Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

Ariel Gutiérrez: “Quiero demostrar que el arte es más que un dibujo bonito”

ArtejovenPrincipal


En el corazón de Sonsonate aflora la plástica y el impulso de las diferentes expresiones culturales de nuestro país, tal es el caso de la exposición “Nacimiento”, de Luis Ariel Gutiérrez, un claro ejemplo de superación y talento que permanece abierta desde el pasado 13 de abril hasta el 31 de mayo del año en curso, en la Casa de la Cultura de la localidad.

Redacción y foto: Colaboración Ministerio de Cultura

“Nacimiento”, está compuesta por 60 obras hechas con distintas técnicas, entre las que destacan: Acuarelas, puntillismo, espray (acrílico), plumones, crayolas, lapicero y lápiz, con las que el artista recrea la naturaleza y lo cotidiano.

“Quiero demostrar que el arte es más que un dibujo bonito, es más que saber colorear o pintar, que la personas disfruten y descubran lo que existe en estas manchas. Con un idea basta para crear una obra”, dijo Ariel.

Este joven estudia Ingeniería en Negocios en Escuela Superior de Economía y Negocios (ESEN) y como parte de sus proyectos a corto plazo se encuentran Garabatos y Apalitos. “Garabatos es un programa enfocado en el descubrimiento de las cualidades, dones y talentos singulares de las personas, con el fin de hacerles ver que tienen algo que los diferencia de todos y que cada uno es único”, expresó.

El programa Garabatos está dirigido a la niñez y la juventud, con el fin de impulsar y descubrir las habilidades artísticas de los estudiantes. “No busco enseñar arte, la idea es insertar a un artista, visibilizarlos, porque hay jóvenes con sus sueños truncados por la falta de apoyo”, comentó el artista.

El segundo proyecto del joven talento es más personal: “Lo llamo Apalitos, consiste en una serie de historias basadas en la vida cotidiana, las cuales son contadas a través de dibujos sencillos hechos de palitos. La idea es hacer conciencia de lo bueno y lo malo sin usar palabras”.

Según el artista su primera obra fue un dibujo hecho a lápiz que ilustraba a la familia: “Estaba compuesto por tres maños que simulaban un corazón, eran las manos de mi padre, madre y la mía. Fue tanto el éxito de esta pieza que elaboré cuatro réplicas para amigos de la familia”.

De acuerdo al expositor, dentro de diez años tiene como meta fundar una escuela de artes en el municipio, un centro de formación que no sea arte comercial o publicitario sino de “arte puro, con sentimiento y expresiones”.

Ariel comentó que el día de la inauguración de su exposición estuvo lleno de emoción e intriga: “No pensé que mi obra fuera aceptable, tuve estudiantes del Instituto Politécnico, me sentí muy contento por tanta pregunta. Mis ideas fueron bien absorbidas por los jóvenes, esto me motiva para sacar adelante los dos proyectos”.

Simultáneamente a la exposición de este joven artista, la Casa de la Cultura implementa talles de guitarra, violín, pintura y teclado como parte de la Escuela Permanente de Artes, en la que participan 34 jóvenes, acentuándose la participación de 18 niñas provenientes de las diferentes colonias y barrios del municipio.