Pauta para Banner Superior
Twitter Facebook    

logo1

ULTIMAS NOTICIAS
  • Loading
4df84eb3 b8f2 42bc a3ea 34f63fc579b3
 

Apasionado, íntegro, con muchas ganas de dejar una huella e impactar positivamente la vida de otros, que ama y se apasiona no solo por su trabajo como empresario sino también como músico, un ser que quiere sacarle el máximo a la vida, así descubrimos a Fernando Poma, en una pequeña entrevista que dejó al descubierto ese lado humano y bohemio. Te invitamos a conocer otra faceta de uno de los empresarios reconocidos a nivel nacional e internacional.
 
Por: Nancy Pérez y Milady Cruz
Fotos: Ernesto Martínez
Fernando Poma es un reconocido empresario con 25 años de trayectoria, un hombre de temple humilde, educado y respetuoso al hablar, se percibe a un ser humano tierno, que inspira  a los jóvenes a luchar y trabajar por sus propios ideales, a ser visionarios y amar a Dios en primer lugar, a ser mejores seres humanos y a amar a la familia como pilar estratégico.
Restaurante Zanzíbar donde Fernando toca con su banda fue el escenario donde nos recibió para conocer de las otras facetas que lleva guardadas adentro de su traje que luce como empresario en su diario vivir, esa noche bajo una pequeña lluvia, descubrimos a un Fernando Poma diferente, cuando toca su guitarra, hay una gran conexión, una química entre los dos.
Nos reveló que disfruta de sus negocios, pero que una de sus pasiones es la música. Él es un hombre que tiene un lado bohemio y no lo oculta, a través de la música, que es un arte, ha demostrado también que goza de sensibilidad humana y lo transmite, lo siente y lo vive.
Y aunque estudió la carrera de Administración de Empresas y Hostelería, le encanta la música e impregnarse en la espiritualidad.
Rollin5Escuchar a The Beatles, The Rolling Stones, Eric Clapton y otras bandas de los años sesenta y setenta, desde los cuatro años, fue una gran influencia y es así como a los 13 años aprendió a tocar guitarra, algo que considera su pasión de toda la vida.
El trabajo y responsabilidades sin esperarlo poco a poco lo fueron alejando de esa pasión, sin darse cuenta.
Pero al cumplir los 40 años decide retomar esa pasión, pues reconoce que "era ahora o nunca", más si se trataba de una pasión sana, como la música.
Su siguiente paso, conformar The Steady Rollin’ Band junto a Gerardo Pardo (bajo) y Benjamín Andrade (batería), dos músicos con los que encontró química de inmediato, no solo por el tipo de música que tocaban, sino por el tipo de proyecto que querían hacer, juntos han logrado hacer equipo.
“El grupo nace por esta pasión y con base a mi necesidad de tocar blues, grabando música y tocando en vivo, llevamos siete u ocho meses, ahoya ya tenemos siete canciones originales grabadas, estoy trabajando en la séptima y al tener las nueve vamos a grabar el disco”, anunció.
Enfatiza que el tema de la música es más que un hobby, una pasión que le quiere dedicar tiempo y esfuerzo. “Me siento realizado… uno en la vida tiene que ir tras esas pasiones, hay gente que vive una vida entera y después se pregunta qué hizo en su vida…yo sí quiero ir y vivir todas mis pasiones”.
poma2Es por ello que al estar ya en el escenario se descubre en una total meditación, no piensa en el público, ni en la canción, más bien está hacia adentro y se deja perder entre los acordes de la música.
Algo que llama inusual, pues todo fluye de manera natural, por eso relata cierra los ojos y se deja ir.
La letra de sus canciones están inspiradas en sus hijos, en la espiritualidad, en relaciones, depende de cada canción, lo expresa… “Las canciones van fluyendo yo nunca voy a empezar una canción voy a escribir sobre esto, agarro la guitarra y empiezo a escribir una melodía, algo que me gusta cómo suena, yo escribo primero la música y después trato de escribir palabras sobre la música, las palabras salen y van fluyendo".
Además de dejarse hechizar por la guitarra, ha sido seducido por la batería. Aunque confiesa que le apasiona más la guitarra por eso disfruta de una colección de 10 guitarras…“Soy aficionado de las guitarras”.
Pero sus gustos no son solo por la música, le encanta la aviación, es por eso que decidió ser piloto de helicópteros.
Andar en motos relata, es otra de sus grandes pasatiempos, recientemente decidió irse de viaje junto a seis amigos a Europa para recorrer todos Los Alpes en moto.
Igualmente disfruta mucho del Esquí de nieve, por eso trata de esquiar con el fin de vivir siempre una vida apasionada.
“Yo tengo una vida adonde tengo muchas casillas y trato de vivir mis pasiones… mi pasión de ser músico, piloto, montar moto, mi pasión de ser empresario”.
Un ser que le gusta la lectura, libros espirituales, de negocios, es por eso que sus libros de cabecera son muchos, pero los de psicología humana no pueden faltar.
Un hombre con valores
Fernando Poma es un hombre de valores, trabajo, constancia y perseverancia, valores que fueron sembrados por sus padres.
“Mi papá es una persona que le gusta hacer todo bien y ese perfeccionismo es algo que yo he adoptado, porque trato de hacerlo bien y si no mejor no lo hago. Mi papá es luchador, visionario, con una mente estratégica con un don de gente, con mucho liderazgo y eso es algo que tanto mis hermanos como yo tratamos de aprender de eso”.
“Mi mamá es una persona con muchos valores con mucho amor, el cual tratamos de transmitir a nuestros propios hijos”.
pomaConfiesa que la relación con sus dos hijos es de amor incondicional y fabuloso, por eso trata que sus hijos sientan que los ama, sean como sean y pase lo que pase. “Yo siempre voy a estar ahí para ellos, es un amor sin condiciones, yo trato de amar a mis hijos por existir, por ser mis hijos”.
“Me gusta sentirme conectado con Dios”
Fernando Poma asegura que en su vida ha sido importante sentirse conectado con Dios y para lograrlo vive una vida con integridad, una existencia de honestidad, no de perfección porque nadie es perfecto.
“Rezo a Dios, trató de vivir una vida honesta, conectado con Dios”.
Para el empresario y músico, Dios es esa fuerza inteligente que no solo ha creado sino que da vida a todo lo que se pueda percibir. “Dios es lo que nos da vida a cada uno, no un señor en el cielo”.
Fernando Poma, un hombre que de niño rememora fue curioso, intenso, cariñoso, impaciente, que le gustaba mucho jugar, andar en bicicleta, patineta. “Siempre me ha gustado mantenerme ocupado”.
Ahora Fernando se visualiza como una persona apasionada, íntegra, con muchas ganas de dejar una huella, y hacer algo significativo con su vida, una persona que quiere impactar positivamente en la vida de otros, que quiere mantener armonía en su familia y mucho amor a sus hijos… una persona que quiere sacarle el máximo a la vida.
Confiesa que su comida favorita son los mariscos, y que le gusta cocinar pastas y carnes para su familia.
Su mayor temor asegura es el vivir una vida desperdiciada, que no tenga significado, por eso procura vivir la vida al máximo, dejar una huella, impactando la vida de otras personas, y llevando sus pasiones sanas hasta donde pueda llegar, por eso procura hacer todo súper bien.
Fundación Renacer, una mano amiga para los jóvenes
 
Del mismo modo, su trabajo desde la Fundación Renacer es valioso para ayudar a los jóvenes y personas que le necesitan.
Desde aquí, menciona, auxilian a los niños abandonados y jóvenes que al cumplir los 18 años deben salir de los hogares y no tienen una fuente de empleo.MUsico
“A ellos los traemos a nuestras empresas, les enseñamos un oficio básico y después de un proceso de uno a dos años de entrenamiento los contratamos, no solo les damos educación sino que si terminan en programa les garantizamos el empleo, donde les pagamos como mínimo 400 dólares al mes”.
“A estos jóvenes abandonados que no tienen ninguna posibilidad de salir adelante nosotros los vamos a recoger a sus hogares, tres veces por semana, los traemos a las empresas, les damos capacitaciones y después los contratamos”.
En Fundación Renacer también trabajan con el programa “Sembrando valores”, donde capacitan a todos los profesores de colegios públicos sobre el tema de valores para que los docentes puedan trasladar el conocimiento a los jóvenes.
“A través de estos profesores ya llegamos a 500 mil niños, hay 1.7 millones en escuelas públicas y en dos años esperamos haber llegado a todos esos niños de El Salvador para que las futuras generaciones crezcan con más conocimiento en el tema de valores.
“La mayoría de gente de este país es gente buena y muchos estamos preocupados por el país y queremos ver que podemos hacer, pero en el país hay muchas gente dando opiniones, pero lo importante es hacer algo uno mismo… una de las cosas y el primer paso es el cambio personal y pasarlo a las siguientes generaciones".
"Tenemos que mejorar la cultura del país, una cultura de integridad, una cultura de ser ganadores, no quejarse, una cultura de rendición de cuentas, ayudar al prójimo, y todo eso empieza en cada persona, pero siempre estamos apuntando dedos, este no hace esto y la pregunta es porque no te apuntas el dedo hacia ti mismo y estas pasando a las futuras generaciones un buen ejemplo, una tiene que proponerse ser la mejor persona”, concluye el empresario y músico.