Twitter Facebook    

logo1

ULTIMAS NOTICIAS
  • Loading

JabalíPrincipal


En Restaurante El Jabalí, las personas tienen la oportunidad de saborear la cocina típica salvadoreña, elaborada por doña Rosita y sus colaboradores que dan esa sazón singular y que se disfruta en medio de un ambiente rodeado de la naturaleza y un clima de tranquilidad.

Redacción: Nancy Pérez-@elperiodista_sv

Fotos: Ernesto Martínez

 

Desde hace 15 años, los salvadoreños tienen la oportunidad de disfrutar de una rica comida casera preparada con leña y que al final termina siendo servida en la mesa en trastes de barro, en el restaurante mejor conocido como El Jabalí.

Doña Rosa María Navidad Estrada, mejor conocida por sus colaboradores y amigos como “Rosita” compartió que la idea del restaurante El Jabalí surgió hace 15 años cuando en su familia pensaron en emprender un negocio familiar que tuviera su sello personal.

“Esto de cocinar es muy nato, mis abuelas, tías, tías- abuelas a todas les ha gustado cocinar. A mí también me gusta y apasiona la cocina, por eso el restaurante fue montado con mi familia, con mis hijos, una hija es chef pastelera y ellos son mi complemento, porque lo salado es mi fuerte, nos complementamos muy bien”, expresó emocionada doña Rosita, quien tuvo que estudiar en escuelas de gastronomía para perfeccionarse en el fogón.Jabalí22

Advierte durante la conversación que toda su cocina se caracteriza por utilizar hierbas aromáticas, cebollas, ajos, todo con el fin de garantizar que ofrece un producto natural a todo  comensal que llega, no importa si es  nacional o extranjero, del campo o la ciudad.

Entre las peculiaridades de la cocina del restaurante El Jabalí acentúa que todo los alimentos son cocinados con leña, carbón y son pasados a la parrilla, con el fin de eliminar las grasas por ejemplo de  las gallinas, carnes, entre otros.

Doña Rosita rememora que entre los platillos con los que inició el negocio destacó el caldo de gallina, la gallina, el garrobo asado, los cocteles de conchas y camarones, entre otros.

“Comenzamos a trabajar cuatro personas, su servidora, una cocinera, auxiliar de cocina, y dos personas para que atendieran al cliente”, rememoró la propietaria del restaurante que lleva por nombre el lugar donde se realizan carreras de vehículos deportivos, no así el nombre de un mamífero.

Jabalí04Doña Rosita revela que para responder a la demanda de sus clientes y hasta de los gustos más exigentes disponen de una carta que abarca alrededor de 87 platos de comida, y donde las carnes, los mariscos, las aves y las comidas exóticas no se quedan fuera, así como tampoco los refrescos que son cien por ciento naturales y a base de frutas.

Algo curioso en el restaurante a donde llegan mucho extranjeros y salvadoreños es que muchos de los platillos tienen el nombre por mencionar de cuarto de milla, carnes a la Mercedes Benz, parrillada cuatro por cuatro, en alusión a que se encuentran muy cerca del autódromo El Jabalí.

“En el restaurante El Jabalí somos auténticos y originales, las letras y el logo esta patentizado, es más tenemos nuestro jingle que tiene derecho de autor, hemos tratado de hacer todo muy nuestro y sea un orgullo salvadoreño, por eso nace con nombre de vehículos y es todo un éxito”, agregó.

Calidad en los alimentos más que avalado

Para garantizar al cliente sus alimentos dijo que trabajan en su cocina con carnes importadas y hasta comienzan a trabajar con cultivos hidropónicos, ya que muchas personas quieren cuidar su salud, algo que es parte del compromiso que tiene el restaurante.

Doña Rosita participó que para brindar una mejor atención a sus clientes se asegura siempre de conocer la procedencia de los productos y para ello se da a la tarea de estar al tanto sobre el origen de los animales.

“Me preocupó por conocer cómo los sacrifican…hablamos de gallinas de campo, de patio, tengo mis proveedores que crían las gallinas, en estos 15 años,  son los mismos proveedores que crían las gallinas, por ejemplo. La verdad es que todo forma parte del éxito”, apuntó.Jabalí15

El restaurante participa llegó para quedarse dentro de la gastronomía salvadoreña un 23 de noviembre de 2000, con  la idea de impulsar la cocina de El Salvador y las costumbres, luego de percibir que los salvadoreños disfrutan de los alimentos.

Pero fue poco a poco que logró descubrir que el paladar de los salvadoreños era exigente y también disfruta de la comida abundante, es por ello que se aseguró de  suplir la demanda y las necesidades de sus clientes que llegaban en familia para disfrutar no solo de sus ricos platillos, sino también de un ambiente único y relajante bajo los árboles.

“Aquí unimos a bastantes familias, vienen las abuelitas, esposos, nietos, eso sin duda hace que el lugar se convierta en un verdadero ambiente familiar”, exteriorizó doña Rosita.

Pero lo mejor de todo es que en Restaurante El Jabalí dejan al descubierto que la gastronomía que aquí se disfruta en cien por ciento salvadoreña y para eso se apoyan en productos muy nuestros como el loroco, chipilín, entre otros.

Jabalí16Es por ello que en este rinconcito ubicado sobre el desvío de Opico, ½ kilómetro sobre la carretera a Quezaltepeque, las personas tienen la mejor opción para saborear de la cocina típica salvadoreña.

Para brindar un mejor servicio al cliente, en el restaurante se apoyan de 27 colaboradores que trabajan de forma fija, así como de 10 personas eventuales, que llegan los fines de semana o bien a apoyar en días festivos.

“Nosotros en Restaurante El Jabalí somos una familia y procuramos vivir dentro de un ambiente que irradia amor para que la gente se sienta en El Jabalí como en su casa”, indicó.

La amante de la cocina salvadoreña indicó además que por ser líderes en la zona constantemente son supervisados por el sistema de Salud, además de contar con un sello de garantía que logra percibirse en una de las paredes del lugar.

“A  todos los compañeros se les hace conciencia de las medidas higiénicas, y gracias a Dios el mensaje ha sido captado a través de todos, desde la persona que atiende, hasta la que lava los  trastes, porque de esa manera funciona el restaurante”, aclaró.

El restaurante que ha sido decorado con artículos muy nuestros como por ejemplo la bandera, el escudo, y una  simulación de ruinas como la de San Andrés, y  Joyas de Cerén se convierte según la propietaria en una excelente alternativa para escaparse en un día que se quiere saborear un exquisito platillo en compañía ya sea de la familia o los amigos sinceros.

Ella comparte que para llegar a tener esos 15 años de éxito ha realizado un esfuerzo tenaz y para lo cual ha trabajado no solo ocho horas, sino hasta 15 horas o más.

“Cuento con un personal muy identificado con la empresa, muy dado al restaurante, yo trabajo a la par de ellos, les transmito a ellos que todos somos iguales y no tenemos diferencias, eso ha hecho que El Jabalí tenga éxito tanto internamente como afuera… la idea es que el cliente que nos visita se sienta bien”, puntualizó.Jabalí23

Para brindar una mejor atención confirmó que sus horarios de atención son accesibles y por ello la hora de apertura es siempre a las seis y media de la mañana y el cierre a las nueve de la noche.

“Uno se disciplina a que venda o no venda se tiene que tener abierto el negocio, además de estar en una constante y vigilante supervisión, viendo, haciendo y colaborando con los compañeros y ver que todo salga de la mejor manera”, recapituló.

Y aunque reconoce que durante su trayectoria se le han presentado dificultades, siempre ha procurado de ellas poder tomar fuerza y crecer.

Estar ubicados en el campo es una de ellas, pero a la vez una fortaleza y por ello ha hecho de El Jabalí un semillero, donde reclutar jóvenes ha sido su prioridad, para poderles enseñar todo lo que conlleve montar y preparar los alimentos y la cocina.

“Hemos tenido dificultades económicas, pero han sido superadas,  esto de crear una fuente de trabajo no es fácil, porque tienen que haber diferentes complementos para el compañero de trabajo, dar prestaciones  y eso conlleva a más compromisos, más gastos, pero esto tiene que hacerse como lo pide la ley”, compartió.

Doña Rosita durante la conversación confesó que al restaurante han llegado personas con nacionalidad coreana, canadiense, estadounidense, diputados, personalidades importantes, así como gente humilde, a quien le encanta servir de manera personalizada porque reconoce que todos son importantes.

“Me encanta trabajar para las personas humildes porque de este sector vienen con su sombrerito… pero ellos traen su dinerito en efectivo y comen re bien. Para mi es importante desde la persona que está en un alto puesto o ejecutivos hasta la persona más humildita que me puede venir a visitar es igual, me dan una gran satisfacción”, externó.

Para tener un mejor trato con el cliente añadió que procura siempre acercárseles y preguntarles si todo está bien en su mesa y si sus alimentos responden a su demanda.  “Esa es mi satisfacción la de servir a la gente y ellos se sientan a gusto con lo que le ofrecemos”, aseguró.Jabalí08

Quince años llenos de reconocimientos


Y aunque para doña Rosita el mejor reconocimiento y regalo que ha recibido es el halago de sus clientes, también no niega que ha recogido premios en festivales gastronómicos como los organizados por la Cámara de Comercio.

A esto se suma que pudo representar al país durante cinco años, a través de la Embajada de Ecuador y demostrar la gastronomía salvadoreña en ese país de Latinoamérica.

“Gracias a Dios he sido elogiada por mi cocina, benditas manos que Dios me dio para elaborar estos alimentos, esa ha sido mi satisfacción”.

Rosita advirtió por tanto si volviera a nacer sería la misma cocinara de siempre, ya que le apasiona y encanta interactuar con la cocina y todo esa sinfonía que los trastes, cubiertos hacen al momento de prepararse los alimentos.

“Este es un don que Dios me dio para servir y me encanta”

La propietaria del restaurante advirtió por tanto que “Pienso que si yo fuera zapatera haría los mejores zapatos del mundo y me perfeccionaría, si soy cocinera elaboraría los mejores platos”.

Sin duda, doña Rosita es una mujer salvadoreña perseverante que aunque en el camino ha encontrado dificultades, ha logrado salir avante.Jabalí03

“Debemos  ser constantes, perseverantes, pacientes, trabajar 7 / 24, las mujeres estamos capacitadas para nuestro hogar y el trabajo, una entrega total de ambas partes, ese es el éxito de toda mujer, siempre intentándolo hacer todo”.

Es así como logramos conocer a una mujer completa que está satisfecha, no solo de su familia sino de su labor que no puede llamar trabajo, porque disfruta con pasión todo lo que hace.

“Mi único misión  es hacer una cadena de restaurantes salvadoreña en el extranjero, ese es mi sueño, llevar el Jabalí al extranjero, así como traer más jóvenes a trabajar, pero jóvenes que tengan pasión y deseos de laborar”, finalizó.

 

 

BANNER INFERIOR 2-1