Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

Encuentran osamenta en Joya de Cerén, ampliarán investigación

JoyaOsamentaPrincipalDirección General de Patrimonio Cultural y Natural del Ministerio de Cultura informó ayer jueves, que se ampliará la investigación en el Complejo 1 de Joya de Cerén tras el hallazgo de una osamenta, huellas humanas y surcos de cultivo en las excavaciones que se realizan como parte del proyecto Construcción de Obras de Protección y Mejoramiento del parque arqueológico.

Redacción y foto: información Ministerio de Cultura

Los descubrimientos "nos han llevado a tomar la decisión de extender las excavaciones en la zona sur del complejo uno, en donde haremos una trinchera más grande al juntar tres de los pozos de sondeo", explicó la arqueóloga Michelle Toledo, quien dirige las investigaciones en el sitio.

Toledo agregó que la ampliación servirá para "lograr una mejor interpretación del complejo uno y tomar la decisión de dónde poner las columnas que sostendrán la nueva cubierta". Los trabajos de excavación se extenderán hasta finales de noviembre o inicios de diciembre.

Sobre la osamenta, la arqueóloga comentó: "Hace unos días se identificó una fosa que contenía restos orgánicos y óseos; se realizó la limpieza y se determinó que era un entierro de una persona que probablemente habitó la aldea, pero que no murió a causa de la erupción.

Hay huesos largos y creemos que este entierro es del periodo Clásico tardío (600-900 d. C.), porque dentro de la fosa hay material de TBJ (tierra blanca joven producto de la erupción del volcán de Ilopango en 535 d. C.); si es así, este individuo sería de un enterramiento posiblemente del momento en que la gente de Joya de Cerén vivió aquí".

Esta es la primera vez en más de cuarenta años de investigación que se descubren restos humanos en Joya de Cerén; lamentablemente, la osamenta —descubierta junto a una navaja de obsidiana— está en mal estado de conservación. "A lo mejor este entierro se encontraba por debajo de alguna estructura que fue removida por el tractor", cuando trabajadores del extinto Instituto Regulador de Abastecimientos (IRA), que construían unos silos, descubrieron el sitio en 1976, señaló Toledo de la Dirección de Arqueología.

El proyecto que se lleva a cabo en el sitio busca proteger las estructuras y contempla la construcción de tres cubiertas metálicas para los Complejos 1, 2 y 3, estabilización de taludes de ceniza, rehabilitación del museo, así como actualización de la señalética y del sendero interpretativo, el cual estará en español, francés e inglés.

El proyecto —de $1 millón 340 mil— se financia con el apoyo del Gobierno de Francia a través del Comité Bilateral de Canje de Deuda Franco-Salvadoreño, que aportó $900 mil; y del Gobierno de El Salvador que aprobó $440 mil.

Joya de Cerén fue sepultada por las cenizas del volcán Loma Caldera alrededor del año 650 d. C. Las cenizas preservaron el sitio y eso nos ha permitido apreciar la forma de vida de la aldea maya: Rituales, agricultura, comercio, administración del espacio, organización ciudadana, hábitos alimenticios, y otros.