Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

Alteza1PrincipalEl rey Felipe VI junto a la reina Letizia, la princesa Leonor y la infanta Sofía a su llegada al Club Náutico de Palma de Mallorca, después de que el monarca finalizara su participación en la 37 Edición de la Copa del Rey de vela, dentro de sus vacaciones estivales en la capital balear.

Redacción y foto: Agencia Internacional EFE

La reina Letizia y sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía han acudido este sábado al Real Club Náutico de Palma (RCNP) para encontrarse con Felipe VI poco después de que el Aifos 500, con el que ha competido en la Copa del Rey Mapfre de vela, haya terminado la sexta y última regata.

El rey ha esperado a doña Letizia y sus hijas en la cubierta del Aifos 500 para que saludaran a la tripulación del barco de la Armada Española, que ha quedado sexto en la clasificación final de la categoría Swan 50.

La reina y sus hijas, que no acudían al Club Náutico de Palma desde agosto de 2015, han llegado en coche a las proximidades del edificio y los últimos cien metros los han recorrido a pie en medio de un intenso calor para que los medios gráficos pudieran tomar imágenes.

Primero ha cruzado la princesa de Asturias, luego su hermana y por último lo ha hecho la reina, y Felipe VI les ha dado un beso. El rey les ha presentado a la decena de miembros del equipo, encabezado por el patrón, el almirante Jaime Rodríguez Toubes, y del que forma parte una mujer.

La princesa y la infanta, que al igual que la reina iban con ropa veraniega, han entrado al compartimento del velero para que don Felipe les explicara algunos de los detalles de la embarcación.

En un ambiente distendido, los cuatro se han sentado en una de las mesas y han estado charlando con algunos participantes de la Copa y haciéndose fotos.

La visita se ha prolongado durante una media hora, tras la cual, los reyes, la princesa y la infanta se han marchado en el vehículo que conducía él.

La última vez en que doña Letizia y sus hijas estuvieron en el Club Náutico palmesano fue en agosto de 2015, también en el último día de competición de la Copa.

Antes de que llegara su familia, el jefe del Estado ha ido al muelle donde estaba el Earlybird, el barco alemán ganador de la categoría en la que ha competido el Aifos 500, para darles la enhorabuena por la victoria.

Felipe VI ha navegado en las seis jornadas de competición y también lo hizo en la sesión previa de entrenamiento.

Después de acariciar la victoria el pasado año, se le sigue resistiendo el título a don Felipe, que nunca ha ganado la Copa, a pesar de haber competido en numerosas ocasiones.

En la última jornada del torneo también ha navegado la infanta Elena con el Titia, en la clase 6 Metros Internacional (6M), que ha quedado segundo entre los veleros clásicos, por detrás del Bribón, capitaneado por Pedro Campos.

El Bribón es el barco en el que iba a haber competido el rey Juan Carlos, pero una lesión en la muñeca se lo impidió.