Pauta para Banner Superior
Twitter Facebook    

logo1

UESPrincipal


El domingo, un grupo de atletas de la Universidad de El Salvador (UES) salió rumbo a Tegucigalpa, Honduras, con un espacio en sus maletas el cual reservan para las medallas que esperan ganar en la sexta edición de los Juegos Deportivos Universitarios Centroamericanos (JUDUCA) 2016.

Redacción: Alfredo Melgar            @elperiodista_sv

Fotos: Cortesía Rudy Sorto

 

Desde el 18 al 22 de abril Tegucigalpa, Honduras, es la sede de la sexta edición de los Juegos Deportivos Universitarios Centroamericanos (JUDUCA) 2016, El Salvador con una delegación de 136 miembros será representado en la justa en la que participan las universidades estatales de cada país de la región y República Dominicana.

La delegación de la Universidad de El Salvador tendrá participación en las disciplinas de ajedrez, atletismo, tenis de mesa, natación, taekuondo, karate do, futbol 11 y sala, así como voleibol; los JUDUCA se realizan cada dos año, y para esta edición los atletas tienen el reto de repetir la actuación de los pasados juegos que se desarrollaron en Nicaragua en el 2014.

UESLa responsabilidad que tienen los deportistas es grande, ya que en la edición anterior “en la quinta que fue en Nicaragua, nos venimos con el primer lugar”, señala Erick Alexander Hernández jefe de la misión de atletas de la UES.  

El jefe de la misión cuenta que en los JUDUCA 2014 en plena competencia, “en lo mejor del desarrollo de los juegos se vino el terremoto, entonces no pudieron concluir otras pruebas y no concluyeron otras finales, pero en ese momento contabilizaron y prácticamente nosotros íbamos en la cabeza y pues, para bien o para mal, nosotros quedamos como campeones ahí de esa edición”.

De manera que el reto de los atletas de la UES es el de al menos igualar la actuación que se tuvo en los JUDUCA de Nicaragua; no obstante, Hernández sabe que la tarea no será fácil ya que para esta edición de se espera la participación de más deportistas, lo que hará más dura la competencia.

“Si se pudiera traer ahora 15 medallas sería bueno, si se pudiera, pero habría que ver cómo van ahora preparadas las universidades porque como es un país económicamente más accesible van a llegar más universidades en esta edición”, comenta Erick Alexander Hernández.

La esperanza de conseguir medallas está puesta en los deportes individuales en su mayoría, “podríamos traer unas cinco medallas en karate, una dos en taekuondo, en atletismo unas tres, ajedrez unas dos, tenis de mesa esperamos también traernos una o dos”, enumeró el jefe de la misión de atletas.

En lo que a deportes de conjunto se refiere, se tienen buenas expectativas por el papel que puede llegar a desarrollar el fútbol sala y 11, además del voleibol, por lo que existe confianza de representar de forma digna al deporte universitario de El Salvador.

Los rivales

La realidad de las delegaciones del resto de países del área es diferente a la de la UES, “en la mayoría de universidades que participan pues llevan ex seleccionados nacionales o seleccionados activos que estudian ahí, entonces esas son a veces las situaciones con las nos enfrentamos”, puntualizó Hernández.

UES5Mientras que en la delegación de la UES cuenta con jugadores en voleibol que son “seleccionados mayores, preseleccionados también”, y en el futbol si bien no hay deportistas que formen parte del combinado nacional, sí se cuenta con elementos que “pueden andar jugando en segunda o primera división tal vez”, aclaró el también administrador del polideportivo de la Universidad de El Salvador.  

Por otro lado, en el atleta de la UES resalta “la identidad que tenemos con la U”, define el jefe de la misión añadiendo que en el centro de estudios superiores no hay incentivos para los deportistas, aunque representen a la universidad y el país en el exterior en eventos como los JUDUCA.

La UES entrega a los atletas el calzado y uniformes, además de viáticos por la participación “pero que les vamos a decir que tienen una exención de pago por pertenecer a una disciplina es mentira, que le van a dar por lo menos una dieta, ya sea de desayuno o de almuerzo, no existe; o un control médico que sea auspiciado por la universidad no hay”, lamenta Erick Hernández.

Pese a las limitaciones Hernández remarca que quienes van a representar a la UES y El Salvador en los JUDUCA en Honduras darán lo mejor de ellos para llenar las expectativas.

Por su parte, Alexander Dimas jefe de delegados explica que la misión de atletas que este fin de semana viaja a Tegucigalpa está conformada por jóvenes que participan por primera vez en este tipo de eventos, pero que “ha tenido un proceso lógico, científico-técnico, el cual pueda darle buenos resultados a la universidad”.

La mayor parte de atletas ha tenido fogueos en competencia nacionales, salvo karate do que se midió con la selección de Honduras que el fin semana pasado llegó al país para participar en torneos de la especialidad y “algunos por su medio han tratado de buscar un roce internacional o por lo menos tener cierto nivel en el cual van a competir allá”, refiere Alexander Dimas.

UES 1A tan sólo horas para salir hacia Honduras, el ambiente en la misión de deportistas de la UES era distendido, la clave es “la planificación en la administración, eso nos ayuda en que lleguemos a esta etapa en la cual no andemos corriendo, no tengamos atletas desesperados, se concentren más en sus entrenos días antes de competir”, externa el jefe de delegados.

Dimas enuncia que de los atletas que participarán en los JUDUCA 2016, hay ciertos casos en los que sus entrenadores han reportado algún tipo de lesión; para fortuna de los mismos competidores se trata de “lesiones más sicológicas por la presión de la competencia y algunos chicos que venimos de la liga universitaria del año pasado y ya empezó este año ha habido algunos esguinces, algunos tirones, los cuales se están recuperando poco a poco”.

Para ayudar a que los atletas descarguen las presiones en los entrenamientos en los días previos a su partida hacia Tegucigalpa los entrenadores se ocuparon en dedicar unos minutos a dinámicas lúdicas, “ese tipo de actividades ayudan a los atletas a poder despejar su mente un poco de lo que es la competencia y a unirse más como equipo”, acentuó Alexander Dimas.

De esta forma el próximo lunes, cuando comiencen las competencias, inicia una gesta deportiva de los estudiantes de la Universidad de El Salvador en procura de repetir el papel hecho en Managua en 2014, o volver al menos con 15 medallas con la satisfacción de dejar la piel en la pista o la cancha, transpirando la camiseta por la universidad y al país que representan.