La doble moral, no la pases

Visto: 5861

generacionEn la teoría del psicoanálisis planteada por Freud, describe la estructura del aparato psíquico humano con tres instancias fundamentales: el ello, el yo y el superyó.

Por: Generación Azul

El Ello es inconsciente y consiste fundamentalmente en la expresión psíquica del instinto y los deseos, es decir los impulsos primarios. El superyó es la instancia moral, enjuiciadora de la actividad del Yo  donde se encuentran los principios y valores que hemos aprendido en el tiempo. Finalmente el Yo que es la instancia psíquica actuante y que aparece como mediadora entre las otras dos, es decir el principio de la realidad.

En estos últimos meses he notado como nos hemos enredado en una doble moral, pareciera que vivimos para ello. ¿Esto es nuevo? Quizás no, pero ahora estamos más expuestos. ¿Aplica para todos? Creo que mayor o menor escala sí, pero cada uno es el encargado de hacer su propia valoración de cuál y en qué condiciones uno es más dominante que el otro.

En las tendencias de Doble Moral, lo que prima es la necesidad de salirnos con la nuestra, de hacer lo que nos conviene. Nos estamos dejando ganar por el instinto primario y olvidamos los valores y principios que de alguna manera nos permiten tomar decisiones más justas.

Pero ¿Cuándo ejercemos la doble moral? En nuestra sociedad hay muchos ejemplos, cito algunos como muestra:

Podría pasar citando ejemplos para que estuvieran entretenidos un par de horas, pero la idea es que en muchos ámbitos hemos perdido el rumbo. Yo estoy realmente preocupada por lo que reflejamos como sociedad, por lo que nuestros nuevos cánones nos dicen que es aceptable, por lo que nuestros hijos ven y replican.

Estamos rodeados de Guasones y Harvey Dent, pero no de Atticus Finch. Nuestros políticos han llegado a un punto de decadencia, en el cual ningún partido nos representa, ni representa en sí mismo una alta escala de valores, independencia e ímpetu que la realidad que vivimos está necesitando.

Dejemos de lado la Doble Moral y comencemos a trabajar en pro de la salvación de nuestra sociedad, nosotros constituimos la base, si nosotros estamos quebrantados, como esperamos tener representantes coherentes. Empecemos por nosotros, prediquemos con el ejemplo.