Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

Banco de México baja tasa de interés de referencia del 8,25%

BancoMéxico1PrincipalBanco central de México reduce tasas de interés para fomentar el consumo.

Ciudad de México.- El control de la inflación permitió al Banco de México (Banxico, central) bajar la tasa de interés de referencia del 8,25%, que mantuvo desde diciembre pasado, a 8,0%, en busca de fomentar el consumo en un escenario internacional complejo, estiman analistas consultados por Sputnik.

Redacción y foto: información Víctor Flores/ mundo.sputniknews.com

La decisión de los cinco miembros de la Junta de Gobierno del banco central "apuesta a que, con el fomento del consumo, vía reducción de la tasa de interés y el aumento del gasto público, el mercado interno se reactivará", dijo a esta agencia el coordinador del Laboratorio de Análisis en Comercio Economía y Negocios (Lacen), Ignacio Martínez.

El siguiente paso necesario es "fortalecer la seguridad física, fiscal y jurídica para impulsar la inversión privada para dinamizar la producción y fomentar el empleo", dijo el economista.

La decisión de bajar por primera vez en cinco años la tasa de interés "incidirá en el movimiento de capitales, fomentará el consumo e inhibirá el ahorro", agregó.

Por primera vez desde junio de 2014, la Junta de Gobierno, de cinco miembros, decidió en votación dividida de cuatro contra uno disminuir la Tasa de Interés Interbancaria a un día, que sirve de referencia a los intereses bancarios.

Martínez es egresado de la misma generación del posgrado en Economía del Colegio de México a la que pertenecen el actual secretario de Hacienda, Arturo Herrera, y el nuevo integrante del máximo organismo del banco del Estado, Gerardo Esquivel.

La economía mexicana al borde de la recesión

En enero pasado, Esquivel y Jonathan Heath, dos economistas cercanos al presidente Andrés Manuel López Obrador, se incorporaron a la Junta de Gobierno de Banxico con autorización del Senado.

Martínez considera que la política monetaria se mantiene estable a través de dos de sus tres ejes: inflación a la baja (de 3,97 a 3,79% entre junio y julio), y una tasa de interés a la baja.

Sin embargo, la tercera variable clave, el tipo de cambio del peso frente al dólar, "se encuentra expuesta a los vaivenes exógenos, ante su depreciación lo que puede incidir en el comportamiento de la inflación, principalmente en bienes, mercancías y servicios de importación", añadió el analista.

En otras palabras, "lo que calzamos, vestimos y comemos los mexicanos, el 47% se compra del exterior", ilustró.

Un documento de Lacen, compartido con esta agencia, indica que los principales factores endógenos para la decisión fueron, entre otros: el débil comportamiento de la economía mexicana en el segundo trimestre (creciendo un marginal 0,1%).

Eso "refleja en gran medida la situación de la inversión pública, contraída en casi 89% a mayo recién pasado, que se refleja en la inversión fija bruta, que se redujo un 2,4%".

Cinco indicadores negativos que se conjugaron son: el gasto público se contrajo 4,5% en el primer semestre de 2019; la producción de las empresas constructoras registró una caída mensual real de 3,1% en mayo pasado; el valor real de producción de las empresas constructoras sufrió una reducción de 10,3%; y la actividad industrial disminuyó 2,1% en términos reales en mayo a tasa anual.

Observado el panorama internacional, la decisión ocurre de cara a los siguientes eventos: Wall Street tuvo una fuerte caída no vista desde agosto de 2008; un retroceso de la producción industrial en EEUU de 1,9 y 1,2% en los primeros dos trimestre de 2019, y la "fuerte sacudida de la economía argentina después de sus elecciones", indica el análisis entre otras causas.

Sorpresa en los mercados

Por su parte, la economista jefa del Grupo Financiero Banco Base, Gabriela Siller, expone en un análisis compartido con Sputnik que "el recorte tomó por sorpresa al mercado que en promedio anticipaba que se mantuviera la tasa de interés, razón por la cual el tipo de cambio subió momentáneamente".

De hecho, el Banco Base había pronosticado que había más probabilidades de mantener las tasas sin cambio.

La principal analista del banco basado en Monterrey, polo industrial del norte del país, la región económicamente más integrada a EEUU, señala que "la decisión no fue unánime, ya que un miembro votó a favor de mantener la tasa de interés".

Al respecto Enrique Quintana, editor jefe del periódico especializado El Financiero, afirmaba que la decisión recaería en el gobernador del banco del Estado, Alejandro Díaz de León.

Quintana considera que entre los cinco miembros del órgano rector del banco central los dos nuevos miembros y los dos más antiguos existe un equilibrio, ante el dilema de ser "halcones" o "palomas", como se conoce en la jerga financiera a la actitud de actuar agresivamente ante cualquier nubarrón inflacionario o mantenerse cautelosos.

Banxico dijo que el recorte a la tasa de interés se debe a que la inflación general ha bajado en línea con lo esperado.

Pero el análisis oficial que respalda la decisión advierte "la existencia de mayores riesgos a la baja para el crecimiento económico global y de México".

Siller apunta que la Junta de Gobierno "no adoptó un lenguaje restrictivo tras la decisión, por lo que de continuar la tendencia a la baja de la inflación, y de persistir la desaceleración económica existe la posibilidad de que vuelva a recortar la tasa de interés".

Al cierre de la sesión, la "probabilidad implícita" de que Banco de México vuelva a recortar su tasa antes de que termine el año se ubicaba en 76%, informó Banco Base