Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

#Opinión/ “Los juegos olímpicos tienen que esperar porque el mundo tiene que llegar sano a Tokio”

ComitéOpinión1PrincipalLa decisión que el Comité Olímpico Internacional, en conjunto con el gobierno municipal de Tokio y el gobierno central, que tomaron es una que no tiene precedentes en los 124 años de historia del movimiento olímpico.

Por: Ing. Eduardo Palomo 

Anteriormente, se habían cancelado los Juegos Olímpicos de 1916 por la Primera Guerra Mundial y los de 1940 y 1944 por la Segunda Guerra Mundial, de tal forma que una postergación de los Juegos es algo que nunca había sucedido.

Hubo situaciones de crisis como la que se enfrentó en 1980 con el boicot de los Juegos Olímpicos de Moscú por la invasión soviética a Afganistán y luego la represalia que el bloque soviético tomó con Estados Unidos para Los Ángeles 1984.

Para poner un poquito en perspectiva todo lo que significa esta decisión que en conjunto tomó el Comité Olímpico Internacional, esta ha sido el producto de un proceso de consulta de todos los actores que están involucrados en que los juegos sean una realidad. Obviamente, el factor prioritario ha sido el bienestar de todos, siendo los atletas los principales objetos de los juegos.

Sin embargo, hay que entender que detrás de ellos hay equipos de personas en logística, entrenadores, administradores. Además, está toda la infraestructura que ha sido construida en Tokio y el equipo de apoyo. También dentro de cada de uno de los países, cada Comité Olímpico nacional ha invertido muchos años y recursos para la preparación de sus atletas, que en algunos casos están clasificados y otros están en vías de clasificación.

Así cómo han puesto la infraestructura detrás de cada una de sus organizaciones para mostrarle al mundo y poder en el caso nuestro de El Salvador poner y darle gracias a Dios y a los patrocinadores que tenemos, como SISA, Farmacia San Nicolás, Nike, Grupo Q, Laboratorios Suizos, que en algunos casos durante más de cuatro años han seguido creyendo en el equipo olímpico y el Team ESA.

La decisión de la postergación de los juegos fue después de haber analizado todo el entorno. Es una situación que no tiene precedentes porque estamos ante un virus, cuya cepa era desconocida hasta este momento y todavía no hay una vacuna para su prevención y tratamiento profiláctico, de tal forma que ante una situación de incertidumbre y cambiante, exponer la vida de todos los que van a participar es un riesgo innecesario.

A esto hay que añadir las restricciones de viaje que hay en este momento, las cuales han impedido que muchos de los clasificatorios se lleven a cabo. Hay otros efectos que impactarían en el atleta, porque no le permitirían competir en plenitud de condiciones, ya que muchos no han podido entrenarse o sus entrenamientos han sido interrumpidos.

En el centro de las discusiones la prioridad siempre fue el atleta, aunque también existe una inversión sin precedentes que el gobierno de Tokio ha hecho y que en este momento tendrá que ser trasladada doce meses, eso contratos con televisoras, con hoteles, con suministros de servicio que tendrán que ser revisados.

De esa forma creo que es lo que hay que tener en cuenta es que Tokio ha hecho un trabajo desde el 2013 para prepararse para julio del 2020. Estaban listos desde hace más de un año. En noviembre del 2018 yo visité la ciudad y ya estaban listos.

Tokio no sólo estaba preparado para ofrecer unos juegos con la eficiencia y excelencia que caracteriza a sus productos y servicios, sino que también la sociedad estaba preparada. Se trata de gente que se caracteriza por la gran consideración y respeto en el trato con sus semejantes, una sociedad que respeta las leyes, que tiene sus parques y ciudades limpias. Este es un buen momento para reflexionar cuál es el verdadero fin de los juegos.

En el 2013, Tokio decía que su lema era “Descubre mañana”. Los juegos en este momento tienen que esperar porque el mundo tiene que llegar sano a Tokio, tiene que llegar alegre. Porque Juegos los Olímpicos deben de ser una celebración de la humanidad, no de la imposición de criterios.

El Comité Olímpico Internacional, en conjunto con las federaciones internacionales y con los Comités Olímpicos han tomado esa decisión. Yo puedo asegurar que he estado en charlas constantes con Thomas Bach, presidente del COI. Soy muy amigo de la presidenta del Comité Olímpico de Canadá, Tricia Smith, que es remera. El principal director de Tokio 2020 es John Coates, presidente del Comité Olímpico de Australia, es amigo mío también. Todos ellos han estado en consulta constante. No me cabe la menor duda de que han tenido en consideración todas las variables.

Yo creo que es el momento para enfocarnos, estar con nuestras familias y esperar el momento en que estemos listos para que El Salvador pueda participar con la alegría y con su gran uniforme que nos llena de orgullo.

Con el apoyo de Comité Olímpico de El Salvador.