Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

“Muere lentamente quien no lee”: Pablo Neruda

ArticuloPrincipal


 

La lectura está quedando en el último lugar para algunas personas, hoy en día ya no regalan libros, en ocasiones no es prioridad comprar uno, sino que hay otras cosas que son más importantes que las personas desean adquirir.

Por Esther Rivera

El escritor chileno, Pablo Neruda en su frase: “Muere lentamente quien no lee” hace una referencia que las personas que no leen mueren lentamente en el germen de la ignorancia, creo que la lectura es un hábito que se hace desde pequeños y es muy difícil que las personas ya grandes lo adopten, pero no imposible retomar el hábito hacia la lectura.

LIBROSPara empezar hablar sobre que es lectura Antonia Sáenz en su libro: “La lectura, arte del lenguaje” afirma que es una compleja actividad mental, que envuelve el reconocimiento visual de los símbolos, la relación de las palabras con las ideas y sentimientos que contienen.
Es importante saber que es lectura y saber que muchos teóricos también catalogan a la lectura como una actividad de aprendizaje y entretenimiento del disfrute y goce de quien lo sabe disfrutar.

Hoy día no es común ver a las personas leyendo, ya sea en el asiento de un autobús, en las bancas de un parque, menos en un restaurante, poco a poco esta costumbre se va desvaneciendo por varios factores que influyen por ejemplo, que la lectura ya no se inculca desde el núcleo familiar, hoy los padres en vez de regalar un libro a sus hijos, regalan cosas materiales banas.

Tampoco en los centros educativos, los libros son una prioridad, pues los niños y jóvenes los utilizan para cada materia y solo uno de lectura general.
Otro factor es que la tecnología también ha influido en que las personas ya no tengan el hábito de lectura y aquí queda bien la frase que Albert Einsten que dijo: “Temo el día en que la tecnología sobrepase nuestra humanidad. El mundo solo tendrá una generación de idiotas”.

Y realmente eso se pude ver en nuestros días como pasamos sumergidos en medio de la tecnología, ya sea teléfonos móviles, tablet, computadoras o cualquier dispositivo que tenga conexión a internet.

Toda esta revolución informática ha hecho que muchos se olviden de andar en sus manos un libro y no un dispositivo sofisticado.

Pero esto no solo se puede decir que pasa en todo el mundo, sino también en el país, es muy raro y quizá hasta difícil ver a un niño o adulto leyendo, no reconocen de los beneficios que el hábito de la lectura tiene como proporcionar la experiencia estética y emocional que permite al lector apreciar mejor la vida, en el hecho que éste imagina, los mundos que existen solo dentro de los libros.

Otro de las ventajas que ofrece leer es que contribuye al enriquecimiento constante del vocabulario por parte del niño, así como al uso correcto de la construcción gramatical y mejora creciente de la ortografía.

Éstos son unos de los beneficios que ofrece la lectura, y yo creo que es por eso que por parte del Gobierno salvadoreño está tratando de hacer lo posible para inculcar el hábito hacia la lectura y es por eso que el pasado miércoles 11 de noviembre el presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, lanzó el programa “Lectura para la Vida”.

Este programa tiene como objetivo que por medio de la lectura las nuevas generaciones no olviden la identidad cultural; debo admitir que es un buen intento por parte de las autoridades que para que los jóvenes no olviden el sentido nacional de la cultura se aumenten las lecturas en los centros escolares.

Pero por el momento esta lectura será para que los niños y jóvenes puedan leer durante el periodo de vacaciones, pues por parte del Ministerio de Educación se ha realizado la impresión de 175 mil ejemplares de siete obras reconocidas nacionales, entre ellas están “Cuentos de Barro” de Salvador Salazar Arrué, “Cuentos y Narraciones” de Francisco Gavidia y “Una Vida en el Cine” de Alberto Masferrer.

Realmente siento que es un buen proyecto que están realizando para incentivar a los niños, niñas y jóvenes salvadoreños a no olvidar la cultura por medio del aumento al hábito de la lectura.

Creo también que es un intento a bajar los índices del analfabetismo en la sociedad salvadoreña, pues en el marco de la celebración del Día Internacional de la Alfabetización, que se celebra cada 8 de septiembre, el presidente Cerén mencionó que desde 2009 en el país se redujo la tasa de analfabetismo en 6.1 puntos porcentuales, situándose este año en 11.8% de la población.

Y el ministro de Educación, Carlos Canjura, abono en ese evento que ellos pretenden que en 2019 El Salvador se puede declarar como un país libres de analfabetismo, y es por eso que tienen programas para erradicarlo totalmente por medio de estos proyectos de lectura intensa a los niños, niñas y adolescentes.

Es muy importante ver además los intentos que se están haciendo por parte de las autoridades, es de tomar conciencia que nosotros podemos erradicar el estigma de la no lectura y de aumentar ese hábito en nosotros y en los que nos rodean.

Es por eso que los que ya son padres o los que vamos en ese camino reflexionemos si queremos un país lleno de gente ignorante con aparatos informáticos en las manos o queremos a personas con nuevas y mejoradas ideas, así como lo expresó Albert Einstein: “La mente que se abre a una nueva idea, jamás volverá a su tamaño original” haciendo referencia a explorar el mundo de un libro.

 

Add a Comment

Octubre, Hábitat y Pobreza

andrea

 Por Andrea Arbizú, Directora Social de TECHO El Salvador

Anualmente, el primer lunes de octubre se conmemora el Día Mundial del Hábitat. Para este año, el 06 del presente fue la fecha para el lema: “Voces de los barrios”. Éste buscó denunciar la situación en que viven 113 millones de personas en Latinoamérica dentro de asentamientos informales, privados de sus derechos fundamentales, de acuerdo a cifras oficiales de ONU-Hábitat.

Conmemorar el hábitat no solo es reconocer la necesidad de una infraestructura adecuada sino contar con un espacio físico que reúna todas las condiciones apropiadas para que el individuo se relacione, donde la especie puede residir y perpetuar su presencia.

La planificación territorial rural y urbana, el hacinamiento, los espacios públicos y privados, infraestructura de calidad, asentamientos productivos, la tenencia de tierra, y acceso a créditos e innovación en los tipos de productos financieros son parte de los factores críticos que deben ser tomas en cuenta en nuestro país.

Es importante que como país se comprenda que trabajar estas dimensiones implica el fortalecer o recuperar el tejido social y visibilizar todas las problemáticas a las cuales la población nos estamos enfrentando.

En TECHO reconocemos que los asentamientos son la cara visible del crecimiento desigual de nuestra región y un nicho de vulneración de derechos.

Por tanto, es ahí donde debe enfocarse las políticas públicas, ya que son el arma y la ilustración de que nuestros índices de desarrollo no representan a toda la población. Nuestro sobresalto es 40.6% de hogares salvadoreños que viven en situación de pobreza.

El Salvador ratificó el Protocolo Facultativo al Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC) y es en el Art.11., donde los Estados reconocen el derecho de toda persona a un nivel de una vida adecuado para sí y su familia. El artículo posee un carácter integrador de todas las personas en la sociedad humana.

Hoy 17 de octubre es el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza y no solo debe quedar enmarcado en una conmemoración sino en acciones de trabajo en conjunto para la búsqueda de consenso y un marco de responsabilidad, planificado desde las instituciones gubernamentales y llevado a cabo por toda la sociedad, sin dejar a nadie atrás, incluyendo a los que están en situación desigual y que pueden aportar soluciones prácticas y prioritarias en un corto y mediano plazo.

Entonces, nos damos cuenta que colocar los términos de pobreza y hábitat en la agenda pública de la realidad salvadoreña no es un desafío alcanzado.

Por el contrario, son temáticas que ha sido relegada dado las problemáticas de inseguridad y desempleo que son de gran relevancia pero que no está desvinculada una de otra.

Por tanto, es necesario reconocer que, para contar con un entorno de bienestar, paz, armonía y respeto, es preciso tener objetivos que definan estrategias sociales claras y con verdaderos enfoques multidimensionales que permitan alcanzar la realización humana de manera colectiva, equitativa y solidaria.

En TECHO tenemos la convicción de que la situación de pobreza que vive miles de familias se puede superar definitivamente si la sociedad en su conjunto logra reconocer que ésta es un problema prioritario y que es necesario trabajar juntos activamente para resolverlo.

 

Add a Comment

Lo que pasa en la tierra, se queda en la tierra

opinionPrimero fue necesario civilizar al hombre en su relación con sus semejantes, ahora es necesario civilizar al hombre en su relación con el ecosistema. Y es que la preocupación por mejorar nuestros hábitos para con el medio ambiente, tienden a subir únicamente durante temporadas de mucho frío o cuando el calor es excesivo.

 Por: Melissa Ramírez

El cambio climático ha dejado de ser una historia ficticia para transformarse en el mayor problema que hemos enfrentado nunca, una terrible realidad que está impactando todos los aspectos naturales y sociales del planeta. Aclarando que los cambios climáticos se refieren a cualquier cambio significativo, como variaciones en la temperatura, lluvias y vientos que se prolongan por largos períodos, desde semanas a décadas o incluso más.

A pesar de que nuestro país es parte de la región que produce menos del 0,5% de los Gases de Efecto Invernadero (GEI), paga una costosa factura ambiental debido a los altos y persistentes niveles de pobreza. Factores como la ausencia de ordenamiento territorial, la exposición y riesgo de desastres para la población, la ineficiencia energética y la dependencia de combustibles fósiles y más aún los vacíos institucionales para la gestión ambiental.

Y es que a pesar de las leyes suscritas en nuestro país, la tala de árboles desmedida, los vertederos de residuos a ríos y lagos, el despilfarro de materiales a nuestro ecosistema está aún permitido. Ante estos actos, simplemente se acepta una "compensación ambiental" por estas acciones, talando 300 árboles existentes para plantar 2,000 arbustos.

Según estudios realizados por el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), el hombre tiene el 95% de responsabilidad de los nefastos efectos del cambio climático. Aun así, no tomamos las medidas concretas para mitigar los daños. Es decir, que ni los entes gubernamentales, empresa privada, ni los ciudadanos estamos tomando responsabilidad de nuestras acciones para con el medio ambiente.

El debate ante esta problemática se vuelva cada vez más acalorada, ya que en realidad los países desarrollados y la industria son los que han ayudado en gran manera a contaminar el planeta. Países que no han ratificado leyes que comprometen a la reducción de emisiones de gases, que en lugar de mantenerse estáticas, aumentan aún más cada año.

Pero no podemos culpar únicamente a la gran industria, ya que la mayoría de sus productos van a parar directamente a nuestras casas, día con día.
Entonces, no es únicamente culpa del gobierno que permite la apertura de basureros a cielo abierto o que empresas sin ninguna autorización desechen la basura en ríos o terrenos clandestinos; inculpar a todos aquellos que cuentan con el mayor porcentaje de fallas no simplifica las cosas ni soluciona nada; dejarle toda la responsabilidad a las grandes empresas, a las organizaciones ambientalistas o a la ONU tampoco cambia las cosas.

Debemos empezar a generar un cambio nosotros en nuestros hábitos cotidianos, iniciando por evitar los productos con grandes envoltorios o desconectando los aparatos electrónicos que no se estén utilizando. Debemos comenzar con cambios locales y propios para lograr cambios grandes y globales. Al final de todo, lo que pasa en la tierra, se queda en la tierra.

 

Add a Comment

La niña que jugaba a hacer noticias

icono

Este 11 de octubre se celebra el Día Internacional de la Niña y es importante tomar conciencia sobre la necesidad de hacer cumplir sus derechos

 Por Elsa Flores (Lectora)

Una pequeña grabadora de cassette era mi juguete favorito para  hablar con mis compañeras, las seguía para preguntarles como les había ido en el recreo o en los intramuros a veces me iba bien, otras no era de su gusto que las cuestionara. 

Al terminar mi faena escuchaba la grabación y escribía  notas al reverso en las fotos que también les tomaba con una camarita de rollo Minolta. 

Mi papá jamás me dijo nada, es más hasta me compraba rollos para que llenara mi álbum de recuerdos, tuve la suerte que siempre creyó en mis sueños.

Al llegar la hora de estudiar en la universidad, las comunicaciones fue una profesión ideal. Este camino me llevó a ser periodista y cumplir los sueños de aquella niña que solo jugaba a hacer noticias.

Ahora que tengo la oportunidad de escribir y conocer de primera mano casos conmovedores que tocan el corazón, puedo decirles lo importante que es cumplirles a las niñas su derecho a la educación para que puedan ser verdaderos agentes de cambio en el país y ser las voces de futuras generaciones.

Según organizaciones como Unicef, en las últimas dos décadas, muchas niñas, especialmente en la zona rural, siguen privadas de derechos fundamentales, algunas siguen sin poder asistir a la escuela y se ven reducidas a  realizar tareas domésticas y hacer otras responsabilidades del hogar. 

En el Día Internacional de la niña, es primordial que la sociedad se dé cuenta sobre  la necesidad  de impulsar más iniciativas para darles las herramientas fundamentales para aprender y explotar al máximo su creatividad, su talento y su potencial sobre todo en nuestra sociedad que está llena de problemas vulnerables donde ellas se ven expuestas al maltrato, la discriminación, el bulling y otros factores que empañan su crecimiento espiritual, profesional y personal.

Es importante, darles educación no sólo académica, sino integral e inculcarles valores morales.

Quien, sabe tal vez un día, alguna de estas niñas sean  periodistas igual que yo, artistas, ministras o presidentas, debemos creer en ellas y ayudarles a transformar nuestra sociedad.  

                         

Add a Comment

La herencia que nadie quiere

 ¿Ser o no ser periodista? Esta es la pregunta que nos planteamos cientos de comunicadores jóvenes que nos graduamos año con año en este país.

 Por: Sandra Lino
Estudiante de quinto año de Comunicación Social de la UCA


Add a Comment