Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

FloralesPrincipalEl Ministerio de Cultura y la Comisión Nacional Organizadora de los Juegos Florales de El Salvador premiaron a los ganadores de la primera convocatoria de este concurso literario, ayer, en las instalaciones del Museo Nacional de Antropología Dr. David J. Guzmán (MUNA).

Redacción: El Periodista     Foto: Cultura

En este primer certamen 2018, se convocó los géneros: Cuento, Cuento Infantil, Poesía, Ensayo y Teatro Infantil, el cual cerró con un total de 120 manuscritos que fueron canalizados a través de la Dirección General de Redes Territoriales por medio de las Casas de la Cultura de Ahuachapán, Santa Tecla, Cojutepeque, San Salvador, San Vicente, Sonsonate y Santa Ana.

Por el uso adecuado del lenguaje, la creación y desarrollo de los personajes de manera acertada, el jurado de los XXIV Juegos Florales de Ahuachapán en el género de Cuento, integrado por Julio Herrera, Rafael Ochoa Gómez y René Figueroa, otorgaron el premio a Roxana Méndez Arévalo, por su obra “Cuaderno de detectives”.

El premio único de los XXVI Juegos Florales de Santa Tecla en el género de Cuento Infantil, fue concedido a Edith Noemy Guadalupe Carías Cubías, por su obra “Luces, plumas, pelucas y… ¡acción!”

El jurado calificador compuesto por Mario Noel Rodríguez, Alexander Hernández y Alberto Pocasangre, eligieron la obra como ganadora debido a la buena utilización de la fábula en relación con la luz de las personas, manejo adecuado de temas de interés infantil con la didáctica de la literatura y mantiene la atención en toda la historia sin caer en moralismos forzados.

Por su calidad metafórica y el buen uso del lenguaje, el jurado calificador compuesto Noé Lima, Alfonso Fajardo y Roxana Beltrán Cantarely concedieron el premio único de los XV Juegos Florales de San Salvador en el género de Poesía al escritor Alberto Quiñónez Castro, por su obra “Poemas del hombre incompleto”.

El jurado también explicó que la obra de Quiñónez posee un eje central y tiene un ritmo interior aceptable, buen juego léxico y pausa verbal.

En este mismo género—Poesía—, Otoniel Guevara Quezada resultó ganador del XXVII Juegos Florales de San Vicente, con la obra “La pipa del Albatros”. El jurado calificador compuesto por Pedro Valle, Rodrigo Barba y María Cristina Orantes declararon que los criterios para elegir la obra fueron: Originalidad en el abordaje de los temas poéticos y el manejo de la técnica literaria en la construcción metafórica de la atmósfera y la profundidad esbozada en la visión de mundo.

En la rama de Ensayo, Alberto Pocasangre Velasco fue el ganador del XXVII Juegos Florales de Santa Ana, con la obra “El poder de una palabra o el para qué de la violencia”.

El jurado compuesto por Camila Calles Minero, Cristian Hernández y William Carballo, concedieron el premio a Pocasangre por los siguientes criterios: pertinencia del tema, enfoque provocador para el lector, redacción clara y ágil.

Los organizadores de este certamen informaron que los XXXI Juegos Florales de Cojutepeque en la rama de Teatro Infantil y los XXVIII Juegos Florales de Sonsonate en la rama de Poesía, son declarados desiertos.

La Comisión Nacional Organizadora de los Juegos Florales está integrada por Alberto López Serrano, director de la Casa del Escritor y Museo Salarrué; Eric Lombardo Lemus, director de la Dirección de Publicaciones e Impresos (DPI), y Alex Córdova, director de las Casas de la Cultura para el Desarrollo y la Convivencia.

Según esta comisión, los Juegos Florales cumplen 50 años de existencia en 2018. En los últimos cinco años han registrado un total de 982 manuscritos presentados en los diferentes concursos; de este total, han resultado 54 obras ganadoras (38 hombres y 16 mujeres).

Las bases para los siguientes certámenes pueden ser consultadas en www.cultura.gob.sv y juegosfloraleselsalvador.wordpress.com; además, pueden solicitar información al correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.