Twitter Facebook    

logo1

BarcoPM15FAPrincipal

El comandante del Comando Sur de los Estados Unidos, almirante Craig S. Faller, el Encargado de Negocios Jean Manes y el ministro de Defensa, Vicealmirante René Francis Merino Monroy, estuvieron presentes en la ceremonia de entrega.

Redacción: Milady Cruz             Fotos: Secretaria de Prensa 

BarcoPM15Principal

Como parte de la cooperación bilateral entre ambos países, Estados Unidos entregó un buque costero a El Salvador PM- 15 denominado: “Patrullero 15”, valorado en $6 millones. 

Parte del trabajo conjunto es garantizar que existan los medios para mantener seguro al país y a la región.

"El Almirante Faller y el ministro Merino Monroy entregaron a la Fuerza Naval un nuevo buque de patrulla costera adquirido en colaboración de Estados Unidos y El Salvador. Sabemos que el crimen no respeta las fronteras. Por eso tenemos que trabajar juntos para frenarlo. Junto con @FUERZARMADASV capacitamos a los tripulantes que operarán este buque para enfrentar a los narcotraficantes, la pesca ilegal y otras actividades ilícitas. Hacer frente a las organizaciones del crimen organizado es una meta de ambas naciones”, subrayó la Encargada de Negocios, Jean Manes.

FallerCSur2PrincipalEl comandante del Comando Sur de los Estados Unidos, Almirante Craig S. Faller durante su breve discurso habló sobre la importancia de estar en el Golfo de Fonseca en la entrega del nuevo barco “la ceremonia de la entrega de este barco es muy representativo de la gran relación que tenemos con El Salvador y a inversión que ha hecho Estados Unidos para El Salvador, es una nueva colaboración que está centrada en la confianza y son esfuerzos profesionales que han estado mano a mano durante muchas décadas”. 

La Fase III del Plan Control Territorial consiste en equipar con tecnología a nuestras fuerzas especiales. El buque "Patrullero 15" tiene una capacidad para una tripulación a bordo de 10 personas, el cual se suma a los esfuerzos que realiza la Fuerza Naval en la costa salvadoreña.

Los buques con que ha operado anteriormente, eran reparados para el uso de la Fuerza Naval de El Salvador, pero este es el primer barco nuevo que la institución operará para el combate del narcotráfico y otras actividades ilícitas. "Nosotros vamos a operar y ese es un indicador que nuestra Fuerza Armada está buscando mejorar sus capacidades para la lucha contra las amenazas trasnacionales. Quiero agradecer de manera muy especial al Almirante Faller, por esa cooperación que siempre hemos tenido, le agradezco ese gesto de confianza que ha demostrado en nuestra Fuerza Armada, también reconozco la sinceridad con la cual califica el profesionalismo de nuestra institución", destacó el Vicealmirante René Francis Merino Monroy. 

MerinoMonroy1Principal

"Agradecer los Estados Unidos por el apoyo brindado, tenemos la cooperación en Fuerzas Especiales para entrenar a nuestra infantería marina, tenemos resultados positivos. Es importante la colaboración que hemos tenido de parte de los Estados Unidos, también en la lucha contra la pandemia con donativos de ventiladores (respiradores artificiales) y de vacunas”, afirmó el ministro de la Defensa. 

Cabe destacar que el Gobierno de los Estados Unidos, a través de la Embajada de los Estados Unidos, apoyó los esfuerzos de El Salvador para la compra con una donación de $4.2 millones. El Gobierno de El Salvador proporcionó una contraparte de $ 1.8 millones.

Estados Unidos entrenó a la futura tripulación del barco en varios ejercicios. Este es el primer barco de nueva construcción de la flota de la Armada de El Salvador.

El nuevo buque PM-15 complementará dos buques similares, el PM-13 y el PM-14, que apoyan operaciones antinarcóticos, crimen organizado transnacional y operaciones de interdicción marítima. Estos buques también participarán en ejercicios regionales conjuntos con la Armada y la Guardia Costera de los EE. UU.

El barco puede llevar una tripulación de diez a bordo, con adaptaciones que le permiten permanecer en la estación en apoyo de misiones en el mar durante largos períodos de tiempo. También viene con un bote inflable de casco rígido (RHIB) de 5,7 metros para 10 personas, que se despliega y recupera a través de una grada de popa integrada.