Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

Secultura premió a nuevos ganadores de los Juegos Florales 2017

William1Principal


La secretaria de Cultura de la Presidencia, Silvia Elena Regalado,  junto a la Comisión Nacional Organizadora de los Juegos Florales premió a los ganadores de los Juegos Florales 2017  de la zona central y oriental, en las de las instalaciones del foyer del Museo Nacional de Antropología Dr. David J. Guzmán (MUNA). Willian Carballo Sánchez se convirtió en el Gran Maestre en la rama Ensayo, por su obra “El mago y el beato.

Redacción: El Periodista        Fotos: Secultura

Los Juegos Florales son el termómetro que mide cómo se encuentra el trabajo de los escritores salvadoreños, pues premia sus composiciones literarias, las hace escuchar y divulga.

“Es para mí un orgullo y un compromiso dar a conocer los ganadores de los Juegos Florales 2017 de la zona central y oriental del país, que este año se convocaron en las ramas literarias de cuento, poesía, poesía infantil, cuento infantil, teatro, ensayo y testimonio”, mencionó la titular de Cultura. 

En esta ocasión, en Cojutepeque, el jurado calificador, compuesto por Noé Lima, Claudia Meyer y Efraín Caravantes, otorgó el premio de los XXX Juegos Florales en la rama de Poesía a Roberto Carlos Deras, por su obra “Funeral de árboles”.                          

Con este premio Deras se convierte en Gran Maestre en poesía. Los jurados  concluyeron que  la obra posee una imagen de poema completo, siendo un libro temático que tiene unidad de tono, claridad y concepto, con una creación metapoética consistente.

En los XXV Juegos Florales de Usulután, en la rama de Cuento Infantil, el ganador fue Ilich Rauda, con la obra “Aventuras en los antiguos reinos del misterio”. Portada juegos florales oriente y central 1140x636

Según el dictamen del jurado, integrado por Manuel Velasco, Edith Hernández y Félix Huezo, la obra triunfó por tener una estructura interna y lógica de narración en cada cuento, además, logra mantener una lectura amena y fluida con el argumento idóneo para las edades entre 7 y 12 años.

Mientras tanto, en los XXIII Juegos Florales de Morazán, en la rama de Cuento, el ganador fue Humberto Danilo Gálvez, con la obra “El bosque encantado”.

En su caso, el jurado compuesto por Lucía de Sola, Isabel Barrientos y Lya Ayala eligió la obra por ser una recopilación de poemas que permite que niños que comienzan a descubrir los distintos géneros literarios puedan disfrutar de escritos cortos y sencillos pero con una gran fuerza e innovación.

Omar Chávez fue el ganador de los XXII Juegos Florales de La Unión en la rama de Poesía, con  la obra “Monólogo sobre conflagración y un epílogo”.

Para el jurado calificador, integrado por Manuel Barrera Ibarra, Roger Guzmán y Luis Alvarenga, esta material destaca por ser un poemario bien desarrollado, en el que el autor hace uso de datos históricos y explora algunos rasgos humanos para provocar emoción en el lector de una manera coherente.

Por su parte el jurado calificador de San Vicente, conformado por Camila Calles Minero, Luis Huezo Mixco y Guillermo Cuéllar, otorgó el premio de los XXVI Juegos Florales en la rama de Ensayo a Willian Carballo Sánchez, por su obra “El mago y el beato. Ensayo sobre dos íconos culturales de un país de pocos íconos”.

A través de dicho premio, Carballo Sánchez se convierte en  Gran Maestre en la rama de Ensayo. Los jurados eligieron su obra como la ganadora por contar con una estructura lógica que posee una novedad temática, que además aporta elementos nuevos a la cultura salvadoreña.

En los XXII Juegos Florales de San Miguel, en la rama de Cuento, el ganador fue Luis José Flores, con su obra “Islas y naufragios”.

Conforme a su criterio, el jurado calificador, compuesto por Alexandra Regalado, Julio Herrera y Alejandro Córdova, el escrito sobresale por abordar temas contemporáneos y cotidianos, que hablan sobre El Salvador de hoy de una forma estructurada y bien cohesionada en temática y estilo.

Mauricio Hernández Yanes fue el ganador de los XXII Juegos Florales de Sensuntepeque, en la rama de Poesía, en su caso, la obra que lo llevó a la victoria fue “Doña Terésfora. Testimonio biográfico”.

El jurado estuvo compuesto por Karla Irigoyen, Karla Méndez y Rosarlin Hernández, quienes nombraron como ganadora la obra por tener una estructura narrativa y una utilización no tradicional de los recursos que aporta a la historia social salvadoreña; además, es una historia de interés público.

Asimismo, Héctor Armando Melgar fue el vencedor en los XVIII Juegos Florales de Chalatenango, en la rama de Cuento, a través de su obra “Regresiones de una mente enferma”.

Según el jurado calificador, integrado por Salvador Canjura, Nayda Acevedo Medrano y Álvaro Darío Lara, la obra despuntó por recrear el ambiente de violencia social actual y poseer una construcción narrativa contemporánea que explora el lenguaje.

Según  los datos proporcionados por esta comisión, para esta segunda y tercera convocatoria 2017, se registraron 57  manuscritos de la zona oriental: 18 presentados en cuento (provenientes de San Miguel), 15 en poesía (de La Unión), 8 en poesía infantil (de Morazán)  y 16 en cuento infantil (de Usulután).

Por su parte, la zona central registró 171 manuscritos: 17 en poesía (provenientes de Zacatecoluca), 17 en teatro (de San Salvador), 11 en la rama de ensayo (de San Vicente), 41 en cuento (de Chalatenango), 7 en testimonio (de Sensuntepeque) y 26 en poesía (de Cojutepeque).

Add a Comment

Museo Regional de Oriente alberga muestra de memoria histórica

MozoteNiñosPrincipalEl Museo Regional de Oriente de la Secretaría de Cultura de la Presidencia  y el Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer (Isdemu) inauguraron la exhibición itinerante: “La memoria de las luciérnagas”,  testimonios de mujeres sobrevivientes de El Mozote y sitios aledaños, el pasado 29 de noviembre.

Redacción: El Periodista    Foto: Secultura

La actividad estuvo presidida por el director del museo de oriente, Saúl Cerritos; la representante de ISDEMU, Morazán, Melissa Sol; la gerente de proyectos de Secultura, Nohemy Navas y la antropóloga y curadora de la exposición itinerante, Ninel Pleitez.

“Los museos juegan un papel importante en el trabajo de la preservación de la memoria histórica; asimismo, deben contribuir a la educación de la población, y este tema no puede quedar aislado de nuestros compromisos”, compartió Cerritos.

Sobre la itinerancia de la muestra, Melissa Sol  hablo sobre la ruta que ha seguido esta exposición durante los últimos meses del año 2017, llegando a lugares como: La Joya, Arambala, El Mozote, plaza municipal de Meanguera y La Guacamaya, entre otros.

“Que la exposición visite el museo de San Miguel es muy significativo, porque aquí se refugiaron muchos de los sobrevivientes y ocultaron de dónde venían, porque decir que entraban de El Mozote, La Joya, Los Toriles y otros cantones de Morazán, era sinónimo de ser guerrillero y podían llegarles a matar, así como a sus familiares”, explicó la antropóloga Ninel Pleitez.

Pleitez expuso que ahora “estamos acá, para contar la verdad, reconociendo que esas personas eran población civil y nadie merecer sufrir lo que ellos vivieron; además, estos testimonios forman parte de nuestro patrimonio y son la historia colectiva”.

“La memoria de las luciérnagas” cuenta a través de recursos fotográficos, bordados, poemas y canciones los testimonios de los hechos ocurridos en diciembre de 1981, bajo la mirada de las mujeres como protagonistas.

El público podrá conocer el valor que cada historia tiene para la humanidad, pues es un acto de fortaleza y lucha contra el olvido. Asimismo, reconoce el papel de las mujeres en la conservación de la memoria y la transmisión de la misma, de generación en generación.

La exposición estará abierta en el Museo Regional de Oriente hasta el 7 de enero de 2018. Puede visitar este espacio en horario de martes a sábado, de 8:30 a. m. a 4:30 p. m. El costo de ingreso al museo es de $1.00 para nacionales y centroamericanos y $3.00 para otras nacionalidades. Niños menores de 12 años y adultos mayores de 60, disponen de entrada gratuita.

Add a Comment

Un espacio para la cultura y el arte en Festival para el Buen Vivir en San Jacinto

FolkloreChicaPrincipal


El Festival que coordina la Primera Dama desarrollará una jornada extraordinaria este sábado, con un despliegue de actividades culturales que se extenderán durante toda la jornada.

Redacción: El Periodista    Foto: Capres/cortesía

La visita del Presidente Salvador Sánchez Cerén este sábado a la ex Casa Presidencial, en el barrio San Jacinto, San Salvador, para celebrar el programa Gobernando con la Gente, donde habrá una jornada cultural que se extenderá desde la mañana al atardecer, en el marco del Festiva para el Buen Vivir.

Durante la mañana, el Festival pondrá a disposición de la población asistente los servicios de más de 70 instituciones públicas, además de desarrollar actividades de recreación y esparcimiento organizadas por instituciones como el Instituto Nacional de los Deportes (INDES) y la Secretaría de Cultura.

Por la tarde, luego del programa Gobernando con la Gente, el escenario se despejará para la participación de grupos musicales y de danza, donde la población podrá participar de las actividades.

La música estará a cargo del grupo Canto por la Paz, la orquesta de la Casa de la Cultura del Ciego, la Orquesta Sinfónica y la Marimba de la Fuerza Armada; además, se sumarán a la jornada mariachis, el grupo de música andina del Consejo de Desarrollo Cultural Comunitario (CODACC) y el grupo Matices.

La danza será protagonizada por el grupo folklórico de la Casa de la Cultura de Rosario de Mora; y agrupaciones de Santa Marta y adultos mayores del CODACC.

La organización de estas actividades en el marco del Festival para el Buen Vivir -que es coordinado por la Primera Dama, Margarita Villalta de Sánchez- forma parte de las acciones que el gobierno realiza por promover la cultura y la prevención de la violencia.

Add a Comment

Fotoperiodista Luis Galdámez recibe Premio Nacional de Cultura 2017

Galdámez1Principal


El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, en compañía de la secretaria de Cultura de la Presidencia, Silvia Elena Regalado, entregó ayer, el galardón más importante que se confiere en el país en el campo cultural, el Premio Nacional de Cultura 2017, a Luis Galdámez.

Redacción: El Periodista    Fotos: CAPRES-cortesía

Este 2017, la XXIX edición del premio está dedicada a las Artes Visuales, en la rama de Fotografía Documental, con énfasis en la memoria histórica y la identidad cultural. Luis4Principal

“No hay acto más justo que el homenaje de la nación a los compatriotas que con su arduo trabajo engrandecen a nuestro querido El Salvador. Por ello, me complace entregar el Premio Nacional de Cultura 2017 a Luis Armando Rivera Galdámez, destacado fotoperiodista que ha contribuido a la conservación de la memoria histórica de nuestro país”, afirmó el mandatario.

El premio consiste en cinco mil dólares, una medalla de oro y un diploma de honor firmado por el presidente de la República y la secretaria de Cultura.

“Es un verdadero gusto entregarle este reconocimiento y decirle: gracias, Luis Galdámez, por compartir esas imágenes, que son su mirada retrospectiva de este pueblo en su paso de la guerra a la paz. Gracias por documentar al ser laborioso salvadoreño, al alma esperanzada, a los difíciles y duros años a los que hemos dicho nunca más, al fervor religioso, la belleza del terruño y la esencia de nuestra nación y sus tradiciones”, enfatizó el gobernante.

El galardonado expresó: “Deseo agradecer en este día tan especial a mi familia, por haber sido siempre un apoyo fundamental para poder desempeñarme en mi labor como fotoperiodista, una carrera que requiere constantemente dejar a un lado los compromisos personales, para cumplir con el deber de documentar e informar a través de la imagen acerca de los diferentes sucesos que acontecen a diario en nuestro país”.

Además, Galdámez sostuvo que la fotografía ha sido y es para él una verdadera pasión, un oficio entrañable, un camino de muchas experiencias, un espejo para conocer y reconocer situaciones sociales y espirituales que de otra manera no las hubiese vivido. “Desde el misterio infrarrojo del cuarto oscuro, que ahora es cosa del pasado reciente, hasta la rapidez actual de los megabytes en la era digital”.

Luis3PrincipalEl fotoperiodista fue elegido como ganador —de entre 11 propuestas y dos cartas de apoyo— por los jurados: Eduardo Antonio Fuentes Mixco, José Manuel Escobar Sandoval, Miguel Ángel Servellón Guerrero, Marvin Vladimir Girón Recinos y Roberto Antonio Quezada Alvarado, quienes utilizaron los criterios expresados en las bases del concurso, referidos.

“A la fotografía documental de creación individual con énfasis en la memoria histórica y de la identidad cultural, tomando en consideración las imágenes que registran los temas que conciernen a la sociedad salvadoreña, documentando la importancia de las cultura, de las tradiciones, la memoria histórica y la religiosidad popular de nuestros pueblos, respetando la integridad de la escena y las circunstancias reales”.

La secretaria de Cultura declaró que al leer la biografía del profesional galardonado, lo que más que le impresionó fue que para Galdámez el oficio fotográfico ha sido no solo su medio de vida, sino su salvación como ser humano provechoso.

Explicó que desde 1976, el Estado salvadoreño ha otorgado su más alta distinción en el campo del Arte y la Cultura a treinta y cuatro personajes o entidades provenientes de diversas disciplinas: Literatura, Ciencias, Historia, Pintura, Teatro, Música, Escultura, Cerámica, Fiestas y Mancomunidades Tradicionales, Artesanía, Danza, Cine y Caricatura.

El currículo personal y profesional de Galdámez; su reconocida trayectoria nacional e internacional; la técnica fotográfica, la creatividad, el concepto, la estética, la profundidad, la composición y el valor documental en las imágenes fueron también parte fundamental para ser premiado.

Para dar a conocer el trabajo galardonado, se inauguró una exposición fotográfica en la Sala Introductoria del Museo Nacional de Antropología Dr. David J. Guzmán, con una selección de 30 fotografías —que van desde la imagen que capta a una familia tratando de escapar por las calles laterales de Catedral Metropolitana durante los disturbios ocurridos en el sepelio de monseñor Romero, el 30 de marzo de 1980, hasta la imagen que retrata a un joven alfarero que tornea diferentes jarrones en un centro artesanal en Ilobasco, Cabañas, en 2015—. La muestra estará abierta hasta el 23 de diciembre.

La secretaría de Cultura de la Presidencia y el jurado calificador reconocen a todos los candidatos presentados, por sus invaluables méritos y trayectoria fotográfica, la cual significó una evaluación minuciosa y delicada para determinar finalmente al ganador. LuisGaldámez1Principal

El fotoperiodista Luis Armando Rivera Galdámez nació el 23 de julio de 1955, en Comasagua, departamento de La Libertad, en 1976. Se graduó como Dibujante Arquitectónico en el antiguo Bachillerato en Artes del Centro Nacional de Artes (CENAR) y estudió periodismo en la Universidad de El Salvador. 

En 1985, inició su carrera como fotoperiodista, primero en la Agencia Francesa de Prensa (AFP) y, desde 1987 hasta el 2012, trabajó en la agencia internacional de noticias Reuters.

Personalidades como Isabel Dada, actriz; Fernando Llort, artista y gestor cultural; José David Calderón, productor y cineasta; Roberto Salomón, actor, maestro, director y productor de teatro; y el grupo musical Yolocamba I Ta, han sido algunos de los ganadores del premio más importante en el tema de la cultura en el ámbito nacional.

Add a Comment

“El Gato con Botas”, con las Colmenitas y su pasión por el escenario

Gatos1PrincipalMás de 30 niños y niñas en escena presentaron la adaptación teatral del famoso cuento “El Gato con Botas”, en el marco del segundo Festival Nacional de Teatro Infantil la Colmenita 2017.

Redacción: El Periodista

Esta adaptación estuvo a cargo del elenco de Santa Ana, cuyo protagonista —El gato con botas— Mario Vásquez, de 11 años, habló sobre el esfuerzo de todo el año, con prácticas de cuatro horas a la semana: “Ha sido muy divertido. Es bonito estar en este programa con los demás niños”.

“La Colmenita ha venido a complementar un vacío de convivencia colectiva dentro de los niños. Asimismo, fomenta valores, derechos y talento”, comenta la profesora Sandra Gutiérrez.

La Colmenita de Santa Ana es coordinada a través de la Casa de Cultura, teniendo como sede el Centro Escolar Carmen Elena Calderón, y les permite a los niños estudiar, divertirse de forma lúdica y tener una convivencia plena dentro de su comunidad.

La maestra Gutiérrez, del referido centro educativo, explica que los niños han cambiado desde que ingresaron al proyecto: “Sus horizontes se han ampliado y su disciplina ha mejorado”.

La puesta en escena del cuento “El Gato con Botas”, se tropicalizó a una versión salvadoreña llena de dinamismo y baile.

Add a Comment