Pauta para Banner Superior
Twitter Facebook    

logo1

CancillerHonduPrincipalPara Honduras el TPS quedó provisionalmente extendido hasta el 5 de julio de 2018, fecha en la cual, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de EE.UU. deberá pronunciarse de nuevo sobre su futuro.

Redacción: Agencia EFE    Foto: Redes

 

 

La canciller de Honduras, María Dolores Agüero, informó este lunes tras conocer que EE.UU. amplió por seis meses el Estatus de Protección Temporal (TPS) a unos 57 mil hondureños que viven bajo ese programa en ese país que siguen las "puertas abiertas" para buscar una nueva renovación.

"Seguiremos impulsando una reforma migratoria integral", enfatizó Agüero en declaraciones a los periodistas en Tegucigalpa.

Agregó que es necesario hacer hincapié en que los beneficiados con el TPS "son personas trabajadoras, con buen comportamiento, por lo que han sido beneficiados con prórrogas por trece ocasiones", desde que viven en EE.UU., adonde llegaron pocos meses después del paso del devastador huracán Mitch por Honduras a finales de 1998.

La diplomática indicó que su Gobierno seguirá abogando por un régimen para los hondureños beneficiados con el TPS porque "son padres y madres, ciudadanos que pagan impuestos".

"Los hondureños beneficiarios son buenas personas que merecen la posibilidad de vivir en paz", recalcó Agüero, quien además agradeció a organizaciones de compatriotas suyos en EE.UU., iglesias, congresistas y senadores que apoyaron el esfuerzo para ayudar a debatir la situación de los inmigrantes favorecidos con el TPS.

Destacó además que en Washington se ha valorado "la solicitud hecha por el Gobierno de Honduras, donde se presenta un amplio análisis sobre la situación del país", y que "en base a eso se ha tomado la decisión de continuar el análisis y posteriormente tomar una resolución definitiva".

"El trabajo continúa y serán seis meses más de trabajo arduo para poder lograr esa estabilización de nuestros compatriotas" en Estados Unidos, apostilló.

El Gobierno de EE.UU. anunció este lunes la extensión durante seis meses del TPS para Honduras y el fin del mismo programa para Nicaragua, por lo que 5.349 inmigrantes nicaragüenses perderán sus permisos para vivir y trabajar en suelo estadounidense.

En los últimos años, los beneficiarios del TPS han visto cómo su permiso se renovaba de manera automática por periodos de 18 meses, pero el Gobierno de Donald Trump decidió reevaluar las condiciones que justificaron la concesión del programa.

Horas antes de que se conociera la decisión de Estados Unidos sobre el TPS, el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, dijo que la no ampliación del programa iría contra el Plan Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte de Centroamérica.

"Una decisión contraria con la ampliación del Estatus de Protección Temporal y su regularización definitiva va en contra de los principios que sirven de fundamentos para el Plan Alianza para la Prosperidad" del Triángulo Norte de Centroamérica, indicó Hernández a los periodistas en Tegucigalpa.