Pauta para Banner Superior
Twitter Facebook    

logo1

ULTIMAS NOTICIAS
  • Loading

Barca París“¡Una humillación! Paliza del PSG al Barcelona”: así resumía la cadena de televisión china Phoenix TV en su página web la victoria 4-0 del París Saint-Germain sobre el Barça de Lionel Messi, el martes en la Liga de Campeones, un resultado que ha impresionado en todo el mundo. 

Redacción: Agencias     Foto: Agencias

A 17.000 kilómetros de París y de su estadio Parque de los Príncepes, donde tuvo lugar el duelo de la ida de octavos de final de la Champions, la prensa australiana estuvo muy atenta. En Sídney, el Daily Telegraph tituló con “los cuatro goles del horror” para el Barça.

La prensa europea, evidentemente, dedicaba grandes espacios al 4-0, no solo en las publicaciones francesas y españolas.

En Italia, La Gazzetta dello Sport era claro en su portada: “Ya no hay Barça. Lección del PSG: 4-0”. El Corriere dello Sport hablaba de “Locura en París”.

En Alemania, Bild coincidía con el periódico español El Mundo: “El Barcelona muere en París”. Sueddeutsche Zeitung, diario con sede en Múnich, optaba por un titular en tono quirúrgico: “El PSG disecciona al Barcelona”.

El periódico francés L’Équipe, el de referencia en su país, vibraba con un gran “Prodigioso”, con una fotografía del argentino Ángel Di María, autor de dos goles el martes, celebrando.

En Inglaterra, The Times también habla del mérito de Unai Emery: “fue contratado como entrenador del PSG este verano (boreal) para hacer progresar al equipo en la escena europea -después de haber ganado tres veces la Europa League con el Sevilla- y sus planes tácticos funcionaron”.

Para Clarín, “Ángel Di María la rompió” con “dos golazos”. Olé habló de “un partido perfecto” y consagró al Fideo como “experto en golazos”.

Incluso en Brasil, rival futbolístico históricamente de Argentina, Globoesporte.com aplaudió el “show de Di María” en la victoria de los parisinos.

En el banquillo de los acusados, en un papel al que está poco acostumbrado, quedó Lionel Messi, del que todos esperaban mucho más.