Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

#Opinión. Ajedrez político ante el #COVID19

Moisés1PrincipalPor: Moisés Castellanos, Estratega Digital

Las emergencias siempre llegan y esta parece que se quedará un poco más de lo que esperábamos; pero aun así no es para siempre.

Y precisamente el enfoque estratégico que hay que tener en cuenta ante el COVID19, es que esta crisis es temporal y debe ser administrada con acciones que se ejecuten paso a paso.

El Gobierno debe de enfocar todos sus canales de comunicación a tres puntos claves: El primero, informar con claridad. La confianza gobierno y ciudadano juega un papel importante, la opinión pública debe de aterrizar sus ideas en la confianza y credibilidad de sus líderes políticos.

El segundo punto, es la información de solución e inteligencia de reacción. Acá son elementales las soluciones rápidas y no perfectas; el discurso de “es mejor prevenir que lamentar” es poderoso y se informa el cómo, cuándo y por qué de las acciones políticas teniendo en cuenta que debe de existir un límite temporal. Esto trazará un margen de tiempo en las mentes de los ciudadanos.

El tercer punto va encaminado a escuchar los ruidos de exigencia y preocupaciones de los ciudadanos, a lo que se debe de responder informando todos los días a través de una buena relación con los medios de comunicación tradicionales para dejar ver la transparencia de la gestión y el manejo de recursos en estado de emergencia. Esto ayudará a construir puentes de ayuda para otros sectores que podrían sumarse por autoiniciativa.

Los gobiernos tal vez no manejen de forma absoluta la crisis comunicacional, pero si van a poder controlar el estado de ánimo de los ciudadanos, mantener una comunicación transparente y clara que genere confianza. Pues, de lo contrario, la comunicación poco transparente y entendible generará incertidumbre y caos. La culpa en este último punto no la tendría la ciudadanía sino la baja calidad de la comunicación gubernamental.

Los gobiernos deben de percibirse fuertes, protectores, firmes y atentos; evitar todas las presencias de imágenes y personajes que puedan afectar la credibilidad ante la crisis y también debe de destinar la importante tarea del vocero de la crisis; puede ser el presidente, vicepresidente o algún ministro con altos índices de credibilidad y simpatía con mucha trayectoria. El desenvolvimiento de este personaje determinará la imagen del gobierno en turno y el impacto que tendrá será positivo por buena gestión o se convertirá en negativo por perder el enfoque y gestionar las crisis del día a día sin pensar en lo estratégico.

Los equipos comunicacionales y de cobertura territorial comenzarán a cansarse y pronto estarán saturados. Un punto para considerar es que al interior de la gestión de la crisis debe de existir un Project Manager que oriente los intereses de la comunicación gubernamental y el flujo de trabajo.

Los movimientos claves para mantener la confianza e imagen positiva es informar absolutamente todo, cantidades de entregas de alimentos a poblaciones vulnerables, cantidad de pruebas realizadas, acciones pequeñas, medianas y territoriales. Esto supone inundar las redes sociales y la comunicación gubernamental tradicional de tal forma que en cada espacio de cobertura exista información clara y real de acciones que el gobierno hace por los ciudadanos. Es importante mantener un equipo de monitoreo constante que se encargue de confirmar o reprobar las noticias que buscan desinformar y generar pánico a los ciudadanos, será una batalla contra el COVID, pero también contra la desinformación.

Los gobiernos están débiles y cansados, esto se podrá observar poco a poco; al fin y al cabo, son humanos y sus equipos de reacción ante crisis comunicacional estarán en su totalidad adecuando cada política pública, programa o proyecto en el eje transversal que se llamará Coronavirus.

Es importante mostrar a la ciudadanía quienes son los que tienen el control de la situación, pero es aún más importante la confianza y la nueva relación con más sectores que pueden marcar la diferencia para tolerar esta crisis. Acá les ponemos nombre y rostro, pueden ser empresas, activistas, partidos políticos entre otros. La atención en responder en redes sociales a los usuarios con dudas es importante para mejorar las relaciones con los usuarios y generar un vínculo de confianza para solventar las dudas antes las decisiones tomadas.

Finalmente, muchas de estas acciones serán repetitivas diariamente hasta llegar al punto que mentalmente los ciudadanos tengan una referencia clara y eso se transforme en una opinión e intención negativa o positiva. El comportamiento de la sociedad será equivalente a la que los líderes políticos los acostumbraron a comportarse antes que la crisis existiera y esto compromete grandemente las decisiones gubernamentales y efectividad de esta debido al comportamiento de la sociedad.

Hay que recordar que esta es la prueba de fuego mayor y los errores tácticos serán aprovechados por nuestros contrincantes cuando los aires de elecciones vuelvan a nuestras ciudades y se recordará por la efectividad o la incompetencia.