Pauta para Banner Superior
Twitter Facebook    

logo1

SALAZARPrincipal


Construir viviendas innovadoras de interés social a precios muy competitivos ha permitido a Salazar Romero posicionarse en el mercado de la construcción. Su presidente, ingeniero José Raúl Salazar es considerado uno de los empresarios más destacados en este rubro en toda Centroamérica. Atender diferentes mercados y ofrecer productos con valor agregado ha permitido generar más de tres mil empleos directos y el triple de indirectos. 

Redacción: Nancy Pérez

Fotos: Ernesto Martínez

El presidente de Salazar Romero, ingeniero José Raúl Salazar Landaverde es el hombre empresario de la construcción de viviendas y residenciales que se ha mantenido firme pese a las crisis que se ha dado en este sector.

Su temple y pujanza le ha permitido estar al frente de la empresa constructora de origen salvadoreño, Salazar Romero que es reconocida por sus 22 años en el medio, no solo por sus proyectos habitacionales, sino por su labor social.SALAZAR2

Con semblante muy seguro compartió que la empresa se constituyó en 1994  con el deseo y visión de contribuir a mejorar la calidad de vida de las familias salvadoreñas que no tenían una vivienda digna y a un precio justo con todo un concepto urbanístico acogedor.

“Siempre vi que en El Salvador había mucha demanda de vivienda, pero no me parecía la forma en que se desarrollaba los proyectos”, destacó el empresario.

De hecho, el  primer slogan en Salazar Romero ¡Hacemos que vivas mejor! fue el fiel reflejo de su objetivo, para construir viviendas, servir a las familias y hacer patria, además que era un negocio rentable y sostenible.

No resultó extraño que desde sus inicios se preocuparan por atender al segmento de mercado de interés social para mejorarles el tipo de vivienda y desarrollos urbanísticos con valor agregado.

“Comenzamos dando más y mejores acabados o valores agregados a las viviendas. Pensamos en todo un concepto urbanístico que incluía privacidad, recreación y seguridad. Sabiendo que la familia necesita una vivienda accesible pero con concepto de áreas verdes, equipamiento social y todo lo reglamentado dado en un ambiente agradable con piscinas, parques, canchas deportivas, construyéndoles todas esas áreas sociales”, reiteró.

SALAZAR1Es así como Ciudad Paraíso, en la ciudad de Santa Ana fue el primer proyecto que se ejecutó para que esas familias que no podían a acceder a una vivienda digna pudiesen vivir en un ambiente agradable y totalmente cómodos.

El ingeniero Salazar detalló que fue en el primer proyecto donde se construyeron una piscina semí-olímpica, parques,  jardines, todo con muro perimetral y que la convertía en una residencia privada con mucha seguridad tanto electrónica como física, lo cual se volvió muy atractivo para vivir. “Los niños tenían todo un club para disfrutarlo, ese fue un gran aporte que se hizo”, enunció.

Desde sus inicios  a la fecha, han construido una buena cantidad de proyectos en Santa Ana, San Salvador, San Miguel y La Libertad, donde los más emblemáticos son Ciudad  Paraíso, Ciudad Real,  Villa Real, Residencial Las Américas, Joyas de la Montaña, Ciudad Versalles, Villa Constitución, Metrópolis San Gabriel, Villa Montecarlo, entre otros.

Para el segmento del mercado con ingresos medio bajos explicó que también cuentan con Residencial Cádiz,

consta de mil 300 viviendas, donde además se atiende la solicitud de los oficiales de la policía, brindándoles un ambiente seguro, privado y de sano esparcimiento.

Principales nichos de mercado en la construcción

Afirma que comenzaron con la construcción de vivienda de interés social, también han apoyado a segmentos con ingresos medios y medio altos, al igual que construir residenciales lujosas como Joyas de la Montaña, Villa Montecarlo, Metrópoli San Gabriel y otras.01

“Nosotros atendemos los diferentes segmentos de mercado, solo que hay que reconocer que la vivienda de interés social es la que más demanda presenta en estos momentos, es lógico que hay más familias con ingresos modestos”, aseveró.

Si se toman en cuenta las crisis inmobiliarias a nivel mundial explicó el ingeniero, que la sucedida a principios de 2008 hizo que el sistema financiero dejara de invertir en viviendas y que los únicos que quedaran fuese el Fondo Social para La Vivienda (FSV) y Salazar Romero que creó un programa especial para poder atender a las familias, con el propósito de ofrecerles un buen producto y que llenara sus expectativas siempre a precios muy competitivos.

Por tanto no resulta extraño que Salazar Romero se mantenga firme en la industria de la construcción  y ahora tengan proyectado construir en las zonas donde hay más demanda, por ejemplo Santa Ana, San Miguel, Sonsonate y San Salvador.

El ingeniero Raúl Salazar expresó que normalmente están construyendo unas dos mil viviendas al año, las cuales van dirigidas a los diferentes nichos de mercado.

Asimismo, aseguró que con el desarrollo de estos  proyectos se ha logrado la generación de tres mil empleos directos y el triple de empleos indirectos, dinamizando de esta forma la economía nacional. “La generación de empleos es lo más valioso en este tipo de industria”, reveló

SALAZAR3De igual manera, añadió que los proyectos han sido construidos cuidando todos los detalles ambientales como  programas de siembras de árboles, reforestación, infiltración de agua y demás.

Sin duda su visión de empresario de la construcción le ha permitido ser considerado entre los empresarios más destacados en ese rubro en Centroamérica.

Un empresario humilde y con gran corazón

La oportunidad fue propicia para conocer también la faceta personal del exitoso empresario de la construcción cuyos orígenes están en la ciudad de Metapán, Santa Ana, donde nace en el seno de una familia muy modesta, que le fomenta valores y que le han favorecido para ser el hombre que es.

Al consultarle cómo fue su niñez sin titubear y pensarlo mucho destaca que fue un niño feliz, como los de esa época. “Fui muy alegre, inquieto y entusiasta con deseos de superación”, recordó.

Un hombre que a pesar del éxito logrado a la fecha en el mundo de la construcción se enorgullece de compartir que proviene de un hogar muy humilde pero con una visión muy grande y con espíritu de servicio.SALAZAR5 1

Por eso no vaciló en compartirnos que de niño también jugó canicas (chibolas), encumbró piscuchas, al igual que participó en actividades deportivas.

Como todo un estudiante dedicado y disciplinado del interior del país confesó que fue después de finalizar su bachillerato en Metapán que decidió establecerse en  la capital para estudiar ingeniería Química en la Universidad de El Salvador para su realización profesional.

Posterior, obtuvo una maestría en Administración y Dirección de Empresas en la Universidad Tecnológica.

Lo que no sabía es que aunque se trasladara a San Salvador, en la Ciudad de Metapán encontraría a quien sería el amor de su vida, su esposa Rosa María Romero de Salazar, con quien ha procreado tres hermosos hijos.

“La Ciudad de Metapán me ha regalado muchas cosas buenas, me ha visto crecer, prepararme y allí encontré a la mujer de mis sueños …estoy felizmente casado”.

En medio de la conversación, Don Raúl  compartió que al unir sus vidas decidieron recorrer juntos el camino del emprendedurismo y por eso ahora después de más de 20 años, ambos están al frente de la empresa constructora Salazar Romero.

Ahora, el empresario reconoce que la clave del éxito ha sido el involucramiento de ambos y de compartir la visión, los proyectos, los sueños, no solo sus ideas, sino de desarrollar un trabajo en equipo para la ejecución de los planes. 

Destacó que como una familia de empresarios salvadoreños están preparados para enfrentar nuevos retos.

“Nos queda creer en el país, en lo que hacemos, trabajar muy fuerte, ser respetuosos de las diferentes instituciones del estado y lógicamente ofrecer buenos productos con creación de valor con precios bien competitivos”, finalizó.