Twitter Facebook    

logo1

Fomentar actividades familiares, ayuda a la sana convivencia

Familia1PrincipalDe forma periódica, podemos desarrollar actividades para fomentar la convivencia en familia, te recomendamos algunas actividades que pueden ayudarte a mantener un ambiente de armonía entre todos.

Redacción: Milady Cruz     Fotos: Internet

Los psicólogos recomiendan que para mantener un vínculo de unión familiar es importante propiciar la seguridad y protección o mostrar un grado de interés que sentimos por los asuntos de los demás o simplemente gozando de la compañía familiar.

Se desarrolla un efecto de sana convivencia, así como trabajar juntos por una mejor educación. Los niños pueden estar mejor preparados si desde casa todas sus emociones evolucionan saludablemente, alejarlos lo más que se pueda del estrés y mantener su mente y cuerpo sano y con pensamientos positivos.

Algunas de las actividades que te podemos recomendar y que son muy sencillas de realizar son: Platicar en familia de un tema particular para fomentar la comunicación.

Cocinar juntos y disfrutar de una alimentación sana: La cocina también es un arte, te relaja y ayuda a mantener tu mente concentrada en tu receta favorita. Es maravilloso ponerlos a cocinar para que sean independientes en su vida. Prepara un desayuno con ellos, hagan un pic nic en el jardín de su casa o en un lugar donde todos se sientan cómodos y ya verás cómo la vida les cambia.

Comparte actividades, juegos y aficiones: si tus hijos manifiestan interés por alguna actividad artística, deportiva o intelectual, apóyalo y estimula sus sentidos para que juntos practiquen su deporte preferido.

Practica actividades de relajación en familia: dediquen un tiempo para que juntos hagan una pausa del estrés cotidiano que genera el trabajo o las clases online que tanto cansancio dejan al final del día. Aprendan a relajarse, pueden practicar meditación guiada, en YouTube hay videos muy educativos, esto les ayudará a fortalecer el vínculo y que el ambiente familiar se asocie con la paz y la armonía que tanto merecemos.

Disfruten de actividades artísticas: si en tu familia tus hijos tienen ciertos talentos, que echen a volar su imaginación en la pintura, el canto, tocar un instrumento, hacer manualidades e incluso realizar recorridos virtuales por museos, disfrutar de espectáculos, conciertos y otras actividades culturales.

Impulsar la pasión por la música: rían, canten y bailen con sus hijos. Estimulen su gusto por la música y, de ser posible, procuren que aprendan a tocar algún instrumento.

Destinar una tarde de juegos de mesa: enséñeles a jugar los juegos que ustedes conocen como resorte, cuerda, escondidillas o juegos de mesa como damas chinas, dominó, rompecabezas o juegos de memoria.

Sembrar plantas: es otra actividad que se pueden realizar en familia, es necesario enseñar a los hijos a cuidar de la naturaleza, de cultivar nuestros propios alimentos como sembrar tomates, pepinos, albahaca, zanahorias y otro tipo de plantitas comestibles y buenas para la salud.

Asimismo, pueden juntos apreciar la naturaleza y sus distintas manifestaciones llevándolos a caminar a parques o bosques, tirarse en la grama del jardín y mirar el cielo con ellos y observando los cambios de las nubes y de las estrellas, del follaje y de las flores, de ver volar a los pájaros y hacer ejercicios de respiración para oxigenar el cerebro y los alimentar también a los pulmones de aire puro.

Disfrutar de una buena película: una actividad que no cuesta nada es ver una película familiar de comedia donde te diviertas con tus hijos y sean adecuadas para ellos, coméntenlas en familia y encuentren qué valores enseñan.

Leer juntos: elijan lecturas adecuadas a la edad de los niños, para que les resulten interesantes y de su agrado.

Concluir el día con una oración: para cerrar con broche de oro, juntos pueden tener un tiempo de oración, de reflexión a través de la palabra de Dios. Es bueno enseñar a los hijos que alimentar el espíritu también es agradable para nuestras vidas. El valor de la unidad familiar se contempla cuando aún en medio de la adversidad, logramos salir adelante. No debemos olvidar, que la lengua tiene poder de vida o de muerte, lo mejor es hablar de vida, de buen ánimo, de buenas esperanzas a todo aquel que llegue a nuestras vidas y más a quienes tenemos cerca.