Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

 

DoantivoLlluviasEU1PrincipalLa Unión Europea aumenta financiación humanitaria para atender a la población afectada por la tormenta Amanda en El Salvador. Este apoyo que se ejecutará en un plazo de tres meses beneficiará directamente a 3,150 personas de los municipios de San Salvador y Soyapango (San Salvador), Jujutla (Ahuachapán), San Miguel (San Miguel) y Puerto de La Libertad (La Libertad).

Redacción: con información de Unión Europea en El Salvador

La tormenta tropical Amanda tocó el suelo salvadoreño el 31 de mayo pasado, causando lluvias torrenciales e importantes daños a lo largo de la zona costera. Al 9 de junio de 2020, las autoridades habían reportado 30 muertes (20 hombres y 10 mujeres) y 29,968 familias afectadas.

En respuesta a las necesidades humanitarias causadas por la tormenta, la Unión Europea (UE) ha destinado €150.000 ($165 mil) para apoyar a las poblaciones más vulnerables afectadas por las inundaciones y los deslizamientos a causa de las intensas lluvias.

“Hemos procedido a un desembolso rápido de fondos que pueden ser utilizados inmediatamente para asistir a las familias afectadas con atención médica y con insumos de primera necesidad”, expresó Álvaro de Vicente, jefe de la Oficina para las Américas del departamento de Protección Civil y Operaciones de Ayuda Humanitaria Europeas.

Esta financiación de la UE ayudará a la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) y a la Cruz Roja Salvadoreña en la prestación de la asistencia de emergencia necesaria, proporcionando primeros auxilios básicos, atención médica prehospitalaria, apoyo psicosocial y la puesta en marcha de campañas de prevención y control de enfermedades transmisibles comunes como malaria, diarrea, dermatitis y otros brotes que pueden ocurrir durante la emergencia.

Asimismo, se proveerán colchones, mantas y artículos de higiene para las personas albergadas y una transferencia de efectivo para que las familias afectadas cubran sus necesidades inmediatas en términos de alimentos o comprar insumos para reparar sus casas.

Los fondos hacen parte de la contribución global de la UE al Fondo de Emergencia para Socorro en Casos de Desastre (DREF, por sus siglas en inglés) de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR).

La intervención DREF es complementaria de la operación de respuesta a la tormenta Amanda que la Unión Europea ya ha financiado en El Salvador por €400.000. Estos últimos fondos se centran en proveer acceso a agua potable mediante la instalación de puntos de distribución de agua y apoyo para la rehabilitación de los sistemas comunitarios daños por la tormenta; en el fortalecimiento de los albergues a nivel comunitario y en la realización de campañas y actividades de promoción de salud, higiene y protección contra la violencia de genero.

Los fondos permitirán también poner en marcha un programa de transferencia de efectivo ($100 por familia) para que las familias afectadas puedan adquirir alimentos o materiales para reparar sus hogares.

Una expresión de solidaridad europea

La Unión Europea y sus Estados Miembros son el principal donante mundial de ayuda humanitaria. La ayuda de emergencia es una expresión de la solidaridad europea con las personas en situación de necesidad en todo el mundo. Su objetivo es salvar vidas, prevenir y aliviar el sufrimiento humano y salvaguardar la integridad y la dignidad humana de las poblaciones afectadas por catástrofes naturales y crisis provocadas por el hombre.

A través del Departamento de Protección Civil y Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea, la Unión Europea ayuda a millones de víctimas de conflictos y catástrofes cada año. Con sede en Bruselas y una red mundial de oficinas sobre el terreno, la Unión Europea presta ayuda a las personas más vulnerables basándose en las necesidades humanitarias.

La Unión Europea mantiene un acuerdo de financiación humanitaria por un importe de € 3 millones (U$3, 346, 200) con la Federación Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) para apoyar su Fondo de Emergencia para Socorro en Casos de Desastre (DREF).

Los fondos provenientes del DREF se destinan principalmente a catástrofes «de pequeña escala», es decir, aquellos que no dan lugar a una llamada de emergencia internacional.

Este fondo fue establecido en 1985 y está compuesto por contribuciones financieras hechas por diferentes donantes. Cada vez que una organización nacional de la Cruz Roja o la Media Luna Roja necesitan apoyo financiero inmediato para responder a un desastre, pueden solicitar recursos del DREF.

Para atender desastres de pequeña escala, la FICR asigna dinero proveniente del DREF que posteriormente puede ser reembolsado por los donantes. El acuerdo entre la FICR y la Comisión Europea permite el reembolso posterior para operaciones (acordes con su mandato humanitario) hasta un total de 3 millones de euros.