Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

Teresa Romero, enfermera española, supera el ébola

enfermeraespañolaLa auxiliar de enfermería Teresa Romero ha superado la infección de ébola tras dar negativa la segunda prueba que se le ha realizado, 48 horas después de la primera, con idéntico resultado.

 Redacción: EFE y AP

 

La auxiliar de enfermería Teresa Romero, superó la infección tras dar negativo en dos análisis realizados el domingo pasado y este martes, informaron fuentes sanitarias esta mañana.

Romero, que se infectó cuando atendió a finales de septiembre a una de las dos víctimas mortales del virus en España, ingresó el pasado 6 de octubre en un hospital de Madrid con los síntomas de la enfermedad.

"Se cumplen los criterios de curación fijados por la Organización Mundial de la Salud", dijo en rueda de prensa el jefe de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital Carlos III, José Ramón Arribas. La auxiliar de enfermería, de 44 años, había formado parte del equipo que trató al misionero Manuel García Viejo, repatriado desde Liberia ya infectado con el virus y que falleció el pasado 25 de septiembre.

Romero recibió un tratamiento con diversos productos del que los médicos no han querido dar detalles por respeto a la privacidad de la paciente y al que ha respondido de manera favorable.

El domingo la mujer, ingresada en el Hospital Carlos III de Madrid, dio negativo por primera vez a un análisis del Ébola. Para considerarla no infectada son necesarios dos resultados negativos con intervalos de 48 horas y el segundo se ha producido este martes.

Los médicos consideran que, aunque haya erradicado la carga vírica del Ébola, todavía tendrá que permanecer un tiempo indeterminado en el hospital, para restablecerse del daño que el virus ha ocasionado en distintas partes de su organismo.

"Es un hecho extraordinariamente positivo, pero la recuperación completa de la paciente se demorará todavía algunos días", añadió el doctor Arribas.

Nuevos protocolos de seguridad en Estados Unidos

ebolacinco

Las autoridades federales estadounidenses comenzaron a difundir nuevos protocolos que fomentan el uso de protección completa para los trabajadores sanitarios que atienden a pacientes de ébola.

Las autoridades difundieron el lunes por la noche las recomendaciones, que los trabajadores sanitarios exigían desde que dos enfermeras en Dallas se infectaron del virus cuando atendían al primer enfermo de ébola diagnosticado en Estados Unidos.

Personal de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) comenzarían el martes las demostraciones de las técnicas recomendadas en un enorme centro de formación en el Centro Javits de Nueva York, con una asistencia esperada de miles de personas.

Una líder sindical que representa a 3 millones de enfermeras dijo estar encantada de recibir por fin mejores recomendaciones federales, como el personal médico había demandado. Los trabajadores sanitarios señalaron que las guías anteriores del CDC eran confusas e inadecuadas, y les dejaban atemorizados por su falta de preparación sobre cómo tratar a un paciente de ébola.

"Las guías de hoy nos llevan hacia delante", dijo Pamela Cipriano, presidenta de la Asociación Estadounidense de Enfermeras, en un comunicado divulgado el lunes por la noche.

Las peticiones de nuevos estándares se vieron impulsadas por los inesperados contagios este mes de dos enfermeras del Hospital Presbiteriano de Salud de Texas. No está claro cómo se infectaron las trabajadoras, pero se sabe que hubo algún problema, indicó el director de los CDC, Tom Frieden.

Los nuevos protocolos son más estrictos, requiriendo trajes de protección y capuchas completas que cubran el cuello de los trabajadores e imponiendo normas rigurosas para la retirada del equipo y la desinfección de las manos, además de introducir la figura de un supervisor para las maniobras de colocar y quitar las protecciones.

También piden a los trabajadores que pudieran participar en la atención a enfermos de ébola que ensayen varias veces cómo se pone y se quita el traje antes de acercarse a un paciente.

En Texas quedan unas 120 personas bajo observación por posibles síntomas, que terminan su cuarentena el 7 de noviembre, indicó el alcalde de Dallas, Mike Rawlings.

Otras 140 personas están siendo monitoreadas en Ohio por su contacto o posible contacto con la enfermera Amber Vinson, según las autoridades de Ohio. Vinson, que atendió a Duncan en Texas, voló de Dallas a Cleveland el 10 de octubre y regresó el 13 de octubre, antes de mostrar síntomas de la enfermedad y dar positivo en ébola.