Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

Tips caseros para unos pies bien cuidados y mimados

Pies1PrincipalLos pies tendrían que ser la primera parte del cuerpo en ser cuidada y mimada, pues el esfuerzo que hacen día a día con nosotros debería ser el motivo principal para ofrecerles la atención que necesitan.

Redacción: diariofemenino.com   Foto: Redes

Para que a la larga, los pies no se encuentren perjudicados y no te llegues a arrepentir de no haberles prestado ese tiempo que necesitan, a continuación traemos unos remedios caseros con los que lograrás tener unos pies bonitos, cuidados y perfectos.

Una crema especial para tus pies. La exfoliación de los pies es fundamental, por eso uno de los mejores trucos caseros es preparar una crema especial para aplicarla en ellos. Solo tienes que coger una crema que uses a diario y añadirle dos cucharadas de azúcar. Con esta mezcla, masajea los talones y elimina así las células muertas que se encuentren en la piel.

Los plátanos son curativos para los pies. Para conseguir este remedio casero solamente deberás mezclar dos plátanos en una licuadora hasta formar una pasta y después aplicar la mezcla en los talones. Déjalo actuar durante 10 minutos y retíralo con agua tibia. Recuerda repetir el proceso al menos una vez a la semana.

El aceite vegetal. Este producto es muy eficaz para los pies resecos o agrietados. Cuando tengas los pies limpios y perfectamente secos, los introduces en un cuenco con aceite vegetal y los cubres con medias durante toda la noche. De esta manera eliminarás las células muertas que se encuentren en los pies.

Zumo de limón y vaselina. Uno de los remedios perfectos para los pies resecos y con grietas. Deberás lavarlos con la mezcla de estos dos productos y aplicarlo en las zonas de los pies más afectadas.

Sal, aceite de aguacate y aceite de menta. La mezcla de este remedio son dos puñados de sal con tres cucharadas de aceite de aguacate y dos gotas de aceite de menta. Después deberás masajear tus pies con esta mezcla durante tres minutos y retirarlo con agua tibia. Con este truco conseguirás eliminar durezas y evitarás el mal olor de pies.

Agua calientita. Puedes consentir tus pies, también colocándolos en agua lo más caliente que aguantes, ponle un poquito de shampoo y aceite de oliva y ya verás que te quedarán como nuevos, lo importantes es hacerlo antes de ir a dormir para que tus pies queden relajados. Coloca crema o aceite de bebé, un par de calcetines y listos a la cama!