Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

Doña Rosa Margarita: “¿What your name? Yo les respondí: My name is Rosita”

DoñaRositaPrincipal


Conozca la historia de Doña Rosita. Tiene 78 años y desde noviembre estudia el idioma inglés en la Academia Europea, para ella la edad no es una barrera. Estudia la fase tres y poco a poco va avanzando. Desde su experiencia reconoce que su mayor anhelo es motivar a los jóvenes a esforzarse, para que logren alcanzar sus propios sueños y hagan en su vida lo que más deseen.

Redacción y fotos: Milady Cruz

Doña Rosa Margarita López de García llega puntual a sus clases en la Academia Europea, en Santa Elena. Con su sombrero de color gris lucía muy hermosa, llena de vida, esperanzas y deseos de superación, aun con su edad avanzada. Cada sábado lleva en sus brazos sus libros de estudio. 

Ella guarda su esencia de ser una mujer perseverante y con objetivos bien definidos. Es maestra de profesión y su esposo don Jorge Alberto fue quien la motivó a estudiar el idioma y con mucho orgullo reconoce que todo esfuerzo tiene su recompensa cuando se hace con vocación y amor. DoñaRosita2Principal

“Mi esposo Jorge llamó por teléfono a la Academia Europea y me matriculó para que estudiara inglés, ya estoy en la fase tres, poco a poco voy avanzando. Para serle sincera, antes cuando estudiaba inglés no me gustaba, clasificaba en el cuadro de honor, pero en inglés no. Lo estoy estudiando porque sirve para cuando viajamos, mi esposo: “me dijo vas a estudiar y te vas a preparar”, él me paga mi mensualidad de inglés en la Academia Europea”.

La edad es lo que menos cuenta, sino el interés de querer saber un poquito más, la vida no es solo de esperar, es de salir a buscar las oportunidades y aprovecharlas y Doña Rosita lo demuestra con fuerte entusiasmo.

Comenta que en su primer día de clases, se sintió confundida, porque hay estudiantes de todas las edades, “yo soy la mayor de todos. Son muy pacientes con nosotros, lo primero que me preguntaron cómo me llamaba, en inglés… “¿What your name?... Y yo les respondí: My name is Rosita”.

Los jóvenes no se extrañaron “de mi presencia, porque hay de todas las edades, no se sintieron mal, siento que de alguna manera me demuestran respeto. Estoy contenta con los maestros porque son muy responsables, se preparan para dar las clases y nos tienen paciencia, expresa ella al calificar a los maestros de la Academia Europea, su nueva casa de estudios de idiomas.

Durante la entrevista relató, que ella trabajó 40 años en la docencia, en el Hogar del Niño, uno de sus legados fue enseñarles a los infantes a leer y llevar la base de las cuatro operaciones, de hecho le pedía permiso a su esposo para darles refuerzos en su hogar para que ellos quedaran bien preparados.

Doña Rosa Margarita fue educada en el Colegio Santa Inés de Santa Tecla, se graduó en 1962. Tiene seis hijos todos ya son universitarios hombres y mujeres preparados y sin duda gozando de una calidad humana muy especial y tan genuina como lo reflejan sus padres.

DoñaRosita3Principal“Mis hijos están contentos porque estoy estudiando inglés. Me siento muy contenta en la Academia Europea, los felicito porque tienen maestros muy cuidadosos, aptos y dotados del quehacer educativo, porque la docencia requiere de mucha paciencia, ellos son cuidadosos de ser receptivos, que el alumno aprenda bien..."

"...Están a la expectativa que el estudiante asimile el idioma. Esté enferma, llueva, truene o relampaguee siempre estoy aquí en mis clases y porque le quiero demostrar a mi esposo la gratitud por apoyarme y para decirle a los jóvenes que la edad no es obstáculo para aprender, debemos empezar por nosotros mismos y demostrarle a los jóvenes que están aptos para aprender. Mis nietos también estudian aquí en la Academia”.

Cuna de padres muy valiosos y esforzados

Es originaria de Zacatecoluca, nació en el Barrio El Carmen, de sus padres aprendió el valor del trabajo… “mi padre fue un terrateniente que dormía cinco horas, en el día, empezaba a trabajar a las 10 de la noche y se acostaba a las dos de la madrugada, a las cinco de la mañana ya estaba lleno el patio de trabajadores. Era una vida de trabajo intenso en el campo, mi mamá le ayudaba con las planillas y le gustaba bordar, éramos cuatro hermanas”, relata la maestra, quien estudió docencia y se preparó en Educación Especial.

“Me jubilé en 2001, trabajé en el kindergarten Miguel Aparicio, luego en la Escuela Cuscatlán de Santiago Nonualco y en el Hogar del Niño y mi plaza la dejé en el Centro Escolar Ciudad Credisa. Nunca es tarde para aprender y que todo momento hay que saberlo aprovechar, la edad no cuenta porque no sabemos cuándo el Señor nos va a llevar y mientras esa hora llega, debemos aprovechar realizar algo que nos gusta. A media noche me levanto a estudiar inglés, los verbos, las oraciones, recientemente, viajamos a Estados Unidos y me llevé mis libros para seguir repasando, el inglés se estudia a cada momento, cuando voy manejando voy pensando en el inglés... el afán es seguir”, sostiene Doña Rosita, quien siempre es acompañada de su esposo Don Jorge a sus clases de inglés, en Academia Europea.