Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

Las cebollas son nutritivas, contienen proteínas, fibra y vitamina C

cebollita1PrincipalLas cebollas son altamente nutritivas, con buenas cantidades de proteínas y fibra, así como vitamina C, selenio, folato y varios antioxidantes.

Redacción y foto: con información nutritionexp.com

Los compuestos sulfúricos inductores de lágrimas en las cebollas, especialmente la alicina, brindan beneficios para la salud como la reducción del riesgo de cáncer. Comer un poco de cebolla todos los días realmente puede hacer un buen cuerpo.

Hoy en día, las cebollas son uno de los ingredientes más versátiles, y aparecen en muchas recetas sabrosas. Es posible que ni siquiera sepas que están allí en muchos casos, pero podemos garantizar que hay una cierta cantidad de cebolla en la mayoría de los alimentos que consumes, incluso si es solo el polvo de cebolla en tu mezcla de especias favorita.

Entonces, antes de que digas, “no me gustan las cebollas”, y hagas clic en otro artículo, tienes que saber que hay muchas maneras de incluir la cebolla en tu dieta, y muchas razones por las que realmente deberías hacerlo. Algunas de estas, especialmente la número 5, son realmente increíbles.

Las cebollas contienen ciertos compuestos orgánicos de azufre que les dan su olor distintivo, pero también trabajan para desintoxicar los carcinógenos que consumimos todos los días. Eso se traduce en un menor riesgo de cáncer en el transcurso de tu vida. Las investigaciones sugieren que cuantas más cebollas comas, mayor será la protección.

Pero antes de comenzar una dieta a base de cebolla, tienes que saber que combinar las cebollas con la cúrcuma tiene un efecto sinérgico y que el ajo ofrece una protección similar. Aun así, es una buena idea comer cebolla todos los días, pero puedes agregar estos otros ingredientes para extender los beneficios, en lugar de comer cebollas todo el tiempo.

Las cebollas también son fantásticas para reducir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Esta forma de diabetes ocurre cuando la insulina se vuelve ineficaz al procesar la glucosa. Suele ocurrir debido a una dieta crónicamente alta en azúcar.

Las cebollas son ricas en un antioxidante llamado quercetina que, como todos los antioxidantes, beneficia la salud al neutralizar los radicales libres que de otra manera causan daño celular. Pero la quercetina es especial porque mantiene las arterias suaves y elásticas.

También desempeña un papel en la regulación de la presión arterial y reduce el nivel de colesterol LDL en personas con riesgo de trastornos cardiovasculares. Comer algo de cebolla todos los días, por lo tanto, favorece la salud cardiovascular y minimiza el riesgo de enfermedades del corazón.

Cuando comes cebolla, aumenta la cantidad de insulina disponible en tu sistema. El propilo disulfuro de alilo en las cebollas llega hasta algunos de los lugares en el hígado donde la insulina se ha inactivado, dejando de ese modo más insulina en el torrente sanguíneo para procesar la glucosa.