Twitter Facebook    

logo1

ULTIMAS NOTICIAS
  • Loading

AÑILPrincipal 1


El desarrollo de diseños propios y el uso de materiales que no dañan la naturaleza le permiten a la artesana salvadoreña, Elizabeth de Molina, elaborar, desde el 2009, exclusivas líneas de vestir, accesorios como carteras a las que también ahora se suma la línea de ropa de hogar respondiendo así a los patrones de compra de los consumidores desde Luna Maya, un negocio emprendedor desde donde demuestra que, siempre que se quiere, se puede lograr los sueños.

Redacción: Nancy Pérez

Fotos: Ernesto Martínez

En el Paseo el Carmen, en Santa Tecla, se encuentra Luna Maya, idea emprendedora que impulsó doña Elizabeth de Molina hace siete años, luego de decidir convertirse en artesana que elabora teñidos con tintes naturales como el añil.AÑIL4

Y aunque desde el 2005 trabaja en la confección de prendas es hasta el 2009 que se anima a incursionar en el teñido con tintes naturales.

“Lo mío siempre fue la confección, me encanta la confección pero me gustó la línea de tejidos, entonces yo veía la ropa teñida por eso busqué esa línea artesanal”.

De esta forma, llega a CONAMYPE para poderse especializar en el teñido con añil. El apoyo y asistencia que CONAMYPE le brindó  le ha permitió capacitarse para poder tener mejores técnicas para sacar productos de calidad.

Es así como nace Luna Maya, que ahora ya cuenta con un pequeño local, donde los salvadoreños y extranjeros tienen la opción de comprar productos 100% elaborados por manos de artesanos salvadoreños.

El desarrollo de diseños propios y el uso de materiales que no dañan la naturaleza le posibilitan elaborar exclusivas blusas, bufandas, calzado, short, camisetas, salidas de baño, teñidas con añil, entre otros.

AÑILDedicarse de lleno a la elaboración de la línea de vestir, es decir ropa, calzado hasta vinchas, es vital como lo es crear la línea de playa, toda clase de accesorios de vestir al igual que accesorios.

Sin duda, el mejorar el control de calidad de sus productos la llevó a innovar  y por eso  también ha creado una línea de hogar, que son la ropa de cama, cortinas, sabanas, sobrefundas, etc.

“Hemos tenido la dicha de vestir hasta hoteles con su ropa de cama, cortinas, caminos de mesa, mantelería, fundas para sillas, estamos en todas las áreas textil”.

Y es que, actualmente, la producción artesanal está orientándose también al mercado hogareño y de decoración, influenciado fuertemente por los cambiantes patrones de compra de los consumidores.

La artesana salvadoreña comparte que montar su negocio emprendedor ha permitido la generación de seis fuentes de empleo, una familia completa donde mamá, hijos y primos le apoyan.

Trabajar con este grupo de artesanos para poder participar en el mercado local y poder exportar nuevos productos con la calidad y precios atractivos que le caracterizan ha sido  valioso para ella.AÑIL2

Lanzarse al extranjero es una de sus proyecciones a corto plazo,  de hecho, sus prendas salen del país gracias a que sus productos son llevados como recuerdos a otros países como Estados Unidos y Canadá.

“A personas que han emprendido un negocio en otros países yo les proveo producto, pero mi deseo es lanzarme como Luna Maya con mis productos y poderlos vender directamente en el extranjero”.

Como Elizabeth, más artesanos salvadoreños, desde hace más de una década, se vienen enfrentando a las tendencias globales, compitiendo con productos de artesanías tradicionales y no tradicionales, provenientes de diferentes partes y donde El Salvador siempre deja huella.

Para finalizar, aconseja a todas aquellas personas que tienen sueños y deseos de emprender un negocio, lo intenten pues siempre se van a equivocar una y otra vez, porque la verdad, para sacar un buen producto que tenga aceptación, primero hay que equivocarse porque si no nunca se va aprender.

 

 

BANNER INFERIOR 2-1
BANNER INFERIOR 2-1