Pauta para Banner Superior
Twitter Facebook    

logo1

bellezaPrincipal


Es una mujer ejemplo de superación y crecimiento profesional, comprometida y apasiona por lo que hace, 25 años de experiencia y con estudios en España, Brasil, México y Estados Unidos, Marylin García llegó a El Salvador, recientemente, para compartir sus conocimientos sobre las últimas tendencias en diseños de uñas, así como el lanzamiento de la nueva línea Cuccio T3 Led, un nuevo sistema de gel para uñas, que reemplaza el acrílico.

Redacción: Nancy Pérez

Fotos: Ernesto Martínez

Marylin García es considerada como la mejor educadora en uñas de la región, con su arte y tecnicismo compartió con 125 profesionales salvadoreñas cómo aprender a diseñar y crear nuevos looks de uñas, en el marqco del seminario internacional Cuccio Pro.

uñasPrincipal 1Hacer uñas y esmerarse siempre a realizar un trabajo diferente y de calidad, le ha permitido durante 15 años recorrer el mundo y viajar a países como Australia, Canadá, Bulgaria, México, El Salvador, Honduras, Brasil, 10 estados en los Estados Unidos, Singapur, Santo Domingo, Curacao, entre otros.

Para la experta en hacer uñas, y quien es de origen puertorriqueño, ha impartido sus conocimientos a más de 100 mil profesionales de belleza a nivel internacional, la educación es la clave para el crecimiento y desarrollo de talentos que trabajan con las uñas.

De una manera muy efusiva, ella compartió que fue criada en Puerto Rico donde para poder salir adelante a sus 16 años, además de estudiar en la universidad trabajó de forma parcial como recepcionista de un salón de uñas.

“Yo tomaba las llamadas telefónicas y de ahí surgió una emergencia y le tuve que hacer las uñas a una clienta y después Dios me dio la habilidad y pude hacer las uñas por dos años en el salón sin tener diploma”, expresó emocionada la puertorriqueña.

Poder servir a los demás y ayudar a cambiar el estaado anímico a la mujer, con algo que le gustaba hacer, la motivó a estudiar y obtener un diploma.belleza3

Logró su objetivo de obtener una certificación de uñas, se interesó en la competencia y comenzó a participar en shows de belleza.

Marylin García rememora que su primera competencia fue en 1994, en Puerto Rico como estudiante donde su mayor sorpresa fue llevarse el primer lugar en su inaugural aventura.

Experiencia que la motiva a seguir en las competencias de uñas y es así como en 1996 se entera  que habría otra competencia, en Nueva York.

Recapitula que guardaba las propinas de su trabajo y las colocaba en una mesa para poder costearse el pasaje para poder viajar.

“Fue la primera vez que yo viajaba a New York y ver esa feria dije este es un mundo increíble”, recordó.

Marylin comenzó a trabajar en compañías, pero siempre educándose, buscando donde habían clases, y guardando siempre el dinero para ir a show internacionales como Orlando, California.

Recuerda que para 2004, le proporcionaron la oportunidad de ser educadora de la compañía CND y tuvo la oportunidad de representar la marca en Centro América por ser bilingüe.

En ese mismo año vino por primera vez a El Salvador a hacer su Training  y siempre buscando adquirir nuevos conocimientos.

 “Haciendo uñas pude pagar la educación de mi hijo”

La puertorriqueña aseguró que desde que aprendió a hacer las uñas trabajo haciendo lo que le apasiona y gracias a ello ha podido costear los estudios de su primogénito.

“Ahora mi hijo está muy orgulloso de mi, a veces incluso me acompaña a los festivales y está aprendiendo de mi trabajo, todo lo que hago”, destacó García.

Con una voz muy segura y un rostro firme comparte que lo más difícil que le ha tocado afrontar es ser latina y el idioma, porque todo el mundo tiene un estándar de cómo se tiene que ver una persona profesional.

“Ha sido difícil pero no imposible romper y hacer el Crossover a Estados Unidos, Bulgaria y el Norte de Europa…fue como difícil la aceptación de ser latina”, confesó.

 belleza6 1Agregó que pudo romper con ese estereotipo de ser latina  al aprender a atender a otras culturas y aceptando las críticas pues siempre se instruye de los demás personas, así como ser perseverante y aprender otros idiomas.

 Ahora Marylin comparte que como educadora es muy estricta y exigente con sus alumnas porque no le gustaría que les pasara todo lo que ella tuvo que enfrentar.

“Hay que seguir adelante, a veces he estado sin dinero para comprar productos, pero veo como resuelvo y sigo adelante. Hay que perseverar  y confiar en Dios, hay que hacer siempre el bien y al final tendremos la recompensa” enunció.

Ahora comenta lleva 26 años en esta hermosa industria de la belleza, la cual le ha permitido conocer muchas personas y abrir puertas e especial  para las mujeres latinas.

 Es así como en una pequeña platica logramos conocer un poco de la puertorriqueña que después de 20 años funge como directora de educación de la compañía Cuccio.