Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

Chicos y grandes disfrutan del programa MUNA de Noche

Piratasok1PrincipalLa entrada general al museo es de $1.00 para nacionales y centroamericanos, y $3.00 para otras nacionalidades. El programa MUNA de noche se lleva a cabo en las instalaciones del Museo Nacional de Antropología los viernes y sábados, de 6:00 p. m. a 10:00 p. m.

Redacción: Diario El Periodista     Foto: cortesía

En el marco del programa MUNA de Noche, se efectuó una jornada con temática pirata, para que chicos y grandes conocieran los sitios arqueológicos marítimos registrados, a la fecha, en el país.

A las 6:00 p. m., el arqueólogo Roberto Gallardo brindó una charla para niños, niñas y jóvenes, en donde delimitó el concepto de patrimonio cultural marítimo, en qué consiste la arqueología subacuática, qué es un pecio (barco hundido), los sitios arqueológicos marítimos del país, cómo se efectúan estas investigaciones y qué se necesita para ser un arqueólogo subacuático.

Con la afirmación: “Los arqueólogos submarinos somos cazadores de naufragios”, abrió el encuentro Gallardo. Asimismo, explicó que en el país no se han encontrado barcos piratas, pero que sí han encontrado «11 barcos hundidos, 7 de vapor y 4 de vela”.

Al finalizar este espacio, los niños y niñas junto a sus encargados se dispusieron a elaborar barcos y atuendos piratas, como parte de las actividades complementarias de la noche.

Eleonora Azucena, quien asistió con sus dos hijas y esposo a la actividad, dijo sentirse agradecida por este esfuerzo de llevar a todas las edades el conocimiento: “Íbamos en ruta a la playa, pero la lluvia nos cambió los planes y venimos al MUNA, no nos arrepentimos de esa decisión. Mis hijas, mi esposo y yo nos llevamos información que desconocíamos respecto a pecios en el país y eso no tiene precio”.

De igual forma, el programa MUNA Académico acogió al público más grande de esta velada, con la ponencia “Acajutla: Historia de cuatro puertos”, a cargo de Gallardo, quien es especialista en arqueología marítima.

“En Acajutla tenemos el puerto más antiguo, los restos del complejo portuario industrial más representativo en El Salvador”, explicó el arqueólogo.

Según Gallardo, en aproximadamente 500 años, este puerto ha cambiado de ubicación en cuatro ocasiones: “Desde sus inicios coloniales en 1530, como exportador del cacao recolectado en la región de los Izalcos, hasta mediados del XX”.

Con base en las investigaciones, el primer puerto de Acajutla ya estaba en funcionamiento en 1536, donde se exportaba el cacao, y estuvo en esta ubicación hasta 1802.

A dos kilómetros al sur del primer puerto, de 1802 a 1900 funcionó el segundo, conocido como puerto viejo.

De 1900 a 1961, actuó el tercer puerto del cual se tiene registro gracias a la visita del fotógrafo inglés y pionero del cine, Eadweard Muybridge, quien en “mayo de 1875 llegó a territorio salvadoreño y tomó una fotografía del muelle de hierro de Acajutla”, dijo el investigador del museo.

Y el cuarto puerto de Acajutla funcionó de 1961 hasta la actualidad, lo que evidencia la evolución portuaria del país.

Gallardo explicó que en este municipio aún se conservan los restos de los muelles de hierro de 1871 y de 1900; también, bodegas de principios de 1900, restos de aduanas de 1855 y cuatro pecios que funcionaban a vapor: El SS Colón, en la playa de Acajutla, y tres que están sumergidos en la zona de Los Cóbanos, conocidos como el SS Columbus, SS Cheribon y SS Douglas.

Al finalizar el encuentro académico, se invitó a los asistentes a participar de dos actividades complementarias: la ubicación de los doce sitios arqueológicos marítimos en el mapa de El Salvador y la búsqueda del tesoro con pistas; esta última premió a los dos primeros participantes en encontrar el barco.

“Difícil determinar qué es más divertido, si encontrar barcos hundidos o explicarles a los niños cómo se encuentran barcos hundidos. La imaginación es tan importante como el conocimiento”, agregó Gallardo.

Información Ministerio de Cultura.