Pauta para Banner Superior
Twitter Facebook    

logo1

RafaelNadal ganaEl argentino, de tan sólo 1,70 metros, llegó a dominar 2-4 en el segundo set. El cansancio acumulado por el español puede condicionar su semifinal con Goffin. Empezó y terminó por primera vez un partido en Montecarlo con luz artificial.    

Redacción y Foto: Agencias

Rafael Nadal salió a la pista frío después de estar esperando a jugar el último partido de cuartos del Masters 1.000 de Montecarlo. Lo hizo a las 19.30 horas. Nunca antes había disputado un partido tan tarde entre las cuatro paredes del Country Club. Quizás por eso, empezó con un 'break' en blanco en contra ante Diego Schwartzman. A pesar de la resistencia del argentino, éste acabó cediendo por 6-4 y 6-4, en 1 hora y 39 minutos.

"Poco a poco", le gritaba Toni Nadal desde la banda a su sobrino. Schwartzman, 41 del ranking ATP, no estaba dispuesto a regalar el pase a las semifinales. Nunca había llegado tan lejos en un TMS mientras que para Nadal era la decimotercera presencia consecutiva en los cuartos del torneo del Principado. Nadal remontó y se puso 4-1 pero ni así hizo que su rival diera su brazo a torcer. Encadenó tres juegos y no fueron cuatro porque una volea del español acabó, in extremis, en la línea blanca. Apareció entonces el servicio del nueve veces campeón de Montecarlo para solventar la primera situación de máxima dificultad en el partido.

Schwartzman, a pesar de sus escasos 1,70 metros, pegaba más fuerte que su adversario. Ayudaba que la pista estaba más pesada. Se jugaba lejos del sol y con luz artificial. El nuevo pupilo de Juan Ignacio Chela nunca había ganado a un 'Top10' pero parecía que estuviera acostumbrado a hacerlo. Se atrevía a mover de lado a lado al rey de la tierra.

En el décimo juego llegó la primera opción de set para el balear y no la desaprovechó gracias a un error no forzado de Schwartzman con el revés. En la continuación, Rafa parecía haber puesto una marcha más en sus piernas y en su raqueta. No quería pasar más tiempo de la cuenta en pista porque podía ser un hándicap en la semifinal del sábado. Se hacía de noche. El argentino perdió su primer saque y se vio con un 2-0 en contra en un visto y no visto. Sin embargo, el revés del cuarto favorito fallaba en demasía y su ventaja parcial se esfumó. Diego se había dado cuenta de donde estaba el agujero. El marcador cambió de dueño: 2-4.

Los jueces de línea empezaban a tener problemas de visibilidad. Nadal no quería un tercer set y reaccionó como sólo los elegidos saben hacer hasta certificar el triunfo.

Nadal se medirá mañana en semifinales con David Goffin, verdugo de Novak Djokovic. Será la primera vez que se vean las caras. El belga y el español son los dos tenistas con más partidos ganados en la presente temporada. Goffin suma 23 triunfos y uno menos Rafa.