Pauta para Banner Superior
Twitter Facebook    

logo1

HuracanPrincipal


Unos operarios retiran árbolesw caídos por el impacto del huracán Irma el 11 de septiembre de 2017 en Naples, Florida (EE.UU).

Redacción: Agencia EFE

Millones de residentes de Florida continuaban este martes sin energía eléctrica, cuando los remanentes del huracán Irma se dirigían hacia el noroeste del territorio estadounidense, anegando la región y desbordando ríos.

Sin embargo, gran parte del Sunshine State parece haber desmentido los pronósticos de daños catastróficos emitidos antes de su llegada. 

Irma sí dejó una estela mortal en Cuba y el Caribe, debilitándose el lunes, y seguía azotando el sureste de Estados Unidos, donde provocó "devastación" en los Cayos de Florida e inundaciones en Jacksonville. IrmaPrincipal

Los muertos por el paso de Irma, tras arrasar como potente huracán varias islas del Caribe, sumaban al menos 40, con los 10 fallecidos en Cuba el fin de semana y otros 27 en varias islas caribeñas, a los que el lunes se agregó una víctima fatal en Haití.

Otras dos personas murieron por accidentes de tránsito provocados por Irma en Florida, precisaron las autoridades, tras informar inicialmente de tres.

En el Caribe, los residentes trataban de retornar a la normalidad pese a los enormes daños de infraestructura, mientras Estados Unidos, Francia, Holanda y el Reino Unido buscaban ayudar a sus territorios de ultramar, gravemente afectados.

Los habitantes de Florida comenzaron el lunes a evaluar los daños en sus propiedades, que parecían inicialmente menores a lo esperado.

El panorama es espectacular, pero no catastrófico, dijo a la AFP Roberto Cuneo, un residente en Miami Beach de 41 años que decidió no irse de su casa y dio cuenta de calles inundadas, con hasta 30 centímetros de agua y palmeras tumbadas por el viento.

En el extremo sur de Florida, el panorama era muy distinto. El acceso a los Cayos estaba cerrado. Tras sobrevolar el área, el gobernador Rick Scott dijo luego que la zona había quedado "devastada" y los parques de casas rodantes, destruidas.

Unos 6,5 millones de personas seguían sin electricidad en Florida, apuntó.

- En "fase de recuperación" -

Irma avanzaba sobre Florida en dirección norte-noroeste, con un giro hacia el noroeste este martes.

Los vientos habían disminuido a 56 km/h, hasta degradarse a depresión tropical, según el boletín del Centro nacional de huracanes (NHC) de las 03H00 GMT.

Según los meteorólogos, el ojo de Irma continuará moviéndose sobre el suroeste de Georgia en la noche del lunes y se moverá hacia Alabama este martes.

A unos 6,3 millones de personas en el sureste de Estados Unidos se les ordenó evacuar por este huracán, que provocó uno de los mayores éxodos de la historia del país.

Como estaba pronosticado, Irma impactó el domingo por la mañana como huracán de categoría 4, en una escala de 5, en los Cayos, al sur de la península, y por la tarde volvió a tocar tierra en Marco Island (oeste), pero con categoría 2.

Miami, la mayor ciudad estadounidense en la trayectoria de Irma, amaneció el lunes con ramas, escombros y letreros de sus calles, especialmente en el centro y en el distrito financiero de Brickell, cuyo paseo costero fue tragado por las aguas.

"Ahora entramos en una etapa más larga, que es la etapa de recuperación", dijo el alcalde de Miami, Carlos Giménez. "Y créanme, gente, parte de esto va a tomar un tiempo, especialmente el restablecimiento de la energía", aseguró.

- Panamá y Venezuela envían ayuda -

Mientras los residentes empezaban a revisar sus casas, las autoridades advirtieron sobre líneas eléctricas derribadas, aguas negras sin procesar y fauna desplazada, como serpientes y caimanes.

En Bonita Springs, en la costa suroeste de Florida duramente impactada por Irma, grandes áreas estaban inundadas y la ciudad seguía sin electricidad. Algunos trataban de llegar a sus hogares caminando con el agua por la cintura, mientras que otros remaban en canoas.

El presidente estadounidense, Donald Trump, que prometió viajar a Florida "muy pronto", aprobó la declaración de catástrofe natural que permite desbloquear fondos federales de ayuda a los damnificados.