólogo Gallardo.

Add a Comment

Museo Nacional de Antropología exhibe cerámica tipo Campana San Andrés

vasija1Principal


La especialista explicó que la Pieza del Mes seleccionada fue parte de los rescates arqueológicos realizados en 1995 y el vaso está fechado en el periodo Clásico tardío (600 – 900 d. C.).

Redacción: El Periodista     Foto: cortesía

 

En diciembre, el Museo Nacional de Antropología Dr. David J. Guzmán presenta como Pieza del Mes un vaso polícromo del tipo Campana San Andrés, procedente de Nuevo Cuscatlán, La Libertad (1995).

"A inicios de la década de 1990, se desarrollaron varios proyectos de urbanización en las zonas aledañas al pueblo de Nuevo Cuscatlán. Se efectuó un mapeo de varios sitios arqueológicos que permitió el registro de rasgos arqueológicos y materiales culturales que testimoniaban las ocupaciones en la zona, abarcando desde el periodo Preclásico (1200 a.C.- 250 d. C.), Clásico (250 d.C.-900 d. C.) y Posclásico (900-1524 d. C.)", explicó la arqueóloga Ana Claudia Alfaro Moisa.

La cerámica Campana San Andrés se ha encontrado en la zona arqueológica de Chalchuapa, Valle de Zapotitán y sitos arqueológicos en el oriente, como Quelepa y Asanyamba.

"Estaban asociados a las élites del Clásico tardío, en contextos ceremoniales y funerarios", amplió la investigadora.

Su nombre está asociado con la estructura cinco del sitio arqueológico San Andrés, conocida como La Campana.

Tanto la cerámica Campana San Andrés como la Salúa forman parte de hallazgos del occidente, centro y oriente del país.

La decoración de esta cerámica es variada y se caracteriza por "sus líneas finísimas en colores café y negro, sobre fondo crema y amarillo claro", explicó la arqueóloga del MUNA.

Se pueden apreciar personajes con ricos tocados, en donde ejecutan instrumentos musicales y también se destacan animales tales como aves y reptiles.

Se han identificado formas diversas de esta cerámica, entre las que se destacan los platos de tres y cuatro soportes huecos que funcionaban como sonajas; cajetes pequeños y medianos, ollas y vasos.

Descubra la Pieza del Mes del museo, visitándolo de martes a sábado, de 9 a. m. a 5 p. m., y los domingos, de 10 a. m. a 6 p. m. La entrada general al MUNA es de $1.00 para centroamericanos, y $3.00 para otras nacionalidades. Niños menores de 12 años y adultos mayores de 60 disponen de entrada gratuita.

Add a Comment

Encuentran osamenta en Joya de Cerén, ampliarán investigación

JoyaOsamentaPrincipalDirección General de Patrimonio Cultural y Natural del Ministerio de Cultura informó ayer jueves, que se ampliará la investigación en el Complejo 1 de Joya de Cerén tras el hallazgo de una osamenta, huellas humanas y surcos de cultivo en las excavaciones que se realizan como parte del proyecto Construcción de Obras de Protección y Mejoramiento del parque arqueológico.

Redacción y foto: información Ministerio de Cultura

Los descubrimientos "nos han llevado a tomar la decisión de extender las excavaciones en la zona sur del complejo uno, en donde haremos una trinchera más grande al juntar tres de los pozos de sondeo", explicó la arqueóloga Michelle Toledo, quien dirige las investigaciones en el sitio.

Toledo agregó que la ampliación servirá para "lograr una mejor interpretación del complejo uno y tomar la decisión de dónde poner las columnas que sostendrán la nueva cubierta". Los trabajos de excavación se extenderán hasta finales de noviembre o inicios de diciembre.

Sobre la osamenta, la arqueóloga comentó: "Hace unos días se identificó una fosa que contenía restos orgánicos y óseos; se realizó la limpieza y se determinó que era un entierro de una persona que probablemente habitó la aldea, pero que no murió a causa de la erupción.

Hay huesos largos y creemos que este entierro es del periodo Clásico tardío (600-900 d. C.), porque dentro de la fosa hay material de TBJ (tierra blanca joven producto de la erupción del volcán de Ilopango en 535 d. C.); si es así, este individuo sería de un enterramiento posiblemente del momento en que la gente de Joya de Cerén vivió aquí".

Esta es la primera vez en más de cuarenta años de investigación que se descubren restos humanos en Joya de Cerén; lamentablemente, la osamenta —descubierta junto a una navaja de obsidiana— está en mal estado de conservación. "A lo mejor este entierro se encontraba por debajo de alguna estructura que fue removida por el tractor", cuando trabajadores del extinto Instituto Regulador de Abastecimientos (IRA), que construían unos silos, descubrieron el sitio en 1976, señaló Toledo de la Dirección de Arqueología.

El proyecto que se lleva a cabo en el sitio busca proteger las estructuras y contempla la construcción de tres cubiertas metálicas para los Complejos 1, 2 y 3, estabilización de taludes de ceniza, rehabilitación del museo, así como actualización de la señalética y del sendero interpretativo, el cual estará en español, francés e inglés.

El proyecto —de $1 millón 340 mil— se financia con el apoyo del Gobierno de Francia a través del Comité Bilateral de Canje de Deuda Franco-Salvadoreño, que aportó $900 mil; y del Gobierno de El Salvador que aprobó $440 mil.

Joya de Cerén fue sepultada por las cenizas del volcán Loma Caldera alrededor del año 650 d. C. Las cenizas preservaron el sitio y eso nos ha permitido apreciar la forma de vida de la aldea maya: Rituales, agricultura, comercio, administración del espacio, organización ciudadana, hábitos alimenticios, y otros.

Add a Comment