Nacimiento del Niño Jesús, la Pieza del Mes en Museo Regional de Occidente

Visto: 5536

Nacimiento1Principal


Si deseas visitar el Museo Regional de Occidente en Santa Ana, puedes hacerlo de martes a sábado, en horarios de 9 de la mañana a 12 del mediodía, y de 1 a 5 de la tarde, el costo de la entrada es de $1 a los centroamericanos y de otras nacionalidades, el costo es de $3.

Redacción     Foto: Ministerio de Cultura

 

Diciembre es una época preferida por muchos, las luces, los regalos, el arbolito de navidad o la visita de un ser amado le pone un toque mágico, y con ello, una bonita tradición que ha sido celebrada por muchos años en nuestro país y el mundo, el nacimiento del Niño Jesús es por eso, que el Museo Regional de Occidente ha replicado esta muestra y la escoge como la Pieza del Mes.

Según la historia, esta bonita tradición comenzó en la víspera de Navidad de 1223 en Greccio, Italia. Giovanni Bernardone -mejor conocido como San Francisco de Asís- como todo buen franciscano, vivía en la pobreza que su hábito marrón representaba y exaltando estas costumbres fue representado el nacimiento.

De acuerdo a información brindada por el Ministerio de Cultura, se cuenta que en este pequeño poblado -muy querido por San Francisco- también se vivía de manera austera, así que era el ambiente preciso para escenificar el nacimiento de Jesús.

Con el permiso del papa Honorio III, Greccio se convirtió en una nueva Belén y quince días antes del 25, Francisco y algunos de los habitantes del lugar prepararon la gruta: pusieron un pañuelo blanco sobre un altar, llevaron gran cantidad de heno, así como una mula y un buey. Asistieron frailes y todos los habitantes de Greccio y pueblos aledaños. Tomás de Celano -biógrafo de San Francisco- cuenta que aquella noche se rindió honor a la sencillez y a la pobreza.

Originalmente, el nacimiento era integrado por la virgen María, José, el niño Jesús, los tres reyes magos, la mula, el buey y la estrella de Belén, hoy la forma ha cambiado según cada país.

Por ejemplo, en México, han convertido el nacimiento en un lugar lleno de verde y fresco musgo, le agregan ríos, puentes, árboles frondosos, nopales, magueyes, guajolotes y diversos animales que evidentemente no existían en aquel lugar. Además, algunos incluyen indígenas, tortilleras, tamaleros y niños pequeños hechos de madera, fibras vegetales, hojalata o barro.

Julio Aragón, director del museo expresó: “Es muy importante hablar de nuestras tradiciones a las presentes y nuevas generaciones. Para la feligresía católica la época navideña nos recuerda el nacimiento del Niño Jesús, y nos hace meditar para que nazca también en nuestros corazones”.

Fuente: Ministerio de Cultura