Twitter Facebook    

logo1

ULTIMAS NOTICIAS
  • Loading

 SILVIAPrincipal


Es una mujer fiel amante de la poesía que habla del amor, la injusticia social así como la literatura y los animales, quien disfruta sus tiempos libres de una exquisita taza de café acompañada de la buena lectura. Una mujer que escribió su primer poema a los nueve años sin imaginar que esto sería la pasión de toda su vida.

Redacción: Nancy Pérez   Fotos: Ernesto Martínez

Silvia Elena Regalado es la actual Secretaria de Cultura, quien en sus tiempos libres escribe poesía, disfruta de sus mascotas preferidas los perros y, por sobre todo, pasarla en familia.

SILVIA1Participar en recitales es de las actividades que también goza, pues reconoce que aunque la creación de un poema es íntimo, todo poeta espera que sus creaciones después lleguen al público.

Sus poemas han sido declamados en Nicaragua, México, Honduras, Costa Rica y Panamá, donde ha compartido no solo la poesía sino que también vivencias con diferentes públicos.

Considera que la mujer es un ser con mucha capacidad, espíritu y tan aguerrida, por lo que siente una admiración profunda. “Me siento cómoda trabajando con hombres y mujeres, pero disfruto apreciar la inteligencia de una mujer y que pueda abrirse y descubrir las inteligencias de otras, tengo un poema que dice cuando la luz de una sea la luz de todas”.

En sus tiempos libres, entre risas, también confiesa que se place de pasarla en compañía de sus perros que son salchichas y aguacateros, toda una jauría donde Forest, Canela, Luna, Loana  y Balan forman parte de los consentidos y que han sido rescatados de las calles.

SILVIA5“La vida me ha ido enseñando que hay seres muchos más grandes que nosotros. El ser humano piensa que es la máxima creación sobre la tierra. Los árboles, por ejemplo, para los indígenas, eran los seres superiores porque no necesitaban de nadie para sobrevivir, eran tan autónomos e independientes, los animales, por ejemplo, nos enseñan ese amor incondicional, manejo de energía, los animales son nuestros maestros”.

“En mis tiempos libros me gusta leer, cocinar, hacer limpieza, porque cuando uno ordena, se ordena así mismo. A veces, quisiera tener más tiempo para la creación de ensayos”.

Entre los autores preferidos destaca a Deepak Chopra, Arthur Schopenhauer y Alexander Lowen, al igual que los autores nacionales tanto de poesía como narrativa, aunque menciona que tiene muchas deudas pendientes como las investigaciones que se realizan en El Salvador.

“Mis libros de poesía han sido siempre mis libros de cabecera”.

Rememora que sus poesías por tradición, primeramente se escribieron en los buses porque encontraba ahí esos momentos de silencio, al igual que en la oficina, pero no en la casa, porque se enfocaba más a dedicar tiempo a sus hijos.

“Normalmente, en la noche y en la mañana me gusta escribir. Aunque no he tenido una disciplina muy estricta para escribir sino que podía escribir en cualquier parte”.

En la actualidad, menciona que ha cambiado su inspiración a escribir la poesía, pues toda su vida ha sido inspirada en el amor y ahora lo hace también por indignación. “En los últimos meses, he escrito por cosas que me han indignado”.

SILVIA2“La escritura me ha permitido encontrar otras verdades y respuestas que no sean con agresión sino que en paz y positivas, porque al final la escritura es un instrumento de conocimiento nuestro. A través de la escritura, uno se investiga a uno mismo”.

Regalado expresa que de las personas admira la autenticidad y capacidad de cambiar para bien de los seres humanos, pero detesta de ellas la mentira y manipulación.

La poeta salvadoreña se autodescribe como un ser humano que se encuentra en constante movimiento, proceso de aprendizaje, descubrimientos y donde cada vez que piensa que avanza se da cuenta que aún tiene mucho más por seguir expresando.

Silvia Elena Regalado es verdaderamente una humilde mujer, con ojos almendrados, que tiene su esencia en el corazón, su ser, y que no necesita andar presumiendo nada, pues su hermosa sonrisa habla de entrada; un gran humano que quiere dejar de legado al país, junto con todo su equipo de trabajo, una Secretaría de la Cultura mucho más cohesionada en su interior y más propositiva hacia el exterior.

Como poeta aspira poder trabajar más en los procesos de formación de los jóvenes, debido a que cuando se formó como poeta no había muchos procesos, aunque reconoce que la vocación es importante porque eso los guía. “Ahora hay muchos espacios donde los jóvenes puedan formarse como escritores”.

Como Secretaria de Cultura manifiesta sentirse muy comprometida con la institución porque cuenta con un organismo con experiencia y con cerca de mil 200 empleados, entre ellos muchos artistas. “Somos de las instituciones que más proyectamos el trabajo”.

Por hoy, menciona estar satisfecha con la aprobación la Ley de Cultura, no obstante centra su labor en la transición hacia el Ministerio de Cultura, movimientos de cambios drásticos que determina requiere del trabajo de todos.

SILVIA9“Para mí es importante tener un sentido de facilitadora, no de imponer sino que facilitar que los procesos dentro de la institución vayan caminando de manera coordinada, y que las dificultades que podamos encontrar sean retos que al final nos hagan crecer más, porque no se puede aspirar no encontrar dificultades, pero al final nos fortalece”.

Agrega que las Casas de la Cultura nacieron para bibliotecas y de una necesidad de una reforma educativa que se planteaba la educación no formal, pero ahora, con esta nueva política y enfoque de participación ciudadana, son espacios idóneos para dicha aportación.

“Son un bastión fundamental para cada municipio, ventilar la cultura de la localidad que van a contribuir a desarrollar un trabajo mucho más democrático en el tema de la cultura y el arte. Son 158 Casas de la Cultura que trabaja con mucha limitación; los presupuestos son mínimos y los directores y directoras hacen un esfuerzo increíble, y la cooperación del gobierno de China (Taiwán) que han aportado equipo, pintura, remozamiento de instalaciones” .

La poeta salvadoreña agrega que dentro de su plan de trabajo y visión, la niñez juega un papel importante porque es en esa edad donde se asienta la construcción de valores, relaciones humanas y la libertad.

“Como mujer me siento muy honrada y comprometida a enaltecer a las mujeres. Como poeta y artista, y empleada de la Secretaria de Cultura, me siento comprometida de sacar adelante esta institución y ser facilitadora para que los procesos sean de cooperación. Ese es un compromiso de todos los días, es el norte que no puedo perder de vista.”

Una niñez llena de aventuras

Silvia Elena Regalado nació en el seno de una familia extendida en Santa Tecla en medio de los cuidados de sus abuelos, José Arturo Rodríguez, peluquero y Teresa García, ama de casa, así como de una hermana aunque en total fueron 14 descendientes.

“Fueron nuestros abuelos los que nos sostuvieron nuestros estudios inicial hasta noveno grado”.

Ahora, Regalado expresa que la relación con su abuelo fue vital, porque era un hombre que, por sobre todas las cosas, la quería y cuidaba mucho.

“Él siempre luchó pese a sus limitantes para poder garantizarnos la alimentación y el estudio, dónde vivir, un amor incondicional y esto que era un abuelo, no de sangre, sino que adoptivo. Él era muy amoroso y mi abuela era la enojada porque yo era tremenda”.

SILVIA4De sus travesuras de niña, entre risas, recuerda que cuando estaba estudiando primer grado quería salir a pasear e ir a conocer Santa Tecla, por lo que de manera inocente decide irse después del colegio junto a su compañerita, sin imaginar que a su regreso a casa le esperaba un castigo porque su abuelita la buscó por todas partes, preocupada, sin pensar dónde se encontraba.

De su abuela, reconoce, aprendió valores como la honradez y la disciplina, pues fue ella fue quien le puso límites “A nosotros nos educaron para contar con lo que teníamos y no aprovecharnos de los recursos y el dinero de otras personas, así como el respeto a los demás y a los animales”.

Mientras que de su abuelito asimiló el amor al estudio y a la lectura, debido a que estando mayor asistía a clases y le gustaba leer, por eso en la casa había muchos libros. Además, le inculco el amor a los animales, plantas y árboles al igual que al trabajo.

Relata que la pasión por la poesía surge gracias a la inclinación de su madre hacia las canciones románticas, los boleros y la poesía de amor. “Lo que hacía mi mamá era recortar los poemas de los periódicos y hacer un álbum, entonces yo empecé a leer poesía, por eso que había recortado mi mamá en algún momento”.

Su madre recuerda fue mesera del café Doreña en los años sesenta, donde posteriormente conoció a quien sería su padre.

“Mi mamá era una muchacha muy romántica, en eso me influenció mi mamá y también en la música .Yo empecé a leer poemas de amor del álbum que había hecho mi mamá, para después leer los libros de la biblioteca básica Salvat y así fue como llegué a leer a los hermanos Machado y otros poetas, aparte que visitaba la Casa de la Cultura de Suchitoto y Santa Tecla, así descubrí todo el mundo de la poesía”.

 “La poesía fue una cosa que me atraía y que no podía descifrar y si me apasiono desde pequeña por esos a los nueve años hice mi primer poema y decía que fácil”.

 

 

 

 

A los 11 años escribía poemas de amor todos los días, ese siempre fue mi tema, mi fuerte y poco a poco fui descubriendo que tenía facilidad para expresarme y me daba pena hablar en público, así que eso era mejor porque yo podía escribir sin tener que hablar con nadie.

“La poesía una pasión que me permitió expresarme”.

"Pero al llegar a la adolescencia, comencé a tomar conciencia de las problemáticas del país y me encontré a Roque Dalton, Otto Rene Castillo, por ejemplo, y a través de ellos comencé a entrar en otro camino que era el de la poesía social y el cuestionamiento a las injusticias".

En sus poemas, menciona, siempre procuró hablar del amor y también de las injusticias, una mezcla que siempre fue cuestionada y por eso a lo largo de su vida se fue quedando con el tema del amor y reflexión filosófica que su poesía toca.

Una joven enamorada del amor

SILVIA10El amor tocó su corazón a los 15 años, cuando ella aún era estudiante del colegio Belén, y el dueño en ese momento de su corazón del Centro Escolar Damian Villacorta.“Yo me enamoré muy temprano a los 15 años. Él escribía poesía y cantaba, se conocieron solo ocho meses y después decidieron casarse.

“Con él tuve mi primer hijo y luego me separe para dedicarme al trabajo social, Luego me casé de nuevo y tuve mis tres hijos”.

Y como el amor la ha inspirado siempre a crear sus hermosos poemas, entre risas, también expresa que hasta ya perdió la cuenta de los que ha escrito.

No obstante, durante la conversación fuimos afortunados al escucharla declamar un poema a su perrita que falleció el año pasado y que dice: “Naja…te orillé del camino de la muerte y me salvaste, fuimos una vida a dos voces, ocho años sin condición sin límites, te amé como me lo enseñaste, cuando estuviste lista, iniciaste el camino hacia la muerte, yo te acompañe y aprendí a soltarte, a despertar en el dolor del desprendimiento, te cuidé cada noche como me cuidó tu corazón de loba, crecimos en ese amor infinito de un tiempo que finalizaba gracias por los caminos de tu vida y de tu muerte, por el abrazo vivo de tu partido, gracias porque me dijiste que te querías irte sola, sin mi presencia, como un acto de libertad y dignidad que te pertenecía. Gracias porque me mostrarte que el amor se construye sin miedo, en la vida y en la muerte, y esa valentía nos vuelve invencibles”.

De esta forma tan elocuente, natural, improvisada, descubrimos otra parte de la Secretaria de Cultura y que ofrece un gran aporte al país.

Poesía

Concultura: experiencia

Libros: vida

Poesía: el amor

Amor: todo

Dios: esencia

El Salvador: mi patria

Familia: hogar

Bebida predilecta: limonada con miel y bicarbonato, eso alcaliniza y previene virus.

 

 

BANNER INFERIOR 2-1