Twitter Facebook    

logo1

ULTIMAS NOTICIAS
  • Loading

Aspirando a una cultura de excelencia

Fernando1Principal

Por: Fernando Poma, empresario salvadoreño

 

 

De niño, siempre trataba de justificar mis travesuras con el hecho de que algún hermano o amigo me habían convencido de hacerlas.

Mis padres solían responderme con una de dos frases: “¿Y lo que hace el mico hace el mono?, o ¿y si tu hermano se tira a un barranco, te tirarías tú también?”. Y aunque ellos consideraban sus respuestas graciosas, en el fondo,  aprendí que tenían razón. 

Aunque por mucho tiempo no estaba consciente de este hecho, la mayoría de mis actividades, actitudes, pensamientos y sentimientos, han sido producto del condicionamiento e influencias  a los que he estado expuesto.  Esto me atrevo a decir, con rara excepción, nos pasa a todos.  Sin darnos  cuenta, actuamos en función de nuestro entorno y sociedad.

Pensando en El Salvador y siguiendo con esta línea,  veo con preocupación que, hoy en día, en lugar de tener una cultura que nos provoque a aspirar a la excelencia, muchos de nosotros nos resignamos a aceptar simplemente “lo menos peor”. Arrastrados todos los días por las olas del conformismo, y con tantas influencias que nos convencen que esto es “normal”, se nos olvida con frecuencia reflexionar y preguntarnos si esto es realmente lo que queremos.

Es cierto que nuestro país se caracteriza por estar sumamente polarizado, con enfrentamientos ideológicos y resentimientos profundos que no nos permiten  llegar a posiciones compartidas. Para mejorar nuestra sociedad, no necesitamos dividir al país entre buenos y malos, amigos y enemigos, sino superar esta barrera destructiva y lograr un entendimiento mutuo para el bienestar de todos.

Me pregunto con frecuencia si podemos entre todos trabajar para mejorar las condiciones de nuestro país. Estoy convencido de que para lograr esto requerimos de un cambio cultural. Necesitamos aspirar a la excelencia, ponernos  metas altas, ser proactivos, tomar las decisiones acertadas y no aceptar las ideas preconcebidas de otros. Tenemos que buscar un mayor involucramiento y participación por parte de todos los ciudadanos, expresarnos con firmeza y exigir más.

Al final, se trata de  nuestro país. Tenemos la capacidad para hacer realidad nuestras aspiraciones por una mejor sociedad, más justa, más libre, más armónica.  Después de todo, los salvadoreños nos hemos caracterizado por ser un pueblo lleno de fe; somos trabajadores, alegres,  solidarios, luchadores y siempre estamos viendo hacia adelante.  Hemos enfrentado  inundaciones, terremotos y hasta guerras. 

¿Y en la práctica, qué hacemos? Tenemos muchas oportunidades. Como un primer ejemplo, independientemente de nuestra ideología política, escojamos buenos líderes a través de los mecanismos que nos permite la democracia.  Optemos por gente íntegra, con una trayectoria demostrada y  con capacidad de ejecución. No nos dejemos llevar puramente por popularidad; busquemos personas con  propuestas claras y lógicas, enfocadas en las necesidades del país, más pragmáticas que ideológicas. Apoyemos a personas comprometidas  a utilizar los fondos del estado de manera eficiente y exclusivamente para el beneficio de los ciudadanos a quienes representan, a través de la ejecución eficaz de iniciativas productivas.

Respaldemos a gente motivada por ayudar al país y no por razones personales, ni ansias de poder; a personas seguras de sí mismas y sin temor de rodearse de gente verdaderamente capaz. Seleccionemos  a quienes prefieran su patria a su ideología política,  que sepan lo que funciona y lo que no,  y que no tengan temor de copiar una buena idea que tenga mérito. 

Necesitamos gente que, con humildad, recuerde que laboran como representantes y por el beneficio de todos los ciudadanos, que sus cargos son temporales y que periódicamente y con información fidedigna deben rendir cuentas. Elijamos a personas que protejan a capa y espada  la institucionalidad de la nación y que hayan realizado acciones congruentes con ese fin.

Como un segundo ejemplo, pudiéramos trabajar para garantizar  un estado de derecho pleno. Entre otras cosas, las instituciones clave como el Tribunal Supremo Electoral, la Corte de Cuentas y la Corte Suprema de Justicia, no deberían ser  dirigidas por miembros de partidos políticos y con fines partidarios, sino ser independientes y responder únicamente a los ciudadanos. Trabajemos por “despartidizar” y fortalecer  estas instituciones, promover que se cumplan las leyes, y generar los pesos y contrapesos necesarios para que realmente funcione nuestra democracia.

Como tercer ejemplo, pudiéramos trabajar y presionar para eliminar la excesiva burocracia gubernamental, que hoy en día es uno de los factores que impide un crecimiento económico aceptable.

Parecen incongruentes los esfuerzos que hacemos para traer inversiones de países lejanos, cuando en nuestras propias instituciones tenemos más de $500 millones de proyectos estancados en los diferentes procesos de tramitología.

Para nuestro país, que está creciendo a menos del 2%, esto podría contribuir positivamente a generar miles de nuevos empleos. Debemos facilitar la inversión que está ya a nuestro alcance, fijando tiempos razonables, reduciendo trámites y logrando una mayor integración entre las instituciones que participan en este proceso.

Como cuarto ejemplo, pudiéramos apoyar  iniciativas  que contribuyan a generar seguridad ciudadana, ya que sin seguridad no hay libertad. Si una niña de trece años no puede caminar veinte minutos a su escuela, por temor a que la vayan a asaltar, secuestrar, violar o incluso matar, no existe tal libertad.  

También ameritan mucha atención varias otras prioridades vitales, tal como la  reducción de la pobreza a través de una reactivación de la economía, generación de empleo y el mejoramiento del  acceso  y calidad de la educación y la salud.   Creo que los principales problemas del país los conocemos todos y no los voy a repetir aquí ahora. Los temas anteriormente mencionados son importantes para mí. ¿Cuáles son importantes para ti y en qué cosas quieres y puedes involucrarte? ¿En qué áreas puedes tener algún tipo de injerencia?    

Te invito a que no nos quedemos con los brazos cruzados. Creo que podemos aspirar  a más.

Twitter: @fernandopoma

Add a Comment

El país de los zombis y Gustavito/ “Sos” nos estamos muriendo (parte I)

Maestra Alma SánchezBitácora del mes de marzo de 2017: reporta habitante de la región infestada por el virus, ubicada en la Longitud: O 88°55'0.12" y Latitud: N 13°49'59.88". Nos encontramos sobre suelo volcánico ubicado exactamente en el fiel de la balanza del continente americano, paradójicamente, el territorio es conocido como El Salvador.

Por: Maestra Alma Sánchez 

No soy científica, solo observadora permanente, por más de 20 años, de un fenómeno igual al reportado en diversas películas de cine como las de Resident Evil, o las del juego Plantas versus Zombis. Creo que no existe otra palabra que pueda explicarlo: zombi.

Tenemos décadas de enfrentar problemas de putrefacción de nuestros cuerpos, no obstante, parece que ya nos hemos adaptado al proceso de degeneración celular, caminamos impávidos frente al olor putrefacto de numerosas bolsas de basura, regadas en todo el territorio; si bien es cierto otras latitudes del fiel centroamericano y del mundo, reportan problemas con la basura a la que técnicamente llamamos desechos sólidos domésticos, el grado de expansión de la infección Zombi en El Salvador, es sin comparación con otras latitudes investigadas por la suscrita.

No existe población libre de los síntomas, todos nos desplazamos a diferentes velocidades al unísono de un comportamiento errático: nadie observa, solo mira; nadie dice nada, solo hablamos gesticulando signos vocales y textos digitalizados sin sentido, en aparatos suntuosos de onerosas marcas, que no podremos comer cuando todo se haya acabado; no nos damos cuenta que nos estamos quemando… lo poco que sustenta la vida está ardiendo.

Hace menos de un mes, los Zombis de El Salvador, nos volcamos a las calles, y a los medios sociales, la prensa escrita, radial y televisiva pasó casi 15 días de duelo por la muerte de Gustavito un hipopótamo del Zoológico Nacional. Hoy el país arde por las quemas a nivel nacional, y la indignación no existe; el Volcán de San Salvador se está acabando, su biodiversidad, sus zonas de recarga hídrica, centenares de animales, terrestres y aéreos se han quedado sin medios de vida al igual que los habitantes de dichos sectores, pero nadie dice nada, solo miran, solo gesticulamos sin pronunciar palabras.

Ni los diputados, ni el Comandante General de las Fuerzas Armadas Nacionales, ni los Ministerios o Secretarías del Estado, vinculados al tema del medio ambiente, evidencian un accionar acorde a la urgencia que se vive en este momento. El elocuente Alcalde de la capital, que siempre tiene algo que decir ante hechos que afectan o conmocionan al país, se ha quedado callado; la empresa privada, sus tanques de pensamiento están mudos ante la emergencia.

¿Dónde está la activación inmediata de los sistemas de emergencias nacionales?, ¿dónde los helicópteros aguateros en vuelo?... ¿se activarán cuando no haya nada que salvar? Por el momento, solo un grupo de valientes bomberos y miembros de Protección Civil, que, aparentemente, aún no han sido infectados por el virus Zombi, se encuentran luchando contra el destructor fuego.

¿Dónde quedó la sensibilidad de los que combatieron en la montaña; el lugar donde sus almas fueron una con la Madre Tierra? ¿Dónde quedó la capacidad de leer el cielo, el aleteo de los pájaros, las huellas de los pasos caminantes y errantes? ¿Dónde quedó el gusto de beber y compartir con los venados y cotuzas, de agradecer a la verde espesura la protección ante el enemigo?... ¿Por qué los curules  y oficinas acondicionadas artificialmente, enceguecen, ensordecen y…? El virus, sin lugar a dudas, se ha propagado hasta las altas esferas empresariales, sociales y políticas.

Pero es que las quemas no conmocionan ya a nadie, nuestros cerebros, sencillamente, no procesan, han perdido los criterios de ponderación entre lo suntuoso y lo vital; entre la verdadera felicidad y el adormecimiento engañoso de la tecnología y el dinero. En condiciones normales, se hubiera esperado que los pobladores de la región reaccionáramos, con la contundencia y dolor semejante al caso Gustavito… la pérdida de los árboles, el dolor de los animalitos, la escasez de agua que hoy será más evidente, la gruesa capa de humo que hoy cubre el AMSS y el país consumiendo el poco aire, ya viciado que tenemos, sencillamente, YA NO DUELE.

Me parece que es necesario ir dejando registro de la sintomatología de la gravedad de la infección, su avance y cómo poco a poco nos iremos dejando morir. Procuraré ir poniendo en orden lo escrito en bitácora en los últimos 20 años; no será gran cosa, porque no tengo formación científica, algunos de mis análisis  y conclusiones, se basan en simple observación. En todo caso, éste será mi legado.

Add a Comment

UNA HISTORIA, DOS COREAS

FernandoPomaPrincipalEscribiré de hechos y no de opiniones:

Por: Fernando Poma

Empresario salvadoreño @fernandopoma

 

 

 

Hace aproximadamente 66 años, la península de Corea, situada entre China y Japón, era una nación compuesta de ciudadanos que habían luchado juntos encarando constantes conquistas de naciones extranjeras, una nación unificada que había hecho frente a múltiples invasiones y que abogaba por su independencia de la ocupación japonesa que inició en 1910.

Con la derrota de Japón en 1945, en la Segunda Guerra Mundial, las fuerzas soviéticas tomaron el control del norte de Corea y los Estados Unidos por su parte, se hicieron cargo de los territorios del sur.  En 1947, la Organización de Naciones Unidas (ONU)  propuso elecciones que reunificarían Corea bajo un solo gobierno local. Corea del Norte rehusó participar.

Como consecuencia de esta división, surgieron dos nuevas entidades: Corea del Norte y Corea del Sur. Estos dos países se organizaron independientemente, adoptando diferentes ideologías y diferentes políticas económicas.

El norte siguió el modelo soviético socialista, así como el de China, de abolición de la propiedad privada. El sur realizó elecciones presidenciales en 1948 y aunque experimentó a lo largo de los años períodos difíciles y serios retrocesos, logró crear un gobierno democrático con libertad y respeto a la propiedad privada.  El norte se convirtió en la República Popular Democrática de Corea y el sur en la República de Corea.

Hablemos ahora del presente:

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), el producto interno bruto (PIB) de Corea del Sur cerró 2012 en US$ 1, 151,000 millones, siendo la décimo cuarta economía más grande del mundo y su PIB per cápita fue de US$23,021.

Según el Heritage Foundation y la ONU, Corea del Norte tuvo en 2010 un PIB de US$ 12,300 millones y un PIB per cápita de US$ 502 (no hay información más reciente). En otras palabras, pese a que Corea del Sur tiene el doble de habitantes que sus vecinos del Norte, la riqueza generada por el país, por habitante, es casi 45 veces mayor. Incluso con las estadísticas más optimistas del PIB de Corea del Norte por parte del World Factbook, la relación es de 14,7 veces.

Corea del Sur está clasificado como país desarrollado por la ONU, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional y es un importante socio comercial de las economías más grandes del mundo. 

Por ejemplo, es el tercer socio comercial más importante para China y Japón, el séptimo para Estados Unidos y el octavo para la Unión Europea. La economía surcoreana cuenta con un sector empresarial muy fuerte liderado por grandes conglomerados que incluyen multinacionales como Samsung, LG y Hyundai-Kia. 

Corea del Sur es el sexto productor de energía nuclear más grande a nivel mundial y el segundo más grande en Asia. Se encuentra entre los países más avanzados tecnológicamente y mejor comunicados; es el tercer país con mayor número de usuarios de internet de banda ancha entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Cuenta con una de las infraestructuras más avanzadas en el mundo; por ejemplo, el aeropuerto de Inchón ha sido seleccionado como el mejor aeropuerto internacional  durante cuatro años consecutivos, por el Consejo Internacional de Aeropuertos. El país va a la cabeza en la industria de la construcción naval. Corea del Sur es uno de los líderes de innovación en tecnología, siendo la tercera nación con más patentes registradas, sólo después de Japón y Estados Unidos.

En contraste, Corea del Norte tiene solo dos grandes socios comerciales: China y Corea del Sur. El principal empleador es el Estado y esto limita las oportunidades de crecimiento laboral, apunta Heritage.  Corea del Norte ha padecido escasez de alimentos, lo cual ha conducido a desnutrición y bajo desarrollo. 

El rotativo chileno La Tercera reporta que, desde los años 90, alrededor de unos dos millones de personas han muerto por hambruna. En 2006, la Food and Agricultural Organization of the United Nations (FAO) estimó que el país requería entre 5.3 y 6.5 millones de toneladas de granos al año, y la producción interna apenas llegaba a los 3.8 millones, de acuerdo con un documento de Human Rights Watch.

En 2011, Unicef calculó que alrededor de un cuarto de la población de Corea del Norte, o seis millones de personas, no tienen suficiente para comer. Casi un millón de ellos eran niños menores de cinco años. Unicef dijo que la comida estaba racionada y que el país era “susceptible a las crisis alimentarias debido al aislamiento político y económico, y al cambio climático”. 

El Programa Mundial de Alimentos (PMA), indica que Corea del Norte “sigue enfrentando escasez de alimentos regular y significativa”, con uno de cada tres niños con desnutrición crónica o con muy poca estatura para su edad.

El World Factbook reporta que la tasa de mortalidad infantil, para niños menores de un año, por cada mil nacimientos  es de 50.15.  En su vecina del sur es de 4.24.  De manera similar, un  estudio  realizado por Sunyoung Pak, una antropóloga biológica de la Universidad Nacional de Seúl, comparando jóvenes refugiados norcoreanos  con surcoreanos de la misma edad, reveló que estos últimos eran 2.3 pulgadas más altos, mientras que en las mujeres jóvenes, la diferencia era de 2.6 pulgadas.

Adicionalmente,  estas diferencias también han creado variaciones importantes en las expectativas de vida,  las que según el  World Factbook, en Corea del norte son de 14.8 años menos que en Corea del Sur y de acuerdo a los datos del Banco Mundial, 12 años menos.

En cuanto a Libertad Económica, según Bloomberg y The Heritage Foundation en su Índice de Libertad Económica para 2013, Corea del Norte logró en 2011 un puntaje de 1.5%, en contraste con 70.3% de Corea del Sur y un promedio mundial de 59.6%. Comparando países, la misma publicación detalla los siguientes rankings, siendo el puesto 185 el peor:

  Corea del Norte Corea del Sur
Derechos de Propiedad 175 26
Indice de Corrupción 176 42
Gasto Público 172 69
Libertad Monetaria 176 61
Libertad de inversión 170 37
Libertad Fiscal 177 122
Libertad de Empresa 177 9
Libertad Sindical 177 135
Libertad de Comercialización 177 111
Libertad Financiera 177 17

Cifras para 2011.

Este caso es de particular interés, ya que es un ejemplo que ilustra claramente lo que funciona y lo que no. Pensando en muchos países de Latinoamérica, se me viene a la mente la famosa frase de Albert Einstein, quien dijo que “la locura es hacer la misma cosa una y otra vez, esperando obtener diferentes resultados”. 

Add a Comment

El Agua es Vida y Desarrollo, ¡Cuidémosla!

Enrique MerlosEl agua es imprescindible para la vida, y está directamente relacionada con el desarrollo social y económico, por lo que es importante que todas y todos involucremos en su protección y conservación. 

Redacción: Enrique Merlos

@EMerloss 

Este 22 de marzo, se conmemora el Día Mundial del Agua 2017, cuyo lema está centrado en las “Aguas Residuales” y en sintonía con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), de manera concreta con el objetivo 6 que busca garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos.

El mundo se está urbanizando aceleradamente, al grado que en el 2050 se estima que el 70% de la población vivirá en ciudades, en contraste con el 50% actual. Asimismo para el 2030 se espera que la demanda mundial de agua crezca en un 50%.

En El Salvador, el mal manejo del medio ambiente ha incrementado los niveles de vulnerabilidad y acelerado la contaminación de los recursos hídricos. Esto afecta de manera directa a las familias más pobres, quienes tienen que emplear una parte importante de su tiempo para obtener agua de calidad que asegure su supervivencia. Por otro lado, el sector productivo cada vez tiene que generar mayores niveles de inversión para disponer de agua de calidad para el desarrollo de sus productos y servicios.

La problemática de los recursos hídricos se debe, en primer lugar, a la escasez física, debido a la disminución de la capacidad del territorio para infiltrar agua; en segundo lugar a la contaminación del agua; en tercer lugar al uso y administración ineficiente del recurso, por la carencia de un marco legal y una institucionalidad hídrica acorde con las condiciones del país; y en cuarto lugar a la falta de sensibilización y concientización de la población para el uso eficiente, la protección y conservación de los recursos hídricos.

Lo que queremos los salvadoreños, en general, es recibir agua en nuestros hogares las 24 horas del día a un precio bajo. No nos hemos puesto a reflexionar en temas tan importantes como: ¿De dónde viene el agua que estoy utilizando?, ¿en qué condiciones están las fuentes de donde viene el agua?, ¿cuánto cuesta potabilizar el agua y transportarla hacia nuestros hogares?

El Río Lempa, la principal fuente de agua con la que cuenta el país, desde hace décadas, se encuentra en un proceso acelerado de degradación que pone en riesgo procesos de abastecimiento de agua potable, producción agropecuaria, generación de energía eléctrica y otras actividades. La cuenca de este importante río ya está siendo impactada por la variabilidad climática y por la generación de vertidos de todo tipo en su recorrido. La gestión de la cuenca del Lempa no depende únicamente de El Salvador, sino que tiene que ser compartida con Honduras y Guatemala, bajo un enfoque de manejo transfronterizo e involucrando a los actores del territorio.

En el marco del Día Mundial del Agua es importante hacer un llamado de atención a los partidos políticos, las instituciones de gobierno, los medios de comunicación, las organizaciones de la sociedad civil y a la población, en general, para que dejemos de lado las diferencias y superemos los vacíos de comunicación que, a lo largo del tiempo, han impedido que en el país se lleven a cabo un esfuerzo de nación que permita hacer frente a los desafíos en materia de recursos hídricos.

Es importante hacer una apuesta de nación para formar capacidades e implementar tecnologías de bajo costo que permitan la cosecha de las aguas lluvias, pues año con año caen del cielo un promedio de 2,800 mm de agua, de la cual una parte se evapora, una pequeña parte se infiltra y el resto se pierde, porque no hay capacidad de almacenarla. Para almacenar esta agua se pueden utilizar los techos de las viviendas y desviar el agua hacia tanques, pilas o bolsas de geomembranas. También se pueden construir reservorios de agua para abastacer a las comunidades rurales, a las ciudades y para uso de las empresas que utilizan grandes cantidades de agua para el desarrollo de sus productos.

El Consejo de Ordenamiento y Desarrollo Territorial juramentado recientemente, tiene un gran reto para poner en marcha la Ley de Ordenamiento y Desarrollo Territorial aprobada desde el 2011. Ya no es posible continuar con la lógica de mal uso del territorio, derribando bosques y cafetales para dar paso a proyectos de urbanización; tampoco se puede seguir expandiendo el cultivo de la caña de azúcar hacia zonas que deberían estar dedicadas a la protección y recuperación ambiental. Se requiere la aprobación a corto plazo de la Ley que prohíba definitivamente los proyectos de minería metálica en el país, pues estos proyectos son funcionales solamente en zonas con grandes extensiones en donde su impacto no alcanza a las comunidades.

Hay que reforestar las cuencas hidrográficas de nuestros territorios, iniciando por aquellas que tienen una importancia vital para la provisión de agua y energía, como la del Río Lempa, el Río Paz y el Río Torola; las zonas de infiltración y donde existen acuíferos importantes. En estas zonas también se deben construir barreras vivas y acequias para evitar la degradación de los suelos, fortalecer la capacidad de inflitración de los terrenos y prevenir potenciales inundaciones en la epoca de invierno.

Add a Comment

Solidaridad la fuerza que nos une

Miguel Hernández


Por: Miguel Hernández. Periodista salvadoreño radicado en Houston

 

 

 

A raíz de los cambios inhumanos en la administración estadounidense en cuanto a política migratoria, el futuro de más de 11 millones de personas que viven sin documentos en Estados Unidos es cada vez menos favorable.

Los más de 13 decretos ejecutivos muchos de ellos vinculados al tema migratorio, hunden cada día más al indocumentado; quien sólo intenta sobrevivir a la crisis social y económica de su país de origen.

Personas de múltiples regiones, sean de Latinoamérica, Medio Oriente, África, Europa y Asia llegaron a este país con sus bolsillos llenos de esperanzas a la "tierra de la libertad", con el objetivo de forjar un futuro mejor. Sin embargo, la llegada de Donald Trump, marca el inicio de una persecución retrógrada y "sin sentido" dentro de un país constituido históricamente por inmigrantes".

Es conmovedor observar a un inmigrante sin documentos explicar a su familia que el futuro es poco alentador. Cómo explicar a tu hijo que los "valores de libertad y prosperidad" no existen y que sólo es una utopía.

En este contexto, surge una "luz en la oscuridad". La solidaridad. La solidaridad es, realmente, la base de la sociedad humana si se tiene en cuenta que cuidándonos unos a otros es que podemos sobrevivir. Es tiempo de mostrarnos unidos para hacer un frente común a las adversidades actuales. No importa el color, raza, religión u origen. Todos somos humanos y tenemos derechos universales.

Es ahora cuando todos los afectados por estas políticas dictatoriales debemos juntos unir fuerzas y demostrar que nuestra capacidad va más allá de cumplir con una jornada laboral.

Somos agentes de cambio que con nuestro aporte también contribuye al desarrollo económico y social del pueblo estadounidense.

Add a Comment
BANNER INFERIOR 2-1
BANNER INFERIOR 2-1