Pauta para Banner Superior
Twitter Facebook    

logo1

huracan harley PrincipalEl pronóstico del fenómeno meteorológico más poderoso en azotar el estado en más de 50 años se mantiene en "incierto" sobre su trayectoria, pero se espera que las inundaciones vayan en aumento.

Redacción: Agencia    Foto: Redes

 

 

 

Las autoridades estadounidenses esperan este lunes acoger a más de 30.000 personas en los refugios montados tras la inundación sin precedentes causada por la tormenta Harvey en Texas. A su vez, el presidente estadounidense, Donald Trump, declaró en emergencia el estado de Louisiana, adonde se estaría dirigiendo la tormenta, para facilitar los esfuerzos de prevención y rescate de las víctimas.

"Esta misión de refugio será una tarea muy pesada. Esperamos que más de 30.000 personas sean ubicadas en refugios temporales para básicamente estabilizar la situación y proporcionarles cuidados", indicó Brock Long, Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA), que desplegó importantes recursos para "proteger la vida".

 Es una situación en proceso. No estamos aún en situación de recuperación

"En este momento es una situación en proceso. No estamos aún en situación de recuperación", agregó en una conferencia de prensa en Washington.  Según detalló, se busca reforzar las operaciones de búsqueda y rescate "en una zona muy amplia, de más de 30 o 50 condados que fueron impactados en Texas".

En Houston, donde viven cerca de 2,3 millones de personas, las escuelas, aeropuertos y oficinas estaban cerradas el lunes. Las lluvias afectaron zonas a 240 kilómetros de la ciudad, provocando crecidas en los ríos, algunos a niveles no vistos en siglos, que amenazaban con llegar a la ciudad.

Por su parte, el director del Servicio Nacional de Meteorología, Louis Uccellini, dijo en la conferencia de prensa que el pronóstico de Harvey es "incierto".

El fenómeno, que tocó tierra como huracán categoría 4 el viernes en Texas y se degradó a tormenta tropical, "está creando su propia circulación allá arriba, por lo que el pronóstico de su trayectoria sigue siendo difícil para nosotros. Tenemos que prestar mucha atención en cómo avanzamos", expresan. Al momento, se esperaba que Harvey se desplazara hacia el este en los próximos cinco días, hacia el límite estatal entre Texas y Louisiana.

A su vez, las autoridades empezaron a liberar aún más agua de los embalses sobrecargados por Harvey, a pesar de que esa medida que pretende proteger el centro de la ciudad podría empeorar inundaciones, ya devastadoras en torno a miles de hogares. Según explicaron, el creciente nivel del agua y las lluvias constantes ponían presión sobre los diques, lo que podría causar un colapso si no se liberaba agua.