Pauta para Banner Superior
Twitter Facebook    

logo1

DonaldPrincipalEl presidente norteamericano acusó al régimen castrista de estar detrás de las agresiones que lesionaron a una veintena de funcionarios en la dependencia legal estadounidense en la isla.

Redacción y foto: infobae.com

 

 

La Casa Blanca ya había asegurado que Cuba no hizo lo suficiente para prevenir una serie de "ataques acústicos" contra una veintena de diplomáticos de la embajada de Estados Unidos en La Habana. Sin embargo, esta es la primera vez que el gobierno de Donald Trump acusa directamente al régimen castrista.

"Creo que Cuba sabía, Cuba es responsable", aseguró  el mandatario cuando la prensa lo consultó sobre el tema. El mandatario no hizo más comentarios al respecto, más allá de asegurar que lo ocurrido en La Habana fue "un ataque muy inusual".

Los misteriosos "ataques acústicos" han afectado al menos a 21 empleados de la embajada norteamericana en la isla. Y habrían comenzado a fines de noviembre de 2016, y el último caso se registró en agosto pasado, según información del Departamento de Estado.

La Asociación Estadounidense del Servicio Exterior indicó que los afectados presentaron "daño traumático cerebral leve y pérdida de la audición, además de síntomas como desequilibrio, fuertes dolores de cabeza, dificultades cognitivas e inflamación cerebral".

El Gobierno cubano, por su parte, ha negado toda responsabilidad en los incidentes y ha asegurado que los ha estado investigando desde que tuvo conocimiento de ellos, aunque se ha quejado de la falta de cooperación de las autoridades estadounidenses a la hora de compartir información y de la falta de pruebas de los sucesos.

Los "ataques" han llevado al Departamento de Estado a reducir al mínimo su personal en la embajada estadounidense en La Habana, lo que ha llevado a suspender la emisión de visados y limitar sus servicios consulares a trámites de emergencia.

Además, Washington ordenó la semana pasada la expulsión a 15 funcionarios de la embajada cubana en Washington, un paso que ha elevado las tensiones bilaterales, que ya habían aumentado a raíz de la llegada al poder de Trump en enero.