Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

Principios de Dios que todo emprendedor tiene que accionar

Emprender MynorGo

Por: MynorGO!  Desde Ciudad de Guatemala

 

 

 

He decido compartir con ustedes el siguiente artículo porque he tenido la bendición de asesorar a muchos emprendedores y personas, empresarios o gerentes que creen en Dios de una manera más fuerte y otros lo tienen como un ser  de una iglesia y no han buscado la fuente realmente de todo éxito, me refiero al genuino.

Mi objetivo es que usted aprenda que en la Biblia existen más principios para hacer empresa, que historia de personajes.

Principio #1

En Jeremías 29:11 dice: Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes - afirma el Señor -, planes de bien y no de mal, a fin de darles un futuro y una esperanza.

Explicación:

Dios afirma que tiene ya planes para cada uno, que Él se tomó el tiempo para hacer una planificación estratégica para que tengas un futuro de bien y además te mantengas con esperanza. Esta esperanza es la certeza que todo mejorará y crecerá.

Tenemos la costumbre de planificar a nuestra manera, a nuestra conveniencia según nuestra propia inteligencia. Pero una verdad absoluta es que Dios bendecirá, lo cual es sinónimo de multiplicación, respaldo y garantía… "los planes que Él tiene para nosotros diseñado" lo que hacemos comúnmente es que le llevamos a nuestros planes pero no vamos a Él para conocer, escuchar o esperar cuáles son nuestros planes de emprendimiento diseñados por Dios, que son de éxito para mí y así poder ejecutarlos.

Principio #2

Salmo: 68:28

Tu Dios ha ordenado tu fuerza; confirma Dios lo que has hecho para nosotros.

Explicación: Dios nos ordena nuestra energía, nuestras ganas de emprender hacia los mercados correctos, clientes correctos, Él habla de orden y fuerza. Y eso es enfoque, parte del orden es aprender siempre más en relación al negocio, buscar el mejor consejo, los mejores cursos para que tu fuerza mental, emocional y espiritual sea una sola de una manera contundente para que así puedas ver como Él mejora cualquier resultado que ha preparado en sus planes para nosotros.

Principio #3

Isaias 55:5 He aquí que llamarás a gente que no conociste, gente que no te conocieron correrán hacia ti, por causa del Señor tu Dios y del Santo de Israel que te ha Honrado.

Explicación: Mercado objetivo de clientes. Dios nos instruye a que llamemos, declaremos, invoquemos, decretemos a esos clientes que aún no saben de nosotros y que corran hacia nosotros por una poderosa causa que es la mejor que puedas tener en esta tierra y es que Dios nos ha honrado en el emprendimiento, servicio, profesión. Personalmente, puedo compartirles que hago está declaración y en cuestión de un tiempo empresas o personas llaman para contratar mis servicios.

Principio #4

Salmo 37:23

Por El Señor son ordenados los pasos del hombre y Él aprueba su camino.

Explicación: Es fundamental mantener una comunicación con Dios para que Él nuevamente ordene nuestra agenda, nuestros contactos, nuestras visitas pero ¿por qué es fundamental esto?

Porque manteniendo esa comunicación sabremos que Él aprueba que lleguemos a ciertas empresas donde Él ya se ha anticipado y tiene un negocio u oportunidad para nosotros.

Principio #5

Proverbios 21:31

El caballo se alista para la batalla pero El Señor es quien da la victoria.

Explicación: Teniendo el plan de Dios alineado a nuestro emprendimiento y todos los principios anteriores tenemos la obligación de alistar el caballo o sea el producto, la profesión, el discurso, la conferencia. Porque si No hacemos nuestra parte con excelencia, no podremos destacar ante los ojos naturales y Dios no bendice mediocridad. Busque preparar su agenda, su puntualidad, los beneficios que brindará, su propuesta de valor, su factor que lo diferencia, su estrategia, su comunicación y  entonces El Señor le dará la victoria.

Dejaré estos 5 principios que todo emprendedor debe aplicar para ver resultados del tamaño de Dios y sobre todo respaldados por Él.

Espera la segunda parte de esta serie que estaré compartiendo y quiero  que los apliques con disciplina y convicción además de compartirla con tus contactos y amigos.

¡Gracias por tus comentarios! Si no estás de acuerdo ahórratelos, ya que no pretendo caer en discusiones de doctrina o religión, el único propósito es compartir algo de valor y utilidad.

¡Bendiciones!

MynorGO!

Entrenador Mental

(502) 4900-8181

Add a Comment

Taiwán debe participar en la Organización Mundial de la Salud

embajadora Principal

Florencia Miao-hung Hsie,

Embajadora de Taiwán en El Salvador

 

 

 

La 70ª. Asamblea Mundial de Salud (AMS), a realizarse del 22 al 31 de mayo, será un encuentro trascendental donde se definirán estrategias y tácticas para hacer frente a los retos mundiales en materia de salud y bienestar. En dicho encuentro se reunirán las delegaciones de todos los Estados Miembros para tratar políticas generales, programas y proyectos relacionados al control y promoción de la salud en el mundo.

Lamentablemente y a pesar del requerimiento formal de algunos Estados Miembros, la Secretaría de la Organización Mundial de la Salud (OMS) no ha convocado al Ministerio de Salud y Bienestar de la República de China (Taiwán) para participar en tan importante Asamblea este año.

La República de China (Taiwán) formó parte de este importante foro entre 2009 a 2016 y existe la inminente necesidad que Taiwán forme parte de la red mundial de salud, debido al respaldo permanente y sin condición de Taiwán a la comunidad internacional.

La afirmación de China Continental, citada parcialmente en la resolución de la Asamblea General de la ONU Nº 2758 y Nº WHA 25.1, que nuestra participación se basa en el principio de “una sola China” es un argumento unilateral y totalmente falso. Esto no puede ser argumento para enfrentar el problema de los derechos de salud de 23 millones de habitantes de Taiwán y tampoco tiene nada que ver con la participación profesional de Taiwán en OMS.

Sólo el gobierno de la República de China (Taiwán) puede representar a sus 23 millones de habitantes y asumir responsabilidad de la salud de todo el pueblo; por lo que la exclusión de Taiwán de la AMS, debido a razones políticas, viola la Carta de la Organización Mundial de la Salud y priva de sus derechos al pueblo de Taiwán y a los habitantes del mundo de beneficiarse de los avances de la medicina taiwanesa.

El principio y el Derecho Humano a la salud no pueden ni debe politizarse ni desnaturalizarse. Durante las últimas décadas, Taiwán ha concentrado sus esfuerzos para contribuir al fortalecimiento de la salud mundial a través del combate a la desnutrición, a las enfermedades y epidemias, a la construcción y el fortalecimiento de la capacidad médica y la cooperación internacional a través de la ayuda médica humanitaria a los pueblos más necesitados; aportando así al cumplimiento de las metas trazadas en la Agenda de Desarrollo Sostenible 2030 de la ONU.

En El Salvador, trabajamos en conjunto con las autoridades del Gobierno para contribuir al cumplimiento de sus objetivos de Salud Pública; así como a nivel centroamericano con entidades como el Sistema de Integración Centroamericana (SICA). Así el pasado 25 de abril, realizamos el segundo desembolso de US $1 millón para el Programa Nacional de Vacunación e Inmunización del Ministerio de Salud Pública que, permitió llevar 300,000 dosis de vacunas a 45 municipios en 12 departamentos en su primera etapa.

La Organización Mundial de la Salud necesita a Taiwán, así como Taiwán necesita a la OMS para continuar el robustecimiento del sistema mundial de salud y propiciar el intercambio de experiencias con otros países para controlar la propagación de enfermedades y prevenir nuevos padecimientos.

Apreciamos el apoyo de parte del Gobierno y el Pueblo de la República de El Salvador, Japón, Canadá, Estados Unidos de Norteamérica, aliados diplomáticos, naciones amigas y grupos locales e internacionales, con respecto a nuestra participación en la OMS.

Esperamos que la OMS y las partes involucradas hagan frente a la legitimidad y la importancia de la participación de Taiwan y exhortamos a la OMS a considerar seriamente la petición realizada por múltiples naciones y grupos médicos de todo el mundo para incluir la participación integral, activa y decidida de Taiwán.

Add a Comment

El país de los zombis y Gustavito/ “Sos” nos estamos muriendo (parte I)

Maestra Alma SánchezBitácora del mes de marzo de 2017: reporta habitante de la región infestada por el virus, ubicada en la Longitud: O 88°55'0.12" y Latitud: N 13°49'59.88". Nos encontramos sobre suelo volcánico ubicado exactamente en el fiel de la balanza del continente americano, paradójicamente, el territorio es conocido como El Salvador.

Por: Maestra Alma Sánchez 

No soy científica, solo observadora permanente, por más de 20 años, de un fenómeno igual al reportado en diversas películas de cine como las de Resident Evil, o las del juego Plantas versus Zombis. Creo que no existe otra palabra que pueda explicarlo: zombi.

Tenemos décadas de enfrentar problemas de putrefacción de nuestros cuerpos, no obstante, parece que ya nos hemos adaptado al proceso de degeneración celular, caminamos impávidos frente al olor putrefacto de numerosas bolsas de basura, regadas en todo el territorio; si bien es cierto otras latitudes del fiel centroamericano y del mundo, reportan problemas con la basura a la que técnicamente llamamos desechos sólidos domésticos, el grado de expansión de la infección Zombi en El Salvador, es sin comparación con otras latitudes investigadas por la suscrita.

No existe población libre de los síntomas, todos nos desplazamos a diferentes velocidades al unísono de un comportamiento errático: nadie observa, solo mira; nadie dice nada, solo hablamos gesticulando signos vocales y textos digitalizados sin sentido, en aparatos suntuosos de onerosas marcas, que no podremos comer cuando todo se haya acabado; no nos damos cuenta que nos estamos quemando… lo poco que sustenta la vida está ardiendo.

Hace menos de un mes, los Zombis de El Salvador, nos volcamos a las calles, y a los medios sociales, la prensa escrita, radial y televisiva pasó casi 15 días de duelo por la muerte de Gustavito un hipopótamo del Zoológico Nacional. Hoy el país arde por las quemas a nivel nacional, y la indignación no existe; el Volcán de San Salvador se está acabando, su biodiversidad, sus zonas de recarga hídrica, centenares de animales, terrestres y aéreos se han quedado sin medios de vida al igual que los habitantes de dichos sectores, pero nadie dice nada, solo miran, solo gesticulamos sin pronunciar palabras.

Ni los diputados, ni el Comandante General de las Fuerzas Armadas Nacionales, ni los Ministerios o Secretarías del Estado, vinculados al tema del medio ambiente, evidencian un accionar acorde a la urgencia que se vive en este momento. El elocuente Alcalde de la capital, que siempre tiene algo que decir ante hechos que afectan o conmocionan al país, se ha quedado callado; la empresa privada, sus tanques de pensamiento están mudos ante la emergencia.

¿Dónde está la activación inmediata de los sistemas de emergencias nacionales?, ¿dónde los helicópteros aguateros en vuelo?... ¿se activarán cuando no haya nada que salvar? Por el momento, solo un grupo de valientes bomberos y miembros de Protección Civil, que, aparentemente, aún no han sido infectados por el virus Zombi, se encuentran luchando contra el destructor fuego.

¿Dónde quedó la sensibilidad de los que combatieron en la montaña; el lugar donde sus almas fueron una con la Madre Tierra? ¿Dónde quedó la capacidad de leer el cielo, el aleteo de los pájaros, las huellas de los pasos caminantes y errantes? ¿Dónde quedó el gusto de beber y compartir con los venados y cotuzas, de agradecer a la verde espesura la protección ante el enemigo?... ¿Por qué los curules  y oficinas acondicionadas artificialmente, enceguecen, ensordecen y…? El virus, sin lugar a dudas, se ha propagado hasta las altas esferas empresariales, sociales y políticas.

Pero es que las quemas no conmocionan ya a nadie, nuestros cerebros, sencillamente, no procesan, han perdido los criterios de ponderación entre lo suntuoso y lo vital; entre la verdadera felicidad y el adormecimiento engañoso de la tecnología y el dinero. En condiciones normales, se hubiera esperado que los pobladores de la región reaccionáramos, con la contundencia y dolor semejante al caso Gustavito… la pérdida de los árboles, el dolor de los animalitos, la escasez de agua que hoy será más evidente, la gruesa capa de humo que hoy cubre el AMSS y el país consumiendo el poco aire, ya viciado que tenemos, sencillamente, YA NO DUELE.

Me parece que es necesario ir dejando registro de la sintomatología de la gravedad de la infección, su avance y cómo poco a poco nos iremos dejando morir. Procuraré ir poniendo en orden lo escrito en bitácora en los últimos 20 años; no será gran cosa, porque no tengo formación científica, algunos de mis análisis  y conclusiones, se basan en simple observación. En todo caso, éste será mi legado.

Add a Comment

Aspirando a una cultura de excelencia

Fernando1Principal

Por: Fernando Poma, empresario salvadoreño

 

 

De niño, siempre trataba de justificar mis travesuras con el hecho de que algún hermano o amigo me habían convencido de hacerlas.

Mis padres solían responderme con una de dos frases: “¿Y lo que hace el mico hace el mono?, o ¿y si tu hermano se tira a un barranco, te tirarías tú también?”. Y aunque ellos consideraban sus respuestas graciosas, en el fondo,  aprendí que tenían razón. 

Aunque por mucho tiempo no estaba consciente de este hecho, la mayoría de mis actividades, actitudes, pensamientos y sentimientos, han sido producto del condicionamiento e influencias  a los que he estado expuesto.  Esto me atrevo a decir, con rara excepción, nos pasa a todos.  Sin darnos  cuenta, actuamos en función de nuestro entorno y sociedad.

Pensando en El Salvador y siguiendo con esta línea,  veo con preocupación que, hoy en día, en lugar de tener una cultura que nos provoque a aspirar a la excelencia, muchos de nosotros nos resignamos a aceptar simplemente “lo menos peor”. Arrastrados todos los días por las olas del conformismo, y con tantas influencias que nos convencen que esto es “normal”, se nos olvida con frecuencia reflexionar y preguntarnos si esto es realmente lo que queremos.

Es cierto que nuestro país se caracteriza por estar sumamente polarizado, con enfrentamientos ideológicos y resentimientos profundos que no nos permiten  llegar a posiciones compartidas. Para mejorar nuestra sociedad, no necesitamos dividir al país entre buenos y malos, amigos y enemigos, sino superar esta barrera destructiva y lograr un entendimiento mutuo para el bienestar de todos.

Me pregunto con frecuencia si podemos entre todos trabajar para mejorar las condiciones de nuestro país. Estoy convencido de que para lograr esto requerimos de un cambio cultural. Necesitamos aspirar a la excelencia, ponernos  metas altas, ser proactivos, tomar las decisiones acertadas y no aceptar las ideas preconcebidas de otros. Tenemos que buscar un mayor involucramiento y participación por parte de todos los ciudadanos, expresarnos con firmeza y exigir más.

Al final, se trata de  nuestro país. Tenemos la capacidad para hacer realidad nuestras aspiraciones por una mejor sociedad, más justa, más libre, más armónica.  Después de todo, los salvadoreños nos hemos caracterizado por ser un pueblo lleno de fe; somos trabajadores, alegres,  solidarios, luchadores y siempre estamos viendo hacia adelante.  Hemos enfrentado  inundaciones, terremotos y hasta guerras. 

¿Y en la práctica, qué hacemos? Tenemos muchas oportunidades. Como un primer ejemplo, independientemente de nuestra ideología política, escojamos buenos líderes a través de los mecanismos que nos permite la democracia.  Optemos por gente íntegra, con una trayectoria demostrada y  con capacidad de ejecución. No nos dejemos llevar puramente por popularidad; busquemos personas con  propuestas claras y lógicas, enfocadas en las necesidades del país, más pragmáticas que ideológicas. Apoyemos a personas comprometidas  a utilizar los fondos del estado de manera eficiente y exclusivamente para el beneficio de los ciudadanos a quienes representan, a través de la ejecución eficaz de iniciativas productivas.

Respaldemos a gente motivada por ayudar al país y no por razones personales, ni ansias de poder; a personas seguras de sí mismas y sin temor de rodearse de gente verdaderamente capaz. Seleccionemos  a quienes prefieran su patria a su ideología política,  que sepan lo que funciona y lo que no,  y que no tengan temor de copiar una buena idea que tenga mérito. 

Necesitamos gente que, con humildad, recuerde que laboran como representantes y por el beneficio de todos los ciudadanos, que sus cargos son temporales y que periódicamente y con información fidedigna deben rendir cuentas. Elijamos a personas que protejan a capa y espada  la institucionalidad de la nación y que hayan realizado acciones congruentes con ese fin.

Como un segundo ejemplo, pudiéramos trabajar para garantizar  un estado de derecho pleno. Entre otras cosas, las instituciones clave como el Tribunal Supremo Electoral, la Corte de Cuentas y la Corte Suprema de Justicia, no deberían ser  dirigidas por miembros de partidos políticos y con fines partidarios, sino ser independientes y responder únicamente a los ciudadanos. Trabajemos por “despartidizar” y fortalecer  estas instituciones, promover que se cumplan las leyes, y generar los pesos y contrapesos necesarios para que realmente funcione nuestra democracia.

Como tercer ejemplo, pudiéramos trabajar y presionar para eliminar la excesiva burocracia gubernamental, que hoy en día es uno de los factores que impide un crecimiento económico aceptable.

Parecen incongruentes los esfuerzos que hacemos para traer inversiones de países lejanos, cuando en nuestras propias instituciones tenemos más de $500 millones de proyectos estancados en los diferentes procesos de tramitología.

Para nuestro país, que está creciendo a menos del 2%, esto podría contribuir positivamente a generar miles de nuevos empleos. Debemos facilitar la inversión que está ya a nuestro alcance, fijando tiempos razonables, reduciendo trámites y logrando una mayor integración entre las instituciones que participan en este proceso.

Como cuarto ejemplo, pudiéramos apoyar  iniciativas  que contribuyan a generar seguridad ciudadana, ya que sin seguridad no hay libertad. Si una niña de trece años no puede caminar veinte minutos a su escuela, por temor a que la vayan a asaltar, secuestrar, violar o incluso matar, no existe tal libertad.  

También ameritan mucha atención varias otras prioridades vitales, tal como la  reducción de la pobreza a través de una reactivación de la economía, generación de empleo y el mejoramiento del  acceso  y calidad de la educación y la salud.   Creo que los principales problemas del país los conocemos todos y no los voy a repetir aquí ahora. Los temas anteriormente mencionados son importantes para mí. ¿Cuáles son importantes para ti y en qué cosas quieres y puedes involucrarte? ¿En qué áreas puedes tener algún tipo de injerencia?    

Te invito a que no nos quedemos con los brazos cruzados. Creo que podemos aspirar  a más.

Twitter: @fernandopoma

Add a Comment

El Agua es Vida y Desarrollo, ¡Cuidémosla!

Enrique MerlosEl agua es imprescindible para la vida, y está directamente relacionada con el desarrollo social y económico, por lo que es importante que todas y todos involucremos en su protección y conservación. 

Redacción: Enrique Merlos

@EMerloss 

Este 22 de marzo, se conmemora el Día Mundial del Agua 2017, cuyo lema está centrado en las “Aguas Residuales” y en sintonía con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), de manera concreta con el objetivo 6 que busca garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos.

El mundo se está urbanizando aceleradamente, al grado que en el 2050 se estima que el 70% de la población vivirá en ciudades, en contraste con el 50% actual. Asimismo para el 2030 se espera que la demanda mundial de agua crezca en un 50%.

En El Salvador, el mal manejo del medio ambiente ha incrementado los niveles de vulnerabilidad y acelerado la contaminación de los recursos hídricos. Esto afecta de manera directa a las familias más pobres, quienes tienen que emplear una parte importante de su tiempo para obtener agua de calidad que asegure su supervivencia. Por otro lado, el sector productivo cada vez tiene que generar mayores niveles de inversión para disponer de agua de calidad para el desarrollo de sus productos y servicios.

La problemática de los recursos hídricos se debe, en primer lugar, a la escasez física, debido a la disminución de la capacidad del territorio para infiltrar agua; en segundo lugar a la contaminación del agua; en tercer lugar al uso y administración ineficiente del recurso, por la carencia de un marco legal y una institucionalidad hídrica acorde con las condiciones del país; y en cuarto lugar a la falta de sensibilización y concientización de la población para el uso eficiente, la protección y conservación de los recursos hídricos.

Lo que queremos los salvadoreños, en general, es recibir agua en nuestros hogares las 24 horas del día a un precio bajo. No nos hemos puesto a reflexionar en temas tan importantes como: ¿De dónde viene el agua que estoy utilizando?, ¿en qué condiciones están las fuentes de donde viene el agua?, ¿cuánto cuesta potabilizar el agua y transportarla hacia nuestros hogares?

El Río Lempa, la principal fuente de agua con la que cuenta el país, desde hace décadas, se encuentra en un proceso acelerado de degradación que pone en riesgo procesos de abastecimiento de agua potable, producción agropecuaria, generación de energía eléctrica y otras actividades. La cuenca de este importante río ya está siendo impactada por la variabilidad climática y por la generación de vertidos de todo tipo en su recorrido. La gestión de la cuenca del Lempa no depende únicamente de El Salvador, sino que tiene que ser compartida con Honduras y Guatemala, bajo un enfoque de manejo transfronterizo e involucrando a los actores del territorio.

En el marco del Día Mundial del Agua es importante hacer un llamado de atención a los partidos políticos, las instituciones de gobierno, los medios de comunicación, las organizaciones de la sociedad civil y a la población, en general, para que dejemos de lado las diferencias y superemos los vacíos de comunicación que, a lo largo del tiempo, han impedido que en el país se lleven a cabo un esfuerzo de nación que permita hacer frente a los desafíos en materia de recursos hídricos.

Es importante hacer una apuesta de nación para formar capacidades e implementar tecnologías de bajo costo que permitan la cosecha de las aguas lluvias, pues año con año caen del cielo un promedio de 2,800 mm de agua, de la cual una parte se evapora, una pequeña parte se infiltra y el resto se pierde, porque no hay capacidad de almacenarla. Para almacenar esta agua se pueden utilizar los techos de las viviendas y desviar el agua hacia tanques, pilas o bolsas de geomembranas. También se pueden construir reservorios de agua para abastacer a las comunidades rurales, a las ciudades y para uso de las empresas que utilizan grandes cantidades de agua para el desarrollo de sus productos.

El Consejo de Ordenamiento y Desarrollo Territorial juramentado recientemente, tiene un gran reto para poner en marcha la Ley de Ordenamiento y Desarrollo Territorial aprobada desde el 2011. Ya no es posible continuar con la lógica de mal uso del territorio, derribando bosques y cafetales para dar paso a proyectos de urbanización; tampoco se puede seguir expandiendo el cultivo de la caña de azúcar hacia zonas que deberían estar dedicadas a la protección y recuperación ambiental. Se requiere la aprobación a corto plazo de la Ley que prohíba definitivamente los proyectos de minería metálica en el país, pues estos proyectos son funcionales solamente en zonas con grandes extensiones en donde su impacto no alcanza a las comunidades.

Hay que reforestar las cuencas hidrográficas de nuestros territorios, iniciando por aquellas que tienen una importancia vital para la provisión de agua y energía, como la del Río Lempa, el Río Paz y el Río Torola; las zonas de infiltración y donde existen acuíferos importantes. En estas zonas también se deben construir barreras vivas y acequias para evitar la degradación de los suelos, fortalecer la capacidad de inflitración de los terrenos y prevenir potenciales inundaciones en la epoca de invierno.

Add a Comment