Pauta para Banner Superior
Twitter Facebook    

logo1

FedererRoger volvió tras más de seis meses alejado de las pistas y lo hizo mostrando un gran nivel y derrotando sin problemas a Evans en la Copa Hopman.  

Redacción: Agencias    Foto: Agencias

Roger Federer regresó a las pistas con victoria en la Copa Hopman. El suizo se impuso por 6-3 y 6-4 a un Daniel Evans que poco pudo hacer ante el arsenal ofensivo de un Roger que tras 15 años, volvió a Perth ante un récord absoluto de asistencia de público en la historia del torneo.

Primer punto en su vuelta, un ace. Así regresó Federer a las canchas tras su largo parón. En los primeros juegos vemos a un Roger bastante activo de piernas y bastante bien en todos los golpes. Especialmente dañina su derecha, como acostumbra. A Evans le costó tomar el control de los puntos, sobre todo cuando al suizo se ponía de derecha, la cual aceleraba muchísimo. Casi parecía que el tiempo no hubiera pasado para él, que se atrevía a lograr passings increíbles y varias voleas de calidad Premium. Sin demasiadas complicaciones y muy a su estilo, Roger ya caminó con ventaja en el partido tras sólo 28 minutos de encuentro.

Evans no se sentía cómodo ante el juego ofensivo de Federer y nada más comenzar la segunda manga, sufría otro break. Roger se sentía como pez en el agua y continuó ofreciendo golpes para la hemeroteca, entre los 'ohhh' de asombro de los aficionados presentes en el Perth Arena, como algún 'chip-and-charge' marca de la casa. Muy bien de derecha, bastante bien de revés, agresivo al resto y muy serio al saque. Quizá, como parte a mejorar, se le vio un poco justo en largos intercambios, donde su toma de decisiones no fue quizá la más correcta. Algo normal al inicio de año y para alguien que lleva mucho tiempo sin competir.

Es difícil tomar demasiadas notas de sólo un partido de exhibición, pero lo más importante es que Federer pudo volver a las pistas y lo hizo mostrando un nivel bastante alto de tenis. Para él, ahora todo se centra en sumar minutos en sus piernas y competir ante tenistas de buen ranking para llegar a Australia en la mejor forma posible para hacer un buen papel allí.

Roger ganó y Brisbane vio cómo llovía fuera en la calle con dureza y es que hasta el cielo lloró hoy de alegría al ver el regreso de Federer a una pista de tenis.