• tse
  • tse
  • tse
Twitter Facebook    

 

                         690x85-01

logo1

ULTIMAS NOTICIAS
  • Loading

aguaDe las muchas frutas que nos ha dado la naturaleza, hay una que no es especialmente muy popular, la pera, pero que sin embargo nos aporta una gran cantidad de beneficios como por ejemplo disminuir la resaca, combatir el colesterol o prevenir de diabetes tipo 2, entre otros muchos.

Redacción: Agencias

En nuestro ritual solemos elegir la temperatura del agua dependiendo del clima, si tenemos mucho calor usamos agua fría y si tenemos frío usamos agua caliente, pero alguna vez te pusiste a pensar ¿cuál tiene mayores beneficios para la salud, el agua fría o caliente?

Los beneficios de bañarse con agua caliente:

El agua caliente relaja los músculos y disminuye la tensión: Se recomienda después de un día estresante, es por esto que en los jacuzzis de los spas utilizan el agua caliente.

Ayuda a limpiar de una manera más profunda: Cuando utilizamos agua caliente ayudamos a limpiar la grasa natural de una forma más profunda y fácilmente.

Ayuda a los problemas de insomnio: Por el efecto de relajación y el bienestar que genera un baño con agua caliente y mejor aún si utilizas un jabón de lavanda antes de dormir, esto te ayudará a conciliar mejor el sueño.

Elimina toxinas de tu cuerpo: Cuando utilizamos agua caliente nuestros poros se abren, eliminando así algunas toxinas de tu cuerpo, ¡Atención mujeres! Se dice que la celulitis es acumulación de toxinas, así que, con una ducha caliente, podrías a disminuir la celulitis en tu cuerpo.

Alivia resfriado o gripe: el vapor es un descongestionante natural, por lo tanto con un poco de menta y eucalipto al agua mientras nos bañamos, ayudamos a descongestionar las fosas nasales. También sirve para aliviar la migraña y reducir la ansiedad.

Los beneficios de un baño con agua fría:

En la antiguedad, bañarse con agua fría reflejaba fuerza y energía. Los guerreros creían que tras una jornada de ejercicio lo ideal era bañarse con agua fría, ya que el agua caliente era solo para los débiles, mientras que la fría relajaba la fuerza y vitalidad que poseían.

Mayor energía: Luego de un baño con agua fría, sientes que rejuveneces y le dices adiós a la fatiga. Ayuda a tener una sensación de frescura, dinamismo y la mente despejada por el flujo sanguíneo que activa el agua fría.

Mejora la circulación: uno de los tantos beneficios del agua fría es que activa la circulación, llevando más sangre a los órganos y tejidos internos.

Ayuda a la depresión: gracias al estado de bienestar que se obtiene después de un baño con agua fría.

Sistema inmune más fuerte: estimula el metabolismo y por consiguiente al sistema inmune, es decir, fortalece las defensas y hace que sea más fácil para el cuerpo combatir virus y demás enfermedades.

Piel y cabello saludable: a diferencia del agua caliente, donde se ve una piel reseca y escamosa, el agua fría hace que tu piel se vea y se sienta fresca y saludable, al igual que tu cabello.

Mejora temperatura corporal: Ya que tu temperatura mejora al tratar de acoplarse a la temperatura fría del agua.

El agua fría también ayuda a la producción de noradrenalina en el cerebro, sustancia estimulante y que favorece el estrés. Es por ello que no es recomendable que mujeres embarazadas o en ciclo menstrual, se bañen con agua fría debido al estrés que produce. También aumenta tu estado de alerta, y evita la caída del cabello.

Add a Comment

vitaminadLa D es una vitamina liposoluble; este tipo de vitamina se almacena en el tejido graso y en los músculos del cuerpo, de donde parte su utilización y aprovechamiento.

Redacción: Agencias

Esta es básica para el buen funcionamiento de nuestro organismo, ya que participa en el proceso de absorción y mantenimiento de los niveles de calcio, mineral fundamental para conservar el funcionamiento del sistema nervioso y la estructura adecuada de huesos y dientes.

Tu cuerpo produce vitamina D cuando la piel entra en contacto con el sol, es por eso que comúnmente se le conoce como la vitamina de “la luz del sol”. La exposición al sol tres o cuatro veces a la semana por un lapso de diez minutos, garantiza unos niveles adecuados de esta vitamina en tu organismo.

Por otro lado, puedes obtener vitamina D de los siguientes alimentos:

Pescados grasos (atún, salmón, anguila y sardinas).

Atún en aceite (conserva), ya que el aceite es un alimento que también aporta vitamina D.

Hígado de res.

Huevo entero.

Las setas, sobre todo las que fueron expuestas a rayos ultravioleta.

 Aceites de hígado de pescado, como el de bacalao.

Leche y productos lácteos.

Leche de soya.

Al no existir muchas opciones de alimentos que de manera natural te puedan aportar vitamina D, hay muchos comestibles que son enriquecidos o fortificados con ella, es decir, se les ha añadido esta vitamina de una manera artificial. Por lo general, son alimentos como los cereales para el desayuno, bebidas de soya, jugo de naranja, yogur y margarina, entre otros. Revisa la información nutricional en las etiquetas de la comida que compres, ahí podrás darte cuenta, entre otras cosas, si contiene vitamina D añadida.

Su consumo aporta los siguientes beneficios a tu salud:

Ayuda a regular y a disminuir el apetito, ya que los niveles elevados de vitamina D ayudan a activar la producción de leptina, que ayuda a bajar de peso.

Regula los niveles de azúcar en sangre, ya que esta vitamina reduce la insulina, mejora los niveles de serotonina y potencia el sistema inmunológico.

Mejora la función muscular. Existe una estrecha relación entre la vitamina D y la función muscular, sobre todo después del ejercicio y las actividades diarias. Los niveles bajos de vitamina D pueden causar fatiga física.

Ayuda a disminuir la presión arterial en pacientes con hipertensión.

Ayuda a mejorar tu estado de ánimo.

Si eres fumadora, la vitamina D puede ayudar a proteger tu organismo de algunos efectos del tabaco sobre la función pulmonar.

Colabora con el buen funcionamiento del sistema inmunológico, defendiéndote de agentes patógenos.

Otra manera de obtener la vitamina D que te hace falta es consumiendo suplementos que la contengan, mismos que puedes conseguir en la tienda naturista de tu preferencia.

Add a Comment

caspaLa caspa es uno de los problemas capilares que más complejos y baja autoestima genera, sobre todo, entre las mujeres.

Redacción: Agencias

Estigmatizado porque hay quien lo asocia a una falta de higiene, lo cierto es que esto no tiene nada que ver con las causas que la generan, sino que se debe a factores dermatológicos, estacionales, emocionales e, incluso, derivados de un mal uso de productos capilares.

"¿Por qué tengo caspa?"

La respuesta a esta pregunta dista mucho de lo que mucha gente piensa: no se produce por una mala higiene, sino por un crecimiento más rápido del habitual de los queratinocitos del cuero cabelludo. La caspa se produce por una irritación del cuero cabelludo o debido a una dermatitis seborreica y en ambos casos se produce una inflamación en el cuero cabelludo. ¿Los 'culpables' de que esto ocurra? El estrés, la excesiva sudoración, el uso de tintes y productos capilares agresivos o incluso el mal aclarado del cabello. 

"¿Toda la caspa es igual?"

No. Los estados de descamación pueden aparecer en forma de placas rojas aunque lo habitual es que si el cuero cabelludo es graso la caspa sea espesa, amarillenta y quede adherida a éste. Además del factor estético, la caspa provoca irritación y picores. Si el cuero cabelludo es seco, la escamación es blanca, fina, y se desprende cayendo sobre los hombros o dejándose ver en el pelo de forma superficial.

"¿Cómo acabo con la caspa?"

Los expertos aseguran que, en líneas generales, el agua tibia o más bien fría es aconsejable para evitar la irritación del cuero cabelludo (algo que puede presentarse en ciertas ocasiones cuando se tiene caspa), así como regular la temperatura de la secadora para que el aire no sea muy caliente.

Por último, y fundamental, debes elegir un champú anticaspa con Selenium DS, un potente activo que ayuda a eliminar hasta la caspa más persistente.

Add a Comment

cascaraHacer una infusión no es nada complicado y así resulta muy efectiva como remedio casero por sus múltiples propiedades curativas.

Redacción: Agencias

Hervir una taza de agua, se ralla la cáscara de naranja (una cuchara y media es buena medida para añadir a esta cantidad), dejar hervir unos cinco minutos luego retirar del fuego y dejar reposar.

Esta sencilla mezcla te ayudará a aliviar problemas de estómago, ya que gracias a su alto número de fitonutrientes y flavonoides, tiene grandes propiedades antiinflamatorias.

Ayuda a bajar el colesterol, pues contiene hespetidina, un tipo de flavonoide con grandes propiedades para metabolizar la grasa en sangre, y reducirla para facilitar su eliminación. Por esta razón es muy recomendada también para acompañar las dietas.

La cáscara de naranja es rica en antioxidantes naturales (vitaminas A, como todas las frutas y verduras de color naranja, y vitamina C) que favorecen el buen funcionamiento del sistema inmunológico y además combaten infecciones.

Add a Comment

agua¿Quieres empezar a comer menos? Estos trucos te ayudarán a hacerlo sin pasar hambre.

Redacción: Agencias

1. Empieza con un vaso de agua

Bebe un vaso grande agua antes de empezar a comer. Llenar tu estómago de líquido es un modo eficiente de comer menos, y controlar el apetito.

2. Añade verduras a la comida

Llena el plato de verduras, si es posible, tres cuartas partes del espacio. Acompañar las comidas con verduras es una buena forma de reducir las calorías que comemos. Ganarás en consumo de fibra y no sentirás nada de hambre.

3. Usa ropa ajustada

Cuando queremos perder peso no conviene llevar ropa muy holgada. Al menos debemos llevar la cintura ajustada para recordar mientras comemos que ya la ropa nos molesta, y controlar las raciones. Si empiezas a estar incómoda con la ropa, es hora de parar de comer.

4. Piensa en los colores

El color del plato y su contraste en la comida influye en cuánto comes, según un estudio de la Cornell University de 2012. Los investigadores demostraron que si había poco contraste entre el plato y la comida, por ejemplo, un plato blanco y arroz blanco, nos servimos raciones más grandes. Mientras  que si hay un contraste potente de colores, por ejemplo pasta con salsa de tomate en un plato blanco nos pondremos una ración más pequeña. Todo lo contrario debes hacer si quieres comer más ensalada, te servirás raciones más grandes si la comes en un plato verde.

5. No comas directamente de la caja o de la bolsa

Si te sientas frente a la tele con una bolsa de papas estás perdida: te la vas a comer entera. Investigadores de la Universidad de Cornell han corroborado que comerás un 50% menos de patatas que si te las sirves en un cuenco pequeño.

Add a Comment