Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

Solidaridad la fuerza que nos une

Miguel Hernández

 Por: Miguel Hernández, Houston, EE.UU.

 

 

A raíz de los cambios inhumanos en la administración estadounidense en cuanto a política migratoria, el futuro de más de 11 millones de personas que viven sin documentos en Estados Unidos es cada vez menos favorable.

Los más de 13 decretos ejecutivos muchos de ellos vinculados al tema migratorio, hunden cada día más al indocumentado; quien sólo intenta sobrevivir a la crisis social y económica de su país de origen.

Personas de múltiples regiones, sean de Latinoamérica, Medio Oriente, África, Europa y Asia llegaron a este país con sus bolsillos llenos de esperanzas a la "tierra de la libertad", con el objetivo de forjar un futuro mejor. Sin embargo, la llegada de Donald Trump, marca el inicio de una persecución retrógrada y "sin sentido" dentro de un país constituido históricamente por inmigrantes".

Es conmovedor observar a un inmigrante sin documentos explicar a su familia que el futuro es poco alentador. Cómo explicar a tu hijo que los "valores de libertad y prosperidad" no existen y que sólo es una utopía.

En este contexto, surge una "luz en la oscuridad". La solidaridad. La solidaridad es, realmente, la base de la sociedad humana si se tiene en cuenta que cuidándonos unos a otros es que podemos sobrevivir. Es tiempo de mostrarnos unidos para hacer un frente común a las adversidades actuales. No importa el color, raza, religión u origen. Todos somos humanos y tenemos derechos universales.

Es ahora cuando todos los afectados por estas políticas dictatoriales debemos juntos unir fuerzas y demostrar que nuestra capacidad va más allá de cumplir con una jornada laboral.

Somos agentes de cambio que con nuestro aporte también contribuye al desarrollo económico y social del pueblo estadounidense.

Add a Comment

¿Cómo incrementar las ventas?

Emprender MynorGoLes compartiré algunas opiniones propias basadas en la experiencia de las empresas que he asesorado.

Por: Mynor Go, entrenador mental

Desde Guatemala    

1. Define el valor que le proporciona tu servicio o producto al ser usado por tu cliente.

2. Sé creativo no una copia de tu competencia.

3. Sé pro activo, propone nuevas formas de contratarte, que sean favorables para tu marca/ servicio y cliente.

4. Cuida los detalles de textos, palabras expresadas por tus ejecutivos de ventas o servicio al cliente.

5. Asegúrate de brindar soluciones, todos detestamos que no nos resuelvan los inconvenientes o contratiempos (ojo no uso la palabra problemas)

6. Mejora y evalúa todo el tiempo a tu personal, mejora tu servicio y que tu producto sea tan útil que no se pueda evitar comprarlo

7. Cumple con los tiempos ofrecidos, informa al cliente del status del proceso de venta y entrega, que exista  información clara y especifica crea mejores clientes

8. Crea tu estrategia digital enfocada en resultados claros que sea un canal de información, de comunicación. (en ambas vías) y de venta. Si no estás en las redes de negocios digitales pierdes un gran potencial.

9. Enseña a todos a vender, no solo a cierto departamento, todos sumamos en todo momento y cada uno tiene aproximadamente una red social real de 90 personas a las que podemos agregarle valor con nuestra cultura de servicio o producto.

10. No existen productos malos solo mal comunicados y no existen mercados complicados solamente vendedores con poca iniciativa, planificación y poca decisión de acción.

11. No vendas, enseña, atrae, persuade y conquista.

12. Permíteme asesorarte y que ganes más y mejor. Brindo coaching de ventas grupales e individuales. Contáctame al (502) 4900-8181 @MynorGo

#ventas #estrategias #mejoresganancias #ganardinero #vendermás #equiposdeventas #empresas #Coaching

Add a Comment

12 acciones contundentes que producen grandes resultados

MINOR GOPrincipalOficialmente iniciamos el año laboral 2017 y quiero compartirte 12 acciones contundentes y productivas que te harán alcanzar buenos resultados. 

 Por: Mynor Go    Desde Guatemala

 

 

1. Examina tu mentalidad ya que de ella radican tus acciones. La improductividad empieza con malos hábitos mentales y lo que buscamos es alcanzar  resultados por ellos fortalecer tu mentalidad te hará productivo.

2. Planifica en función de verdades ( principios universales productivos) no en función de circunstancias. Estás últimas varían constantemente y las verdades son eso! Verdades.

3. Sé puntual es una  acción que es mejor vista y te acostumbran a valorar tu tiempo y el de los demás asegúrate de no ser etiquetado por impuntual sino al contrario.

4. Sé Disciplinado es el gran pilar de los ganadores, acostumbrarte a cumplir y a comprometerte sin importar el precio. Seguramente tus metas valen ser disciplinado.

5. Enfócate en oportunidades nunca en los obstáculos o limitaciones. Las personas que alcanzan siempre ven una oportunidad delante de ellos como esa puerta que los acerca al objetivo productivo.

6. Haz siempre tu máximo esfuerzo esto significa que te comprometas a darlo todo y dejarlo todo, no existe mayor satisfacción de haber dado absolutamente todo por una meta y alcanzarla

7. Cuida tu círculo de influencia laboral, familiar y de amistades. Ellos pueden alejarte o acercarte a tus objetivos.

8. Descansa en los 4 niveles: físico, mental, espiritual y emocional. Una persona que descansa físicamente tiene menos estrés y es más tolerante. La persona que descansa mentalmente tiene espacio en su cerebro para nuevas acciones y compromisos no te satures. La persona que descansa emocionalmente cierra círculos improductivos, elige sus batallas y no desiste fácilmente. Y la persona que descansa espiritual es una persona poderosa, para ello necesitas a Dios y su palabra.

9. Haz lo que amas, si te aseguras que tu trabajo diario es tan apasionante,  motivador y rentable entonces tienes sentimientos que producen amor al trabajo y eso te hará productivo.

10.  Comunícate de una manera clara y elige desde donde responder. Siempre hazlo desde la razón y no desde el hígado. La comunicación productiva es un hábito y acción muy rentable en los negocios.

11. Someterse a una autoridad, todos necesitamos rendir cuentas, que nos evalúen y nos indiquen si vamos en el rumbo correcto.

12. Sé parte de la solución, del resultado y no de la excusa o el problema.

Hazlo y verás que tus resultados mejorarán.

 

MynorGO!

Entrenador Mental

? 4900-8181

#Metas2017 #superación #Coaching #éxito #Prosperidad #EntrenadorMental #Emprendedores #Liderazgo

Add a Comment

El emprendedor del 2017

Emprender MynorGoCompartiré algunas reflexiones importantes a la hora de emprender.

Por Mynor Go, entrenador mental Desde Guatemala
  1. ¿Qué tanto crees en tu emprendimiento? La mayoría de las personas anhelan, pero no alcanzan el éxito sostenible de su emprendimiento. Pocos planifican y se comprometen a realizar las acciones en busca de los resultados esperados.
  2. Emprender no es fácil y probablemente no te brinde la riqueza anhelada de la noche a la mañana. Dicho esto es necesario pagar el precio, ajustarse en el presupuesto personal o mejor dicho a optimizar de una mejor manera sus ingresos a fin de invertir, prepararse y sobre todo sacrificarse un tiempo hasta alcanzar el equilibrio en el proceso.
  3. Todos quieren crecer, pero eso se alcanza con paciencia además de agregarle valores al proyecto, el que carece de valores fácilmente tomará atajos que no lo conducirá al lugar correcto. Conozco muchos casos en que el emprendedor literalmente se aprovecha de su equipo o los desecha una vez ha alcanzado un pequeño logro. Valora a quienes creyeron en tu idea y en ti cuando no era más que eso. Agrega el valor de la honestidad, respeto y recompensa a tus colaboradores.
  4. Examina posibilidades reales, no ilusiones mentales que te hacen caer en precipicios económicos y emocionales
  5. Cultiva tus emociones, un emprendedor es más visionario y objetivo que emocional. Con emociones se alcanzan fracasos e inconstancia.
  6. Tu eres un emprendedor el que produce algo y tu responsabilidad es crear un modelo que funcione sin ti.
  7. Acepta que cuestionen tu emprendimiento eso lo hará fuerte, buscar personas que piensan de la misma manera  solo aumenta el fracaso colectivo. Tienes que balancear la fuerza de tu proyecto, el financiero tendrá una perspectiva que no será la misma que la del creativo o que el emprendedor pero todos suman desde tu experiencia sobre todo hacen fuerte el proyecto.
  8. El capital es la semilla del crecimiento bien administrado si tienes capital pero no inteligencia financiera fracasarás.
  9. Crea una cultura en tu emprendimiento que sea contagiosa que mueva emociones y razones.
  10. Fracasa y vuelve a levantarte nadie queda derrotado por un marcador negativo hasta que ese resultado afecta tu personalidad y te roba la pasión.
Add a Comment

El papa hace un llamado a vivir a plenitud la Navidad

MENSAJE DEL PAPAPrincipalEn la homilía de Noche Buena el papa hace un llamado contra el consumismo, las navidades comerciales, la indiferencia ante las injusticias, contra el poder desmedido e invita a cambiarlas por la sencillez, sensibilidad ante la marginación, por la humildad y la paz, por el amor y por la vida.

Redacción: El Periodista

«Ha aparecido la gracia de Dios, que trae la salvación para todos los hombres» (Tt 2,11). Las palabras del apóstol Pablo manifiestan el misterio de esta noche santa: ha aparecido la gracia de Dios, su regalo gratuito; en el Niño que se nos ha dado se hace concreto el amor de Dios para con nosotros.

Es una noche de gloria, esa gloria proclamada por los ángeles en Belén y también por nosotros en todo el mundo. Es una noche de alegría, porque desde hoy y para siempre Dios, el Eterno, el Infinito, es Dios con nosotros: no está lejos, no debemos buscarlo en las órbitas celestes o en una idea mística; es cercano, se ha hecho hombre y no se cansará jamás de nuestra humanidad, que ha hecho suya. Es una noche de luz: esa luz que, según la profecía de Isaías (cf. 9,1), iluminará a quien camina en tierras de tiniebla, ha aparecido y ha envuelto a los pastores de Belén (cf. Lc 2,9).

Los pastores descubren sencillamente que «un niño nos ha nacido» (Is 9,5) y comprenden que toda esta gloria, toda esta alegría, toda esta luz se concentra en un único punto, en ese signo que el ángel les ha indicado: «Encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre» (Lc 2,12). Este es el signo de siempre para encontrar a Jesús. No sólo entonces, sino también hoy.PAPA 1

Si queremos celebrar la verdadera Navidad, contemplemos este signo: la sencillez frágil de un niño recién nacido, la dulzura al verlo recostado, la ternura de los pañales que lo cubren. Allí está Dios.

Y con este signo, el Evangelio nos revela una paradoja: habla del emperador, del gobernador, de los grandes de aquel tiempo, pero Dios no se hace presente allí; no aparece en la sala noble de un palacio real, sino en la pobreza de un establo; no en los fastos de la apariencia, sino en la sencillez de la vida; no en el poder, sino en una pequeñez que sorprende.

Y para encontrarlo hay que ir allí, donde él está: es necesario reclinarse, abajarse, hacerse pequeño.

El Niño que nace nos interpela: nos llama a dejar los engaños de lo efímero para ir a lo esencial, a renunciar a nuestras pretensiones insaciables, a abandonar las insatisfacciones permanentes y la tristeza ante cualquier cosa que siempre nos faltará. Nos hará bien dejar estas cosas para encontrar de nuevo en la sencillez del Niño Dios la paz, la alegría, el sentido luminoso de la vida.

Dejémonos interpelar por el Niño en el pesebre, pero dejémonos interpelar también por los niños que, hoy, no están recostados en una cuna ni acariciados por el afecto de una madre ni de un padre, sino que yacen en los escuálidos «pesebres donde se devora su dignidad»: en el refugio subterráneo para escapar de los bombardeos, sobre las aceras de una gran ciudad, en el fondo de una barcaza repleta de emigrantes.

Dejémonos interpelar por los niños a los que no se les deja nacer, por los que lloran porque nadie les sacia su hambre, por los que no tienen en sus manos juguetes, sino armas.

El misterio de la Navidad, que es luz y alegría, interpela y golpea, porque es al mismo tiempo un misterio de esperanza y de tristeza.

Lleva consigo un sabor de tristeza, porque el amor no ha sido acogido, la vida es descartada. Así sucedió a José y a María, que encontraron las puertas cerradas y pusieron a Jesús en un pesebre, «porque no tenían [para ellos] sitio en la posada» (v. 7): Jesús nace rechazado por algunos y en la indiferencia de la mayoría.

También hoy puede darse la misma indiferencia, cuando Navidad es una fiesta donde los protagonistas somos nosotros en vez de él; cuando las luces del comercio arrinconan en la sombra la luz de Dios; cuando nos afanamos por los regalos y permanecemos insensibles ante quien está marginado. ¡Esta mundanidad nos ha secuestrado la Navidad, es necesario liberarla!

Pero la Navidad tiene sobre todo un sabor de esperanza porque, a pesar de nuestras tinieblas, la luz de Dios resplandece. Su luz suave no da miedo; Dios, enamorado de nosotros, nos atrae con su ternura, naciendo pobre y frágil en medio de nosotros, como uno más. Nace en Belén, que significa «casa del pan».

Parece que nos quiere decir que nace como pan para nosotros; viene a la vida para darnos su vida; viene a nuestro mundo para traernos su amor. No viene a devorar y a mandar, sino a nutrir y servir.

De este modo hay una línea directa que une el pesebre y la cruz, donde Jesús será pan partido: es la línea directa del amor que se da y nos salva, que da luz a nuestra vida, paz a nuestros corazones.

Lo entendieron, en esa noche, los pastores, que estaban entre los marginados de entonces. Pero ninguno está marginado a los ojos de Dios y fueron justamente ellos los invitados a la Navidad. Quien estaba seguro de sí mismo, autosuficiente se quedó en casa entre sus cosas; los pastores en cambio «fueron corriendo de prisa» (cf. Lc 2,16).

También nosotros dejémonos interpelar y convocar en esta noche por Jesús, vayamos a él con confianza, desde aquello en lo que nos sentimos marginados, desde nuestros límites, desde nuestros pecados.

Dejémonos tocar por la ternura que salva. Acerquémonos a Dios que se hace cercano, detengámonos a mirar el belén, imaginemos el nacimiento de Jesús: la luz y la paz, la pobreza absoluta y el rechazo.

Entremos en la verdadera Navidad con los pastores, llevemos a Jesús lo que somos, nuestras marginaciones, nuestras heridas no curadas, nuestros pecados. Así, en Jesús, saborearemos el verdadero espíritu de Navidad: la belleza de ser amados por Dios.

Con María y José quedémonos ante el pesebre, ante Jesús que nace como pan para mi vida. Contemplando su amor humilde e infinito, digámosle sencillamente gracias: gracias, porque has hecho todo esto por mí.

Add a Comment