Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

Ejercicios1PrincipalTécnicas para relajarse hay muchas, pero no siempre se cuenta con el tiempo y las posibilidades de tener una sesión de masaje tailandés o de meditación trascendental para quedar como nuevo.

Redacción y foto: El Periodista/Redes

Una situación que al estar en medio de la oficina se dificulta aún más, pero que al mismo tiempo sirve de motivación para plantear lo que sí se puede hacer, en pocos minutos, para quedar menos estresado.

Si lo que se desea es una solución rápida al estrés que ha venido acumulando en las últimas horas, las siguientes acciones le servirán:

1. Respire profundamente. Parece tan obvio, pero es tan fácilmente olvidado, que seguramente todo el que lo lea ya lo habrá escuchado infinidad de veces (posiblemente las mismas que no se ha decidido a aplicarlo). Dese una oportunidad. Respirar profundamente reduce la tensión y libera estrés debido al aumento de la carga del oxígeno. Pruebe con 10 respiraciones profundas.

2. Visualice. Una pequeña visualización le ayudará a recobrar su centro. La ‘imaginación guiada’ de una imagen relajante o de la cual disfrute, por unos minutos, le ayudará a eliminar el ‘ruido’ y la tensión que pueden dominarle en ese momento. Incluso puede imaginarse a sí mismo logrando una meta o en sus próximas vacaciones, lo que importa es que le guste lo que imagina y logre despegarse por unos minutos del caos que le rodea.

3. Aléjese de la pantalla. El uso ininterrumpido de las computadoras está vinculado al estrés, la perdida de sueño y la depresión en las mujeres, como han encontrado en un estudio de la Universidad de Gotemburgo en Suecia. Incluso en dicho estudio se halló que el uso nocturno del ordenador durante la noche, se asocia al estrés tanto en hombres como mujeres. En la oficina, aléjese unos minutos de la pantalla y repita esta acción varias veces al día.

4. Use este truco de Naam Yoga. Aplique presión en el espacio de la palma de la mano en el que se encuentran el dedo índice y el medio, para sentir una sensación de calma inmediata, según lo sugiere Sharon Melnick, autora del libro Success Under Stress. Haga la prueba y verá resultados.

5. Apague su teléfono móvil. Desconéctese unos minutos. El mundo no se caerá porque tenga su teléfono móvil apagado, pero si obtendrá una sensación de calma y de menos urgencia, al saber que se puede funcionar sin él.

6. Cepíllese el cabello. No es una broma. No solo las acciones repetitivas actúan como relajante, sino que servirá para darse un masaje en el cuero cabelludo, cargado de terminaciones nerviosas. Si antes recomendaban cepillarse a diario 100 veces el pelo para tenerlo brillante, en esta ocasión pruebe a hacerlo por para liberar tensiones.

7. Colóquese agua fría en las muñecas y detrás de las orejas. Cuando esté a punto de estallar, diríjase al baño y mójese con agua fría las muñecas (justo donde se coloca el perfume) y detrás del lóbulo de las orejas. Por allí pasan arterias mayores por lo que al refrescar estas áreas, se contribuye a calmar el resto del cuerpo.

8. Coloque música clásica. Posiblemente una de las tácticas más conocidas. Puede que no a todos les guste la música clásica, pero se trata de lidiar con el estrés y este tipo de música tiene un efecto calmante, baja las pulsaciones y la presión arterial, he incluso las hormonas del estrés como lo han demostrado numerosos estudios.

9. Masque chicle. El mascar chicle no solo ayuda a respirar mejor, sino que disminuye la ansiedad, ayuda a estar más alerta y reduce el estrés según un estudio realizado en 2018 en la Universidad de Swinburne, en Melbourne, Australia.

10. Realice una relajación progresiva de los músculos. Comience desde sus pies y visualice cada parte de su cuerpo y como éstas van liberando tensiones. Suba progresivamente hasta la cabeza. Imagine que sus músculos están anudados y vaya liberándolos. La sensación final es realmente relajante. Es una técnica que se usa incluso en pacientes con depresión o desordenes de ansiedad.