• tse
  • tse
  • tse
  • tse
  • tse
  • tse
Twitter Facebook    

logo1

Madrastra1PrincipalEl verano de 2016, Cameron Douglas por fin fue puesto en libertad tras una estancia en prisión de casi siete años por diversos delitos relacionados con el tráfico de drogas que truncó temporalmente su intención de seguir los pasos en la meca del cine de su padre y de su abuelo, los legendarios Michael y Kirk Douglas.

Redacción y foto: Yahoo! Vida y Estilo

 

 

A lo largo de esa etapa, la segunda esposa de su famoso padre, Catherine Zeta-Jones, le sorprendió convirtiéndose en uno de los mayores pilares de la familia en el exterior.

"Mis seres queridos nunca perdieron la esperanza, ni por un segundo", ha explicado ahora Cameron en conversación con el diario Daily Mail. "Catherine es una luchadora; es alguien que proviene de Gales y que ha trepado hasta lo más alto gracias a puro talento y determinación. Nunca tira la toalla, jamás, y no lo hizo conmigo. El amor y cariño de mi familia me sostuvo durante los momentos más duros".

En concreto, Cameron agradece a la guapa actriz que no dejará de acudir con sus dos hermanastros menores -Dylan (17) y Carys (14)-, a pesar de que se tratara de un entorno intimidante para unos niños, con el objetivo de que ellos no le olvidaran.

"Ella no quería dulcificar la situación u ocultarles por lo que yo estaba pasando. La cuestión es que yo había cometido un error y eso conlleva consecuencias. Los pequeños apenas podían recordarme antes de ingresar en prisión".

Incluso el anciano abuelo de Cameron acudió con regularidad a las horas de visita para apoyar a su nieto.

"El abuelo vino a verme y no se quitó las gafas de sol en ningún momento, ¡como una verdadera estrella! Me preguntó en cuántas peleas me había metido y cuántas había ganado. Es que él está hecho de otra pasta", he recordado ahora divertido.

Desde su puesta en libertad, Cameron ha visto cómo su vida daba un giro radical, centrándose en el deporte para consolidar su rehabilitación y convirtiéndose en padre de una niña, aunque no por ello se ha olvidado de quienes le apoyaron día a día entre rejas.

"Ser una celebridad no significa nada ahí dentro. Por suerte encontré a alguna gente con la que sí me gustaba pasar el rato; ellos me ayudaban a mí y yo a ellos. Aún estoy en contacto con algunos. Cuando pasas juntos por ese tipo de experiencias en la cárcel, se crea un vínculo para siempre", aseguró.